SwissLeaks: 10 preguntas para entender el escándalo de las cuentas secretas en Suiza

Los nombres de los argentinos y las principales figuras mundiales; claves para comprender la filtración del sistema informático del HSBC
Iván Ruiz
Hugo Alconada Mon
(0)
12 de febrero de 2015  • 11:08

¿Qué es la lista Falciani?

El informático Hervé Falciani, que trabajaba para el HSBC Ginebra, robó 60.000 archivos internos del banco y se fugó. Tras la denuncia del banco, Suiza pidió su captura internacional, pero el técnico franco-italiano se refugió en Francia. Le entregó su información -que comprende información hasta principios de 2008- a las autoridades fiscales de ese país. El diario Le Monde accedió a ese material a comienzos de 2014. Tenían la capacidad de analizar sólo las 3000 cuentas relacionadas a su país, pero no los clientes del resto del mundo. Entonces cedieron la información al Consorcio Internacional de Periodista de Investigación (ICIJ, en inglés), que integra LA NACION. Este diario fue elegido para analizar la información de los 4620 clientes argentinos. Para eso constituyó un equipo formado por periodistas, informáticos y visualizadores que analizaron durante seis meses 3,3 gigas de datos.

Anticipo sin precisión

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) consiguió una copia parcial de las autoridades francesas, pero sólo de las cuentas vinculadas a la Argentina. El organismo tributario la filtró, también de manera parcial, el 27 de noviembre pasado. Así lo hizo mientras Cristina Kirchner enfrentaba el escándalo por las irregularidades de su sociedad hotelera Hotesur SA. Pero la AFIP deslizó algunos nombres sin mayor verificación ni precisión -como el de Raúl Moneta, entre otros-, tal como advirtió la Justicia al recibir la denuncia del organismo por los argentinos mencionados en la lista.

La AFIP también acusó a la sucursal argentina del HSBC tras considerar que brindó asesoramiento para operar con dinero fuera de la Argentina sin declararlo ante las autoridades. "El HSBC Argentina rechaza enfáticamente su participación en asociación ilícita alguna, incluyendo cualquier organización que permita la exteriorización de capitales con la finalidad de evadir impuestos", indicó el banco cuando el organismo difundió la información.

Un argentino, el número 1

LA NACION publicó los primeros nombres durante esta semana, luego de un largo trabajo de chequeo y llamados a las personas involucradas. Miguel Gerardo Abadi, argentino residente en Londres, es el hombre con más dinero registrado en la lista Falciani a nivel mundial. Este contador graduado en la Universidad de Belgrano, administrador del fondo Gems, tuvo depósitos por US$ 1100 millones entre 2006 y 2007.

Los fondos operados por Abadi ascendieron a US$ 6700 millones en 2008 según él mismo reconoció en una entrevista a una revista americana especializada en finanzas. Este contador maneja una cartera con inversores de 40 países del mundo. Su tarea es administrar el riesgo a pedido de sus clientes: apuesta, principalmente, a los hedge funds, activos financieros de alto impacto. Como socio tiene a otro argentino: David Raúl Goldfarb, un economista de 58 años con domicilio en Tel Aviv.

Sus clientes son un misterio. Gems impone una madeja de sociedades, registradas mayormente en jurisdicciones en las que rige el secreto bancario, que hace imposible que se filtre la información. Tienen firmas registradas en al menos 12 países. "Nuestros clientes son fuentes corporativas e institucionales", reconoció Abadi en la entrevista.

Las 13 grandes empresas argentinas

Entre las empresas argentinas con cuentas en el HSBC Ginebra con más fondos aparecen Grupo Fortabat, Cablevisión, Central Puerto, Multicanal, Telecom Argentina, Caja de Valores, Mastellone Hnos, LKM Laboratorio, Grupo Angulo, Simón Zeitune e Hijo, Loma Negra, Edesur y Central Térmica Güemes.

El dinero depositado por estas grandes empresas en el período 2006-2007, sin embargo, representa poco más del 10% de todos los fondos vinculados a la Argentina, que suma US$ 3505 millones.

Junto a esas firmas de renombre también aparecen clientes vinculados a cientos de sociedades más, con menos de 500.000 dólares cada una, pero cuyos dueños son, en su mayoría, desconocidos.

Radiografía de la lista argentina

Ama de casa, entre 55-60 años, con unos US$ 500.000. Ese es perfil más habitual del cliente argentino que llevó, mayormente, sus ahorros a Suiza en 2002, después de la gran crisis argentina. Esos datos son extraídos de las fichas que cada uno de los clientes debe completar ante el banco que contienen también otros muchos datos.

