Son cada vez más los sindicalistas que ganan poder en los clubes de fútbol

Pablo y Hugo Moyano están al mando de Independiente desde 2014; en la foto, detrás suyo, aparecen Cirielli y Palazzo
Pablo y Hugo Moyano están al mando de Independiente desde 2014; en la foto, detrás suyo, aparecen Cirielli y Palazzo Fuente: Télam
Nicolás Balinotti
(0)
25 de octubre de 2019  • 12:40

Como alguna vez lo hizo Mauricio Macri en Boca, hoy son cada vez más los sindicalistas que ganan terreno en la conducción de los clubes de fútbol para acumular poder o influencia. La reciente decisión de Matías Lammens y Marcelo Tinelli de cederle la cabeza de la boleta electoral para presidir San Lorenzo a Horacio Arreceygor se encasilla en esta lógica. De no mediar sorpresas, el jefe del Sindicato Argentino de Televisión, Telecomunicaciones, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos (Satsaid) asumirá el 14 de diciembre próximo al mando del club de Boedo.

Arreceygor lleva 17 años al frente del Satsaid y en el ajedrez gremial se ubica con la tropa de la Corriente Federal, un bastión ligado al kirchnerismo y cuyo referente es el bancario Sergio Palazzo. La gran apuesta del "Chavo" Arreceygor, que pasaría de ser vocal a presidente de San Lorenzo, es activar alguna vez un gran frente gremial con los telefónicos del Foetra para representar a los trabajadores del sector, una industria cada vez más poderosa desde que se concretó la fusión de Telecom-Cablevisión, la mayor empresa privada del país.

Horacio Arreceygor, el jefe del Satsaid que podría presidir San Lorenzo de la mano de Tinelli
Horacio Arreceygor, el jefe del Satsaid que podría presidir San Lorenzo de la mano de Tinelli

El desembarco sindical en el fútbol se simboliza con más fuerza en el Club Atlético Independiente, presidido por Hugo Moyano desde 2014. En el consejo directivo de los Rojos, además, están su hijo Pablo Moyano (vicepresidente) y Héctor Maldonado (secretario general), ambos de camioneros; el bancario Palazzo (vocal); el aeronáutico Ricardo Cirielli (vocal), y Sebastián Rodrigo Frutos (vocal suplente), hijo del panadero Abel Frutos.

"En las comisiones directivas de los clubes coinciden empresarios, sindicalistas y políticos. Lo que prima es la pasión por el fútbol, no otra cosa. Hay diversidad política y la muestra más clara es que Cristian Ritondo [ministro de Seguridad bonaerense] integró la comisión de Moyano en el primer mandato de Hugo en Independiente", dice Alejandro Amor, exdirigente del gremio de municipales porteños, actual defensor del pueblo de la Ciudad de Buenos Aires e influyente hincha de Racing con voz propia en el club que preside el empresario Víctor Blanco.

En Racing, además de Amor, hay otros dirigentes provenientes de los gremios. Uno es Daniel García, jefe de la obra social del sindicato de los municipales del distrito, que es vocal y presidente de la junta electoral. También está Daniel Amoroso, exdirigente del sindicato de Juegos de Azar y titular del área de Marketing y Comercialización del otro club fuerte de Avellaneda.

La disputa en Boca y River

Sin cargos de jerarquía ocupados hasta ahora por sindicalistas en sus cúpulas, Boca y River no están al margen de esta suerte de fenómeno. En los xeneizes habrá elecciones el 8 de diciembre y una de las listas opositoras será encabezada por Víctor Santa María, el jefe del gremio de los porteros de edificios y presidente del PJ porteño. Santa María es la gran apuesta de Alberto Fernández para intentar desbancar al macrismo de la conducción del club de la Ribera. Sin posibilidad de reelección, Daniel Angelici ungió al exdiputado macrista Cristián Gribaudo como su eventual sucesor. El compañero de fórmula de Gribaudo será Juan Carlos Crespi, un dirigente que es más conocido por sus cargos jerárquicos en el club y en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) que por su larga trayectoria en el sindicato de petroleros estatales.

Víctor Santa María, el jefe de los porteros de edificios y presidente del PJ porteño; es el candidato de Alberto Fernández para desbancar al macrismo de Boca
Víctor Santa María, el jefe de los porteros de edificios y presidente del PJ porteño; es el candidato de Alberto Fernández para desbancar al macrismo de Boca

El secretario de Actas de River es Guillermo Carlos Imbrogno, referente del sindicato de los empleados de la AFIP hasta el 2 de diciembre, ya que no logró revalidar su cargo gremial en las urnas al ser derrotado por Pablo Flores. Imbrogno, que en la CGT ocupa un rol secundario, levantó su perfil en 2016 por una desafortunada frase referida a los hinchas de Boca durante un acto de una filial riverplatense.

Quien estuvo a un paso de involucrarse en la política interna del club fue Facundo Moyano, otro de los hijos del jefe camionero. El diputado nacional y exdirigente del gremio de los peajes es socio y suele ir a la cancha con su hermano Huguito. Quizás en 2021, cuando haya renovación de autoridades, integre alguna lista vinculada al actual oficialismo que encarna Rodolfo D´Onofrio. Cuenta con un antecedente: estuvo en la cúpula de Alvarado, de Mar del Plata, cuya camiseta lució alguna vez estampados los nombres del gremio de los camioneros y el de los trabajadores de peajes, dos bastiones del imperio moyanista.

Huracán, el sexto club de los denominados "grandes" y el equipo con el que estaba muy identificado Saúl Ubaldini, cuenta con Maia Daer en la subcomisión de asuntos legales. Se trata de la hija de Héctor Daer, el jefe de la CGT que es asambleísta del club de Parque de los Patricios desde hace dos décadas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.