Reunión de Macri y Schiaretti: un abrazo y un mensaje al kirchnerismo y al PJ

El gobernador cordobés y el Presidente volvieron a mostrar su buena sintonía
El gobernador cordobés y el Presidente volvieron a mostrar su buena sintonía Crédito: Presidencia
Maia Jastreblansky
(0)
21 de mayo de 2019  • 20:09

Mientras todo el arco político está convulsionado por los pactos electorales y la definición de candidaturas, ellos se dieron 50 minutos a solas. Mauricio Macri y el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti , se reunieron hoy en la Casa Rosada, sin testigos, para dialogar sobre el acuerdo de estabilidad que el Gobierno le propuso a la oposición.

Schiaretti -que logró su reelección por amplio margen hace diez días en el segundo distrito electoral- suscribió cinco de los diez puntos que propone la Casa Rosada para garantizar la gobernabilidad. El apoyo del mandatario cordobés no es menor para el Presidente: como ordenador de la "tercera vía", la foto ayuda al Gobierno a aislar al kirchnerismo, que desde que Cristina anunció la candidatura de Alberto Fernández viene pulseando por acordar con el PJ no kirchnerista.

"Ratifiqué mi posición sobre un eventual acuerdo nacional", dijo Schiaretti en Twitter a la salida de la reunión. "Mantener el equilibrio fiscal; tomar deuda solo para obras públicas; honrar las deudas que se contraen; no aislarse del mundo; garantizar el federalismo en todo el territorio de nuestra patria, sin resignar los avances alcanzados hasta hoy por las provincias; y que el Estado garantice la justicia social, ya que no existe por el derrame del mercado", fueron los puntos que mencionó el gobernador. A excepción del último, cinco de los ejes son similares a los planteados por el Gobierno.

"Macri valoró como muy positivo que una de las fuerzas opositoras esté en línea con el diálogo que propone el Gobierno y celebra que se puedan discutir propuestas desde el respeto porque considera que eso da previsibilidad", dijo un colaborador del Presidente a LA NACIÓN tras la reunión.

La Casa Rosada se encargó difundir una foto del cálido saludo que tuvieron los dos mandatarios al encontrarse, una imagen de alta relevancia política en horas decisivas para el cierre de alianzas. De todos modos, Macri y Schiaretti no acercaron posiciones de cara a la oferta electoral: el Presidente no hizo ningún ofrecimiento y el gobernador cordobés ratificó que su espacio llevará a sus propios candidatos a la contienda electoral.

La decisión del cordobés de no acordar ni con el kirchnerismo ni con Cambiemos, tiene un saldo positivo para la Casa Rosada, que ve complicar sus chances si el peronismo va unificado. "Nosotros necesitamos un PJ no kirchnerista vigoroso para que absorba al enojo con el Gobierno", se sinceró días atrás una fuente oficial.

La reunión con Schiaretti se comenzó a gestar luego del triunfo del cordobés en su provincia. Macri, que tiene buena relación con el cordobés, definió que no hubieran testigos en el encuentro. La foto no fue incómoda para ninguno porque ambos conocen que comparten electorado en la provincia mediterránea. "Hay cordobeses que votaron a Macri que ahora lo votaron a Schiaretti", subrayaban ayer en Balcarce 50 y recordaban que en el ballottage de 2015 Cambiemos sacó más de 70% en la provincia mediterránea.

Cumbre del peronismo alternativo

Los principales colaboradores del Presidente ya se habían retirado de la Casa Rosada para cuando Schiaretti y Macri abandonaron Balcarce 50, cerca de las 19. Por la noche, Macri acudió a la cena por 100 años de Fiat en La Rural. Schiaretti estaba invitado, pero acudió a otra cena, junto a sus socios políticos de Alternativa Federal, para intentar ordenar el espacio.

Esta noche, Schiaretti se reúne con Juan Manuel Urtubey, Sergio Massa y Miguel Pichetto para avanzar en la definición de su estrategia electoral y comenzar a administrar las tensiones internas.

Mientras aguardan encuestas para evaluar el impacto que tuvo la fórmula Fernández-Fernández, en el Gobierno esperan que el PJ reordene sus candidaturas y observa los realineamientos. Ayer por la tarde, el ministro del Interior formuló su "semáforo" de la reacción de los gobernadores ante la noticia de la candidatura de Alberto Fernández. "Hay 10 verdes -que aceptaron con beneplácito el anuncio de Cristina Kirchner-, 12 en rojo y 2 en amarillo", resumió un colaborador del funcionario.

En la Casa Rosada hoy opinaban que Massa no le conviene pactar con el kirchnerismo, uno de los mayores fantasmas para una parte del oficialismo, sobre todo de los intendentes bonaerenses. "Hay gente que lo vota a Massa justamente porque no es kirchnerista. Si se junta con Cristina pierde esos votos", analizaban, optimistas, en Balcarce 50.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.