Las cuentas argentinas son relativamente bajas. El 27% manejó, como máximo, US$500.000. Aunque el período 2000-2002 fue el momento de mayor apertura de nuevas cuentas, también 1997 fue un año con muchos registros en el banco suizo. Si tienen que optar un tercer destino para vincular los fondos, Uruguay es el país más elegido por los argentinos.

La Argentina, séptima en el ranking

Pese a los bajos montos, la Argentina es el séptimo país con mayor cantidad de clientes registrados en el HSBC de Ginebra entre 2006 y 2007, por encima de Alemania, Estados Unidos y Rusia, países con que cuadriplican su población y multiplican sus variables macroeconómicas.

En cambio, si la lista se ordenara por cantidad de dinero depositado en las cuentas suizas, la Argentina ocuparía el 21°, con US$ 3505 millones. ¿El motivo? La baja cantidad de dinero de las cuentas. El caso de Venezuela es ejemplificador: tiene la mitad de clientes que la Argentina, pero diez veces más cantidad de dinero (ocupa el tercer lugar mundial).

Suiza es el número 1 del ranking mundial tanto en clientes como en dinero registrado.

¿Por qué LA NACION no publicó antes la lista?

Mientras se encaminaba la investigación sobre la lista Falciani, la AFIP realizó el 27 de noviembre una filtración selectiva de los datos. LA NACION consultó inmediatamente a los coordinadores del ICIJ, radicados en Washington, para saber si también podía comenzar a publicar la información. La respuesta, ese mismo día, fue negativa: debía respetarse lo que en términos periodísticos se llama "embargo". Es decir, esperar hasta una cierta fecha para publicar en forma conjunta todos los datos. "Éste fue el compromiso inicial y es lo que les pedimos aún en circunstancias apremiantes", indicó una directiva de ICIJ. "El trabajo de muchos meses será infinitamente mejor, más profundo y relevante que entrar en una guerra de nombres y apellidos con el Gobierno (argentino)", argumentaron.

¿Publicarán la lista completa?

Durante la reunión en París, los medios convocados acordaron junto a ICIJ sólo publicar los nombres de personas o empresas de relevancia, ya sea por tratarse de figuras públicas o de renombre, con montos elevados en Suiza-, pero mantener en reserva la de cientos de personas sin connotación pública conocida, entre otros motivos, por razones de seguridad de esas personas ante los riesgos de eventuales secuestros.

¿Es ilegal tener cuentas en Suiza?

No, tener una cuenta en Suiza es legal, excepto que no hayan sido informadas a las autoridades argentinas y, por tanto, no se tribute por esos fondos. El sistema bancario suizo es uno de los más confiables por tratarse de una jurisdicción con un tradicional respeto al secreto bancario, lo que dificulta conocer la identidad de los clientes que depositen dinero allí.

Cuando difundió su lista, la AFIP aclaró que sólo 158 de las más de 4000 clientes argentinos a -los que ellos tuvieron acceso- habían declarado sus cuentas. A partir de esa información, el organismo realizó una proyección que arrojó una evasión total de 62.000 millones de pesos desde 2006 hasta la actualidad. Sin embargo, varias de las personas o empresas señaladas por la AFIP ya refutaron su acusación, ya fuera porque sí habían declarado sus ahorros en Suiza (y tributado por ello) o, incluso, porque nunca habían tenido una cuenta allí, como el caso del ex diputado nacional Alfonso Prat-Gay, que sólo actuó como gestor de los fondos de Amalia Lacroze de Fortabat, pero que no tuvo cuenta propia.

De Bowie a Schumacher

El análisis realizado durante los últimos seis meses por LA NACION junto a 140 periodistas que integraron el equipo de ICIJ indica que el HSBC registró depósitos por al menos US$ 102.000 millones entre 2006 y 2007 en su sucursal de Ginebra. El cantante David Bowie; el presidente de Paraguay, Horacio Cartés; el piloto Michael Schumacher; el banquero Emilio Botín; el futbolista uruguayo Diego Forlán, y hasta Mohammed VI, rey de Marruecos, figuran entre sus clientes. Las autoridades de los países involucrados investigan ahora la situación fiscal de cada uno de ellos. También aparecen nombres menos rutilantes, pero más relevantes: vendedores de armas y traficantes de diamantes, entre otras actividades ilegales.

Con la colaboración de Ricardo Brom | LA NACION Data

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.