Stornelli cerró la investigación sobre la viuda de Muñoz y 14 imputados más

Fuente: LA NACION
Diego Cabot
(0)
22 de junio de 2019  • 02:57

La causa de los cuadernos volvió a tener novedades importantes. El fiscal Carlos Stornelli presentó un nuevo pedido de elevación a juicio de otra de las partes del extenso expediente. Mediante un escrito presentado también con la firma de Carlos Rívolo, la fiscalía determinó que ya está terminada la investigación sobre el núcleo de personas que intervinieron en la compra de inmuebles por algo más de 70 millones de dólares en Estados Unidos y el Caribe y que, originalmente, fueron comprados con dinero del secretario de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz.

Carolina Pochetti, Elizabeth María Ortíz Municoym, Sergio Todisco, Carlos Gellert, Carlos Cortéz, Leonardo y Rubén Laneza, Federico Zupicich y Miguel y María Jesús Plo fueron hallados responsables como co-autores del delito de lavado de activos agravado por habitualidad y por conformar miembros de una organización dedicada al comisión continuada de delitos.

La lista se completa con el exsecretario de Cristina Kirchner, Isidro Bounine, acusado de lavado de activos en calidad de partícipe secundario, Elba Municoy, como coautora de esos delitos, y Marcelo Danza y Osvaldo Parolari, también por los mismo cargos en calidad de partícipe secundario y coautor,.

Finalmente, el exministro de finanzas de Santa Cruz, Juan Manuel Campillo, también fue procesado por encubrimiento agravado.

El pedido de elevación a juicio parcial que firmó Stornelli se suma al que ya realizó en la semana en el que acusó a 47 personas, entre ellas la expresidenta Cristina Kirchner y el exmnistro de Planificación Federal, Julio De Vido, algunos por pertenecer a una asociación ilícita destinada a defraudar al Estado y otros, por pagar o recibir coimas.

De esta manera se cierra una parte importante de la investigación que se valió de enorme cantidad de documental que aportó la Unidad de Información Financiera (UIF) originada en movimientos de dinero que triangularon por varios países y terminaron en Estados Unidos o el Caribe.

La fiscalía probó, en esta instancia de instrucción, a partir del año 2010 y hasta el año 2015, Carolina Pochetti junto a varios de los imputados utilizaron fondos destinados a la adquisición de 14 inmuebles ubicados en las ciudades de Miami y Nueva York disimulados a nombre de al menos 12 personas jurídicas radicadas en los Estados Unidos y en las Islas Vírgenes Británicas.

De acuerdo con datos que surgen de la causa, Estados Unidos envió dos veces documentos del caso: la primera en marzo de 2018 y la segunda en septiembre. Las autoridades de aquel país investigaron la compra de propiedades en Miami y Nueva York y la llamaron Operación Tango.

Una docena de testimonios, la mayoría de ellos como arrepentidos, dan forma a la narración más completa de la trama de lavado de activos.

Por caso, uno de los arrepentidos, Sergio Todisco, dijo que en el momento en que se hicieron las compras Muñoz recaudaba entre 500.000 y un millón de dólares por semana. Todisco dijo que ellos recibían ese dinero y lo ponían en unas cuentas que estaban acordadas.

Quizás uno de los relatos más importantes que se tengan en la causa es el de la esposa de Daniel Muñoz.

En una de las audiencias dijo que nunca dudó del exsecretario de Kirchner. Pero las noticias sobre la fortuna que blanqueó en Estados Unidos le hicieron repensar aquellas certezas.

"Ahora no pienso lo mismo. Me cuesta creer que él me haya mentido, pero es tanto lo que se dice con esto de los cuadernos que me genera alguna duda. Todo el mundo lo menciona. La verdad que no sé si lo mencionan porque está muerto y no tiene cómo defenderse. Es como echarle la culpa al muerto. Eso es lo que me genera duda", dijo en una de las declaraciones a la luz de las revelaciones de la causa de los cuadernos de la corrupción, que corre paralela a este expediente por lavado.

Pochetti dijo que su marido se dedicaba a las inversiones inmobiliarias, pero que ella jamás le preguntaba qué hacía. Ya detenida, la viuda dijo que nada sabía sobre bienes, ni en la Argentina ni mucho menos en el exterior.

Una de las principales preguntas que se le hicieron a Pochetti fue la siguiente: ¿de quién era el dinero? La imputada dijo que a medida que se fueron comprando esas propiedades, ella tomaba dimensión de las inversiones. Contó que llegó un momento en que Muñoz no podía ocultarle más la situación ya que se compraban muchas propiedades. Les dijo a los fiscales que ella empezó a sospechar y su marido le contestó que ponía plata en ladrillos. "No sé si la plata era de Néstor [Kirchner] o si la compartían. Es un secreto que se llevaron los dos a la tumba [...]", finalizó.

El pedido de elevación a juicio reconstruye la trama de sociedades que intervinieron en la compra de los inmuebles, así como también las cuentas bancarias que se utilizaron para pagar las lujosas inversiones. Siempre se buscó el dinero de la corrupción en sótanos argentinos. Sin embargo, estos 15 procesados armaron una estructura financiera de avanzada. Y lograron lo que muchos tenedores de dinero negro quieren: lavar dinero en los Estados Unidos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.