Alberto Fernández: "Si el país pierde, no tiene sentido firmar un acuerdo con Europa"

Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
Para Alberto Fernández, el acuerdo Mercosur-UE debe ser revisado en el Congreso; dice que buscará la mejor relación posible con Trump y que disiente de lo que dice Bolsonaro
Martín Rodríguez Yebra
Gabriel Sued
Jorge Liotti
(0)
30 de junio de 2019  

-¿Hay una dictadura en Venezuela?

-Las cosas no hay que plantearlas así. Venezuela está en una crisis muy grande. Hay una crisis económica que se profundiza por el bloqueo y hay una crisis institucional provocada por un funcionamiento institucional del gobierno venezolano que no ha sido el mejor, en el que se han cometido muchas arbitrariedades y se ha sometido a muchos ciudadanos a detenciones indebidas. En 2014 recibí aquí a los organismos de derechos humanos de Venezuela, a pedido de Human Rights Watch. Desde entonces vengo planteando que Venezuela y el gobierno venezolano deben revisar su actitud. Este ha sido mi planteo siempre. No es muy distinto..., bueno, quizás tiene algunas diferencias, pero yo recuerdo que Cristina en 2017 explicó que en Venezuela no había un Estado de Derecho. Y yo siento lo mismo.

-Si fuese presidente, ¿le quitaría el reconocimiento a Juan Guaidó como presidente?

-Eso es otro disparate, porque yo me imagino que un día un "chaleco amarillo" se pare en la Plaza de la Concorde y diga que es el nuevo presidente de Francia, y que el resto de los países lo reconozcan. Eso me parece que es un delirio. A Venezuela hay que ayudarla a salir del problema y el modo de resolverlo, a mi juicio, es como lo han hecho el gobierno de Uruguay o el gobierno de México, tratando de promover un debate que acerque a las partes para encontrar una salida.

-¿Maduro debe salir del poder o convocar a elecciones?

-Eso lo deben resolver los venezolanos. Nosotros debemos ayudar a que ellos resuelvan.

-Dijo que Trump es el "jefe" de Macri. ¿Cómo se imagina la relación con Estados Unidos, teniendo en cuenta que Trump apoya la reelección de Macri?

-Entonces estoy en lo cierto [se ríe]. Al menos es un gran promotor de Macri.

-¿Cómo se imagina esa relación?

-Correcta. Creo que la Argentina es parte del mundo, y a nadie le caben dudas de que Estados Unidos es un país muy importante en el mundo. Creo que tenemos que tener un vínculo maduro con Estados Unidos, un vínculo de respeto mutuo. Después, los americanos, si quieren elegir a Trump, lo respeto, como respeto que elijan en Venezuela o en otro lado a quien quieran.

-¿Preferiría que Trump no fuera reelegido?

-No, yo no voy a resolver eso, eso lo resuelven los americanos. Si Trump es el presidente, deberemos hablar con Trump y tratar de lograr con Trump el mejor vínculo, respetando plenamente los derechos argentinos, el lugar de un país soberano como la Argentina.

-El suyo es un planteo en política exterior muy distinto al de la última etapa de Cristina, cuando había un enfrentamiento frontal con Estados Unidos, con Europa, y un alineamiento más claro con Venezuela y otros países. ¿Plantea una revisión en ese aspecto?

-Creo que ahí hubo un contexto de presión muy fuerte sobre el gobierno de Cristina. Pero yo lo que quiero es mirar para adelante. Creo mucho en la política que hicimos con Néstor, que fue multipolar, que no tuvo un solo destinatario, que fue abierta, con buen vínculo de respeto con el gobierno de Estados Unidos de entonces, de George Bush, sin dejar de tener buena relación con Lula (Da Silva) o el gobierno venezolano de entonces. Es simplemente entender que la Argentina es un país soberano y que tiene que hacer lo que más le convenga. Y que somos parte del concierto de los países y tiene que integrarse al mundo. No creo que la Argentina esté integrada al mundo, sino que está integrada a un polo. Eso no es bueno. Hay que integrarse pensando la pertenencia al mundo desde los intereses de la Argentina.

-¿Por un polo se refiere a Estados Unidos?

-Lo digo respecto de todos.

-¿Por qué fue tan crítico con el acuerdo Mercosur-UE ?

-Yo he trabajado en ese acuerdo y quiero ver el resultado final de ese acuerdo.

-Que no se conoció todavía en detalle...

-Por eso digo. Pero estoy seguro de dónde terminamos porque los conozco. Es un modelo que vuelve a condenar a la Argentina a un modelo exportador de productos primarios y que va a castigar severamente a la industria argentina. Uno de los más castigados va a ser el sector automotor, que es nuestra nave insignia en materia industrial. De todas maneras, tengo la tranquilidad de que es un acuerdo diplomático, internacional, que tiene que pasar por el Congreso.

-¿Su decisión sería rechazarlo legislativamente?

-Ahí podemos revisarlo. El problema no es que la Argentina se integre al mundo. ¡La Argentina debe integrarse al mundo! No es un problema que tengamos un acuerdo comercial con Estados Unidos o con Europa. El tema es que tengamos acuerdos que nos convengan. Porque esto de querer ser socio del Jockey Club y no poder pagar el almuerzo no tiene sentido. Nosotros no pertenecemos a la OCDE por estar en la OCDE. Somos un país que no puede resistir lo que la OCDE exige. No tiene sentido firmar un acuerdo con Europa, si la que gana es Europa y el país pierde. Es absoluto pragmatismo diplomático. Yo no tengo un problema ideológico con Europa. Hay gobiernos europeos con los que me siento cómodo ideológicamente.

-¿Cuáles?

-No importa. Me parece que el gobierno de Portugal o el actual de España son ideológicamente parecidos a mí. Pero no importa, tengo enorme respeto por los demás gobernantes europeos.

-Todas las potencias occidentales reconocen la gestión económica del gobierno de Macri. ¿Hay algún mérito para reconocerle?

-Y... si a mí me dieran tantos privilegios como los que les da Macri a las potencias extranjeras, yo también le agradecería. Macri está más atento a cómo lo ponderan en el exterior que a cómo lo ponderan en la Argentina. Las industrias regionales están sufriendo con la política de Macri. En estas condiciones, yo prefiero que me aplaudan los de adentro.

-Lo cierto es que la Argentina gira desde un proteccionismo muy fuerte a una apertura. No termina de acomodarse en un sistema.

-Ninguna de las dos cosas llevadas a un extremo parece buena. La globalización existe. Entrar en ella no te conmina a ser un tonto. Hay zonas que tenés que preservar. Nosotros lo hicimos cuando negociamos con China, que protegimos siete sectores muy sensibles que, si China entraba con todo, podía llevarnos puestos. Ahora, con este acuerdo, esos sectores van a pasarla mal.

-¿Cómo se imagina la relación con Bolsonaro y qué piensa de su gobierno?

-Las cosas que dice por supuesto no me gustan. Pero es a quien eligieron los brasileños y yo no voy a hablar sobre eso.

-Bolsonaro dijo que hará todo lo posible para que no vuelva el populismo a la Argentina, en alusión a su fórmula con Cristina.

-Que lo haga, lucharé contra Bolsonaro también. No importa. Brasil y el pueblo brasileño son más importantes que Bolsonaro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.