Un acuerdo entre Scioli y Massa logró destrabar el presupuesto bonaerense

Dialogaron tras meses de tensión para que la Legislatura aprobara el proyecto; se eliminó la suba inmobiliaria y se incluyeron partidas específicas para seguridad
María José Lucesole
(0)
29 de noviembre de 2013  

LA PLATA.- Luego de un acuerdo cerrado entre Daniel Scioli y Sergio Massa , la Legislatura bonaerense sancionó ayer el presupuesto y la ley impositiva para 2014. Ambos convinieron en que no habrá suba de impuestos, pero el gobierno tomará más deuda para cubrir gastos.

Scioli, que habló personalmente con Massa para destrabar la votación, dijo que el diálogo fue amplio e incluyó a todos los sectores políticos. Para dar muestra de ello, el Senado aprobó el pliego de designación del fiscal de Estado, Hernán Gómez, allegado a la UCR. También aprobó el nombramiento de Dámaso Larraburu, del Frente Renovador, en el directorio del Banco Provincia.

El acuerdo exigió la inclusión de una partida de $ 1035 millones para seguridad, la suspensión del alza en el impuesto inmobiliario y varios cargos como fuerza opositora en institutos descentralizados.

Sin embargo, la ministra de Economía, Silvina Batakis, confirmó a LA NACION que en febrero o marzo van a inisitir con la actualización del impuesto inmobiliario.

El presupuesto fue aprobado en general por todos los bloques, menos la Coalición Cívica y Unidad Popular (el resto de la oposición marcó diferencias en la votación en particular). Se prevén gastos por $ 180.000 millones y no se incluyen aumentos para el medio millón de empleados estatales. Esta compensación podría llegar luego de arduas negociaciones paritarias con los gremios.

"Cuando uno tiene la enorme responsabilidad de gobernar una provincia, tiene que ir buscando los consensos necesarios", destacó Scioli. Y reveló que tras las elecciones comenzó "una ronda de conversaciones con los principales candidatos, como Néstor Pritrola, Margarita Stolbizer, Francisco de Narváez y, en el cierre, con Massa".

El intendente de Tigre confirmó los términos del acuerdo: "En la medida en que el presupuesto elimine los aumentos al inmobiliario; que el endeudamiento especifique qué inversión irá a seguridad y a rutas del interior, y se reconozca esta nueva realidad política, que el Frente Renovador es la nueva primera minoría en la provincia, nosotros acompañamos", dijo. E insistió: "Con más plata para seguridad y menos presión tributaria, nosotros tenemos la responsabilidad de elaborar propuestas que cambien el funcionamiento del presupuesto".

La suba tributaria, prevista en un 18% para el impuesto inmobiliario urbano y rural, sólo se postergó unos meses, hasta comienzos de 2014.

"La idea de postergar el incremento surgió luego de que los diputados manifestaran su preocupación ante una nueva presión impositiva", informó el presidente de la Cámara baja, Horacio González. Quedó plasmada, dijo, la posibilidad de trabajar "en un esquema de actualización permanente de los valores inmobiliarios, apuntando a las propiedades de mayor valor y a un impacto en las tasas que perciben los municipios".Scioli preveía recaudar $ 900 millones por esta actualización en el valor de las propiedades.

La ley impositiva no prevé subas de impuestos para compensar esta merma en los ingresos. Para financiar los gastos, el oficialismo aumentó en $ 400 millones el endeudamiento, inicialmente previsto en $ 14.500 millones.

Senadores del oficialismo admitían anoche que Scioli quedó autorizado para tomar deuda y financiación por casi $ 15.000 millones. En tanto, diputados de la oposición dijeron que en realidad el Poder Ejecutivo quedó autorizado para endeudarse por $ 16.000 millones.

"La oposición ganadora logró endeudar más la provincia -más de lo que proponía el gobernador-, no redujo el gasto superfluo, como publicidad, y no logró limitar los superpoderes para el gobernador", dijo el diputado Walter Martello (Coalición Cívica), cuyo partido se opuso a votar el presupuesto. "Nos parece un dislate", concluyó.

Otros partidos que votaron en general a favor del presupuesto y la ley impositiva, como la UCR, el Frente Amplio Progresista, el Pro-Peronismo e, incluso, el Frente Renovador se negaron a votar en particular los superpoderes cedidos a Scioli para redireccionar las partidas del gasto y del endeudamiento. La UCR y el FAP acompañaron el tratamiento en general y votaron en contra los artículos que "establecen facultades extraordinarias y le permiten al gobierno provincial inmiscuirse en la autonomía municipal".

Las claves del endeudamiento

  • Más deuda: los 14.500 millones de pesos de financiamiento que incluía el proyecto original de presupuesto terminaron incrementándose en 400 millones de pesos.
  • Sin tasa de seguridad: ese incremento de la deuda proyectada se debió a que Scioli no consiguió apoyo para crear la tasa de seguridad del 18% sobre el impuesto inmobiliario, con la que esperaba recaudar 900 millones de pesos más con las propiedades urbanas y 300 millones extras con las rurales.
  • Fondo de vigilancia: el massismo celebró la creación de una partida de 1035 millones de pesos para cámaras de seguridad y patrulleros, con fondos que surgen también del endeudamiento
  • Sin pauta salarial: el presupuesto no contempla los aumentos para los empleados públicos provinciales
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.