Antes de una reunión clave, los escenarios posibles para el peronismo alternativo

Urtubey, Schiaretti, Massa y Pichetto, el martes tras reunirse en el centro porteño
Urtubey, Schiaretti, Massa y Pichetto, el martes tras reunirse en el centro porteño Crédito: Prensa Schiaretti
Lucrecia Bullrich
(0)
24 de mayo de 2019  • 16:14

La inesperada irrupción de Alberto Fernández en el tablero electoral como precandidato a presidente y con Cristina Kirchner como compañera de fórmula, hace 10 días, sacudió la escena nacional. A tal punto que Alternativa Federal , el frente del peronismo no kirchnerista que estaba sumido en una parálisis inexplicable, debió mover sus fichas. La semana pasada el espacio pasó del fortalecimiento repentino y aparente, con el anuncio de la candidatura de Roberto Lavagna , al cimbronazo de su amenaza de ruptura. Hoy, en Córdoba, habrá un nuevo encuentro cara entre sus fundadores. Será clave y determinante. Y no estará Lavagna.

Todo ello en medio del debate sobre si el polo opositor debería o no sumar al kirchnerismo y a otros sectores. El frenesí de la última semana dejo planteados tres escenarios posibles para el futuro del espacio que nació hace apenas ocho meses y pretende terciar en la polarización entre Cristina y Mauricio Macri .

Es el escenario al que, con matices, apuestan Juan Schiaretti , Sergio Massa , Juan Manuel Urtubey y Miguel Pichetto , los fundadores de Alternativa Federal: que el candidato a presidente del espacio surja de las PASO del 11 de agosto. Es decir, que todos los que tienen aspiraciones, Massa, Urtubey y Lavagna participen de la interna abierta en igualdad de condiciones.

Pero no todos comparten la misma interpretación de este escenario ideal. Massa pretende que la primaria traspase las fronteras de Alternativa Federal e incluya al kirchnerismo y al progresismo-, el socialista y gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz y la líder de GEN, Margarita Stolbizer -, que hoy hacen campaña por Lavagna.

El jefe del Frente Renovador imagina una gran PASO de la que participen Alberto Fernández , Daniel Scioli y los postulantes del PJ no kirchnerista. Está convencido de que el anuncio de que el candidato del kirchnerismo será Fernández y Cristina Kirchner su compañera de fórmula, es apenas el primer paso en un camino que terminará con la expresidenta bajándose de la candidatura a vice.

En ese escenario, Massa se imagina una disputa pareja con Fernández en una PASO ampliada y un triunfo que lo convierta en el candidato a presidente de un polo opositor abroquelada contra Macri .

Urubey, que ayer estuvo con Schiaretti, mantiene intacto el discurso que desplegó desde que Alternativa Federal se sacó su primera foto en septiembre del año pasado. Para el gobernador de Salta, -que después de 12 años de gobierno ininterrumpido no puede aspirar a otro mandato en su provincia-, defiende las PASO como el mecanismo para elegir al candidato a presidente y rechaza cualquier forma de acercamiento al kirchnerismo y, más aún, su inclusión en la interna de agosto.

En ese punto, el salteño está parado en el mismo lugar que Lavagna, que pretende ser el candidato "anti grieta" y no tener ni un solo punto de contacto con el kirchnerismo ni con el macrismo. De hecho, uno de los episodios de la semana que lo crispó fue enterarse de que Schiaretti había invitado a Scioli a incorporarse a Alternativa Federal y jugar en su interna. También le molestó la foto que el gobernador de Córdoba se sacó con Macri el martes pasado en la Casa Rosada.

¿Por qué el escenario de una PASO de Alternativa Federal que incluya a Lavagna aparece hoy como improbable? El escollo mayor sigue siendo la resistencia de Lavagna, que incluso hoy, y después de la frenética seguidilla portazo, regreso y pedido de evitar la ruptura-,volvió a decir, sin matices, que no acepta competir en las PASO. "De parte nuestra, el tema de la elección interna quedó cerrado. El único mecanismo válido es el consenso", aseguró en un reportaje con Radio Continental.

Hay otro motivo que desdibuja el escenario. Aunque Massa y el kirchnerismo coinciden en que la "unidad" debe ser lo más amplia posible y abogan por una interna "con todos adentro", no tienen los mismos planes. Mientras que Massa se imagina como uno de los competidores de esa PASO ampliada, el espacio que lidera Cristina Kirchner lo imagina como candidato a gobernador bonaerense.

