Opinión. Una nueva reestructuración sería una pesadilla no exenta de riesgos