Por las restricciones, las empresas se dolarizan con la compra de oficinas premium