Después de una semana plagada de cruces, vaivenes y tensión, el segundo escenario es probable. Ello, teniendo en cuenta que el plazo para anotar frentes vence el 12, de junio, y que las candidaturas deberán estar inscriptas a más tardar 10 días después, el 22 de junio. Traducido: demasiado tiempo para la política nacional y más aún en campaña.

Este panorama supone, por un lado, que Lavagna finalmente dé el portazo con el que amenazó el miércoles a la noche (para desdecirse pocas horas después) y rompe con Alternativa Federal y, por otro, que Massa y Urtubey deciden sostener sus precandidaturas y la decisión de ponerlas en juego en las PASO y como representantes del peronismo no kirchnerista.

En este escenario los horizontes opuestos que imaginan Massa y Urtubey chocarían inevitablemente. Mientras el exintendente de Tigre pide una "gran interna opositora" que contenga a la fórmula Fernández-Fernández, Urtubey exige una PASO indubitablemente antikirchnerista.

¿Y Lavagna? Consumado el adiós a Alternativa Federal, el exministro podría ser candidato por su lado, como único representante de su espacio, Consenso 19, o despedirse definitivamente de la disputa electoral.

Esa decisión no es para nada menor. Junto con lo que finalmente ocurra con el kirchnerismo y Alternativa Federal, determinará si el Gobierno enfrentará a una, dos o tres opciones peronistas. La medida en la que el voto opositor es, desde ya, clave para las chances del candidato del Gobierno, Macri o quien finalmente él decida, tanto en las PASO como en las elecciones generales de octubre. Por eso, cada paso de los candidatos y dirigentes del partido de Perón son seguidos muy de cerca por la Casa Rosada.

También Pichetto deberá decidir qué hace si Lavagna decide hacer su propio camino. Hace pocos días, el jefe del peronismo en el Senado dijo que para él sería "un honor" ser el candidato a vice del economista, aunque pareció referirse exclusivamente al escenario en el que el exministro participa de la interna de Alternativa Federal.

Por lo pronto, con Schiaretti lejos del campo de batalla, -el gobernador volvió ayer a Córdoba-, Pichetto actuó como "mecánico contenedor" de Alternativa Federal. Recibió a Lavagna en el Senado, volvió a escuchar sus condiciones y logró que el exministro acepte "seguir dialogando" con el peronismo no kirchnerista. Después de cuatro días de frenesí, Lavagna completó su giro de 180 grados. ¿Y ahora? El próximo paso podría ser una nueva reunión con Schiaretti. Una que no termine en un (aparente) punto sin retorno, como pasó el martes pasado.

El tercer escenario también aparece hoy como probable, aunque depende de una serie de movimientos contundentes y sin retono que llevarían a Alternativa Federal a la implosión, al borde del abismo.

La escena se configuraría si las conversaciones de los próximos días fracasan y tanto Massa como Lavagna deciden romper con Alternativa Federal y jugar (o no en el caso del exministro de Economía) cada uno por su lado.

Si ese fuera el escenario, la primera pregunta es qué haría el resto de los "alternativos". Aun con el fracaso de no haber podido construir y liderar el polo opositor "que supere la grieta" a cuestas, Schiaretti acaba de garantizarse el gobierno de Córdoba hasta 2023. Alli está su futuro.

El futuro de Urtubey aparece menos nítido. ¿Sostendría su postulación? ¿Aceptaría ser el candidato único de Alternativa Federal?

Si ese fuera su camino, el salteño estaría contribuyendo a la división del voto peronista y, por lo tanto, a un eventual triunfo de Cambiemos.

Las mismas preguntas, aunque con menor intensidad, se aplican a la situación de Pichetto. ¿Participaría de las PASO como una suerte de sparring de Urtubey? No parece muy probable. El mandato de senador de Pichetto vence en diciembre, por lo cual, si se bajara de la pelea presidencial, Pichetto probablemente buscaría la manera de renovar su escaño. Río Negro es una de las ocho provincias que en octubre elegirá senadores nacionales.

Claro que los interrogantes también corren para Massa. Si decidiera jugar por fuera de Alternativa Federal y tomara forma la gran interna que imagina, ¿sostendría su candidatura presidencial o negociaría con el kirchnerismo? Y en ese caso, ¿competiría en las PASO contra Alberto Fernández y Cristina Kirchner o aceptaría bajarse de la presidencial y disputar la gobernación bonaerense?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.