Un amplio operativo de seguridad evitó la mayoría de los cortes de la izquierda