Claudio Bonadio fue una pieza clave en una investigación que hizo historia

Diego Cabot
Diego Cabot LA NACION
(0)
5 de febrero de 2020  

Abril de 2018. El despacho de Claudio Bonadio era casi un verdadero santuario de su recorrido en la vida. Atiborrado de frases, pequeños recuerdos, souvenirs y libros, apenas quedaba espacio para una computadora de escritorio y una notebook. De fondo sonaba fuerte, siempre fuerte, una radio. Sentado, del otro lado del escritorio, apoyado en el respaldo de su sillón, con las manos juntas, con esa pose tan común entre los que transitan la seguridad del poder, era imposible no detenerse en una de aquellas frases, prolijamente colocada para que los interlocutores no pudiesen dejar de verla: "Piense, luego hable".

Nos encontramos por primera vez en su despacho pocos días antes de hacer la denuncia que luego terminó siendo la causa de los cuadernos de las coimas. Botas con unos centímetros de taco, pantalón ancho, chaleco y camisa, sin corbata. Además del anfitrión, que nos recibió de pie para estrechar la mano, estaba el fiscal Carlos Stornelli aquel mediodía en Comodoro Py.

"Usted encontró la Rosetta egipcia. Esto sirve para entender de primera mano cómo funcionó el sistema de recolección de fondos del kirchnerismo", fue una de las frases que me dijo con más solemnidad en una de las tres reuniones que mantuve en aquel año, en el que unos pocos conocían la historia que se investigaba en el corazón de su juzgado. Se refería, claro está, a la Rosetta egipcia, aquella piedra tallada que permitió explicar y traducir la gran mayoría de los jeroglíficos de la antigua civilización.

En aquella primera vez, entre los tres integrantes de la reunión surgió un debate que, como casi siempre, zanjó él mismo. Preguntó con voz firme si necesitaba custodia. Fue un diálogo inolvidable de no ser que me tenía como protagonista. El fiscal consideraba que, por unos pocos dólares, pocos para el mundo del delito, podrían terminar con la vida de alguno de los que estábamos en medio de la investigación.

"En la Argentina se mata por silencio, no por venganza", dijo Stornelli. Bonadio tomó la palabra y el tema terminó ahí: "¿Le parece? Tienen los colmillos limados -dijo en referencia al kirchnerismo fuera del poder-. La mejor protección es que nadie se entere de nada. Que esto sea un silencio absoluto, un secreto que se mantenga lo más cerrado posible". La muerte lo interceptó con aquellas piezas dentarias regeneradas.

La investigación de los cuadernos, que empezó como un puro trabajo periodístico y terminó en una denuncia ante el fiscal, quedó en su juzgado porque era él quien investigaba a la gran mayoría de los que, posteriormente, terminaron procesados. De hecho, en su juzgado tramitaba la causa en la que se ventilaba la compra de gas licuado al exterior y los negocios que se habrían cocinado en esa operación.

Justamente meses antes, en ese mismo expediente, se había presentado la expareja de Oscar Centeno, Hilda Horovitz. En un escrito espontáneo decía que Centeno era el chofer de Roberto Baratta y dedicó varios párrafos a enumerar los bienes del exfuncionario. El remisero contestó ante Bonadio y dijo que aquella mujer despechada lo extorsionaba.

El juez tomó aquellos datos y realizó varios allanamientos. Uno de ellos en el country Mapuche, en busca de una lujosa casa que se construyó Baratta. Hoy se lo puede ver al exfuncionario con short de baño y tobillera electrónica, de caminatas por el lugar.

"Doctor, ¿qué pudo saber de aquella relación?", le pregunté alguna vez como para seguir aquella pista. "Disculpe, pero no me meto en las sábanas calientes de las parejas", contestó.

Siempre lo entusiasmó la causa. "Usted sabe que varios de los que investigamos están yendo a una bruja", dijo al pasar en una de las tres reuniones. Mientras la opinión pública ignoraba la existencia de la investigación, el juez había ordenado varias escuchas. Este cronista quiso saber algo más. Bonadio sonrió. "Les está sacando la guita muy fácil".

