Una locomotora y dos coches recorren las vías de la historia