Crean domos para gente sin hogar

Una startup desarrolla los primeros prototipos; están pensados para las más de 14.000 personas sin hogar que hay en esa ciudad
Una startup desarrolla los primeros prototipos; están pensados para las más de 14.000 personas sin hogar que hay en esa ciudad
Jessica Klein
(0)
25 de enero de 2020  

En noviembre, la ciudad de Las Vegas aprobó una ley que hace ilegal que la gente acampe, se acueste o duerma en las calles de la ciudad. Dirigido a la población sin hogar de la ciudad, que se estima en más de 14.000 personas, la norma podría castigar a una persona por dormir en la vía pública con hasta seis meses en la cárcel.

Geoship es una compañía que está trabajando en prototipos de casas geodésicas desde antes de que se aprobara la ley. Durante más de un año, Morgan Bierschenk, CEO de la empresa, y sus socios recorrieron pueblos transicionales construidos en Portland, Oregon -donde las personas sin hogar podían vivir temporalmente antes de encontrar una situación más permanente-. Esa recorrida, y una serie de conversaciones con especialistas sobre el tema, le permitieron dar forma a la idea de este tipo de vivienda transitoria.

Las autoridades de Las Vegas, al conocer el trabajo de la firma Geoship, le propusieron a la compañía construir refugios de emergencia para albergar a las personas que ya no podían dormir en las calles. Así fue como nació el proyecto Geoship's Homes for the Domeless, una iniciativa de vida cooperativa que incluirá tanto viviendas asequibles como aldeas de transición para personas con bajos ingresos o personas sin hogar.

Las aldeas consistirán en las cúpulas geodésicas que Geoship ha estado perfeccionando, utilizando un compuesto cerámico químicamente unido. El objetivo es instalar las primeras cúpulas para marzo o abril y así comenzar a dar forma a la primera aldea (que consistirá en viviendas permanentes y económicas) para fines del verano de 2020.

Cada aldea albergará entre 40 y 60 personas sin hogar, y contará con cúpulas o viviendas transitorias que tendrán una superficie que irá desde los 18 hasta los 130 metros cuadrados. Los residentes temporales que allí se alojen obtendrán no solo un lugar para dormir sino también, tendrán la posibilidad de volver a tener actividades comunitarias al interrelacionarse con el resto de la gente, dando así forma a una pequeña sociedad y desarrollando habilidades y hábitos que podrían ayudarlos a avanzar hacia una situación de vida más permanente.

Aunque Bierschenk dice que las aldeas "requerirán una mezcla de personas con diferentes niveles de habilidad y necesidad", hasta el momento no hay un proceso designado para elegir quién vivirá en cada polo transicional. Otro de los socios del proyecto es la compañía de zapatos Zappos, que tiene su sede en la ciudad de Las Vegas. Allí, en su campus, se instalaron las primeras cúpulas prototipo.

Cada aldea de transición contará con residentes de largo o permanentes y de corto plazo. A los primeros se les asignará una vivienda geodésica de 18 metros cuadrados con capacidad para una o dos personas. El sistema permite interconectar cúpulas para sumar metros cuadrados; es decir, que las familias numerosas podrán vivir en múltiples estructuras conectadas.

Un refugio

Las cúpulas de Geoship están destinadas a resistir grandes desafíos ambientales. La cerámica es incombustible, y la compañía dice que refleja más del 80 por ciento del calor del sol, enfriando naturalmente el interior. El material también resiste bien el agua, el moho y los insectos.

Las Vegas es un lugar ideal para montar un pueblo domo porque no solo hay necesidad de vivienda sino que también están presentes los principales ingredientes crudos necesarios para hacer el material cerámico del domo. Estos incluyen agua salada de plantas desaladoras cercanas y aguas residuales de plantas de tratamiento para las mismas.

Hasta ahora, la financiación inicial para el proyecto proviene de inversores privados, dice Bierschenk, "y con suerte del Condado de Clark (que incluye a Las Vegas)", aunque el gobierno aún no se ha comprometido a dar tierras al proyecto. Con la venta de las primeras cúpulas de 18 metros cuadrados que tienen un costo que ronda los US$30.000 se financiará la construcción del resto de las unidades que le darán vida a la primera aldea de viviendas asequibles. Pero para hacer el proyecto más viable, la empresa Geoship planea por cada tres viviendas geodésicas vendidas, donar dos más. Los desarrolladores prevén que a corto plazo estas viviendas puedan alquilarse a tan solo US$9 mensuales.

Las firmas Zappos y Geoship se asociaron con el Proyecto de Reparación de la Ciudad, el Instituto Buckminster Fuller y varios otros grupos empresarios y organizaciones con la finalidad de crear y montar aldeas geodésicas de transición a las afueras de varias ciudades importantes en los Estados Unidos. "Esto permitirá que la gente sin techo tenga un lugar donde pernoctar cada vez que lo necesite", dice Bierschenk.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.