Siempre estuvo de acuerdo con la decisión del secreto. "En el juzgado nadie va a decir nada. Muy poca gente estará al tanto, de estrecha confianza. Y no van a decir nada. Si es necesario podemos sacar la causa físicamente de acá", explicó, y entonces, reveló que había una dependencia en un edificio militar de la zona de Retiro en la que algunos jueces federales podían utilizar unos despachos. Ahí se accedía con una llave que solo él tenía y que, además, había que tener un permiso para poder pasar el control de acceso.

De los tres encuentros que tuvimos, el último fue el 30 de julio de 2018, horas antes de que las detenciones y los allanamientos mostraran por primera vez el resultado del trabajo periodístico y, sobre todo, judicial, quizá el segundo fue el que más lo pintó.

Era la primera semana del receso judicial por la feria de invierno. En ese momento nos encontramos con el juez y el fiscal y dos de sus secretarios de confianza. No había nadie en Comodoro Py; el edificio era el reino de la desolación. Claro, excepto en el juzgado de Bonadio donde todo tenía el calor de lo inmediato.

"Venimos bien, no hubo ninguna filtración del proceso. Tenemos mucha prueba y hemos ido avanzando con mucho cuidado. La causa tiene una enorme solidez. Los dichos que están narrados en los cuadernos son reales. Construimos mucha prueba. El aporte que nos ha hecho nos ha sido de suma utilidad", abrió la charla Bonadio. Estaba serio y, claramente, aquel encuentro tenía un propósito.

Sin preámbulos, fue al grano. "La causa es sólida y la prueba que ha recolectado es muy buena. Pero necesitamos pedirle algo más. Como le dije, la prueba es sólida, pero hay un eslabón que no está claro y del que todos se van a aprovechar. Su declaración empieza cuando le entregan los cuadernos pero no está claro cómo le llegan a usted y quién se los dio. Si se puede acreditar ese paso en el expediente, la solidez del proceso cambia", dijo con solemnidad, sabedor de que, finalmente, le estaba pidiendo a un periodista que revele su fuente.

"Le vamos a pedir algo: ¿cómo es la relación con su fuente?", preguntó. Y luego lanzó. "Le vamos a pedir que declare. Se lo pide usted o lo intentamos nosotros", dijo sin tapujos.

Días después, exactamente horas antes de que la opinión pública conozca el caso, Jorge Bacigalupo, el hombre que me entregó los cuadernos, declaró en su juzgado y él se encargó de pasar por esa declaración a conocerlo. Era el eslabón que quería sellar antes de avanzar.

La última vez que nos vimos fue después de esa declaración. "Muchas gracias por su trabajo, le agradezco. Lo que viene ya está en nuestras manos", me dijo parado en su despacho, mirándome fijo a los ojos. Nos despedimos y no nos vimos nunca más, apenas algunos mensajes como para saber de su salud y alguno suyo para entregar saludos por el día del periodista.

Murió el juez federal Claudio Bonadio. Este cronista recibió 198 llamadas y 340 mensajes de textos para hablar sobre el magistrado. Muchos de ellos del exterior. Pero lamentablemente, no pude conocerlo como juez, apenas como "el juez de la causa de cuadernos".

No puedo más que repasar varias de las escenas que nos tuvieron como protagonistas. Y recordar aquel santuario a su vida que era su despacho, lleno de frases que lo pintaban de cuerpo y mente. Como aquella que jamás olvidé y que decía: "Quédese tranquilo, yo no llegué por concurso".

Cuando las pruebas llegaron a la Justicia

Fuente: LA NACION

El periodista Diego Cabot entregó ante la Justicia (foto) los cuadernos con las notas del chofer Oscar Centeno, donde se detallaban los recorridos para recopilar los pagos de las coimas empresarias destinadas al gobierno kirchnerista. El 1º de agosto, el fiscal Carlos Stornelli (foto) y el juez Claudio Bonadio iniciaron una serie de operativos que derivaron en decenas de detenciones y abrieron la puerta a una sucesión de arrepentidos. En septiembre de 2019, Bonadio elevó la causa de los cuadernos a juicio oral.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.