Un clima festivo y ajeno a la nostalgia dominó el último día