Una firma falsificada complica aún más al vice

Para Lijo, es falsa la firma de Carosso Donatiello en el contrato de alquiler de un inmueble de Boudou
Hernán Cappiello
(0)
30 de junio de 2014  

Una firma falsificada en el contrato de alquiler del departamento de Puerto Madero del vicepresidente Amado Boudou lo complica aún más con la maniobra para quedarse con la imprenta Ciccone .

La rúbrica falsa suma indicios de que conoce a su supuesto testaferro Alejandro Vandenbroele y de que trató de cubrir sus rastros mediante una maniobra de encubrimiento. El dato fue destacado por el juez federal Ariel Lijo en su resolución de 333 carillas, donde procesó al vicepresidente por recibir coimas y por negociaciones incompatibles con su función.

El departamento de la Torre River View que compró Boudou le trajo problemas. Allí vivió el vicepresidente apenas se encumbró en la Anses y luego en el Ministerio de Economía. Pero cuando empezó a salir con su novia Agustina Kämpfer y se fue a convivir con ella se mudó a uno más grande en el Madero Center, de Trinidad Guevara 329, del mismo barrio.

El departamento 3 de Juana Manso 740, piso 25, torre II, había quedado vacío y Boudou buscaba un inquilino. Le dijo a la Justicia que le encargó a su amigo José María Núñez Carmona que le consiguiera a alguien y así (según dijo) apareció Fabián Carosso Donatiello, abogado que vive en Madrid y que quería representar a jugadores de fútbol.

Cuando el juez federal Daniel Rafecas, a instancias del fiscal Carlos Rívolo, allanó ese departamento en los albores de la investigación, el 4 de abril de 2012, encontró que los servicios de Cablevisión y el teléfono estaban a nombre de Alejandro Vandenbroele. Desde el 20 de julio de 2008 hasta el 20 de agosto de 2010 fue Amado Boudou el cliente, pero desde el 20 de septiembre de 2010 hasta el 20 de diciembre el titular de los servicios fue Vandenbroele.

También el juez corroboró que Vandenbroele pagó las expensas del departamento de Boudou y brindó ese domicilio y el teléfono fijo a Nextel para contratar líneas telefónicas. Las evidencias de que Vandenbroele se alojó allí son abrumadoras, pero Boudou insistió por escrito en que alquiló ese inmueble a Donatiello.

Hasta ahí su explicación podía ser verosímil, pero el contrato complicó todo. Se podía pensar que informalmente Núñez Carmona le prestó el inmueble a un amigo.

Amigo y colega

Vandenbroele explicó que Donatiello era un amigo personal y colega con el que compartió trabajo profesional como abogado en España, que lo ayudó a conseguir el inmueble a través de Núñez Carmona y que conoció ese departamento, donde pasó a retirar la correspondencia, a dejar papeles y videos vinculados con jugadores de fútbol. También dijo que durmió allí alguna vez cuando se le hizo muy tarde para regresar a su departamento de Barrio Norte. Pero cuando apareció el contrato surgieron nuevas dudas. Lo llevó Boudou al juzgado cuando se presentó espontáneamente en los tribunales en febrero pasado, luego de que el fiscal Jorge Di Lello pidió su indagatoria.

La copia que dejó tenía sólo su firma, y para que fuera válido debería tener la del inquilino. Al tiempo apareció una copia con la rúbrica de Donatiello, que firmó en Madrid.

El juez Lijo hizo un peritaje caligráfico para determinar si era genuina. El primer informe del perito calígrafo oficial del Cuerpo de Peritos Calígrafos de la Corte Suprema Néstor Eduardo Lucas indicó que, para encontrarse en condiciones de emitir una opinión categórica sobre la posible autenticidad de la firma, debían contar con mayor material indubitable. Por eso pidió mas firmas. Finalmente hizo otro estudio, el informe pericial N° 39212-525 realizado por el Cuerpo de Calígrafos Oficiales de la Corte determinó que la firma de ese contrato asignada a Carosso Donatiello no le correspondía al abogado. Según escribió Lijo en su fallo: "La firma apócrifa no sólo desacredita completamente la explicación brindada por Amado Boudou, sino que además agrega a la prueba que demuestra su intención y la de sus colaboradores de encubrir los hechos investigados, muchas veces a través de la comisión de otros delitos, como serían la falsificación de documento privado y la estafa procesal".

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.