La estrategia de Airbnb para ganar mercado

La plataforma, famosa en el negocio del alquiler temporal, apostará al modelo del condo; los primeros proyectos estarán en Miami y Austin
La plataforma, famosa en el negocio del alquiler temporal, apostará al modelo del condo; los primeros proyectos estarán en Miami y Austin
Lucila Martí Garro
(0)
24 de junio de 2019  

MIAMI.- El sitio web líder en rentas temporarias Airbnb lanzó hoy Natiivo, su nuevo modelo de negocios de condo-hotel, donde un inversor podrá comprar y rentar su unidad o parte de ella como si fuera un cuarto de hotel. En asociación con NGD Homesharing, quien mantendrá la gestión de los edificios, las primeras dos propiedades están previstas para iniciar su construcción este año en Miami y Austin, Texas.

De esta manera, la plataforma crea unidades con reglas propias, dado que desde su aparición en 2008, ha provocado la disputa con gobiernos locales que lo culpan de facilitar el alquiler ilegal de corto plazo en unidades residenciales no habilitadas para tal fin.

Miami Beach es una de las ciudades que ha puesto oposición, dado que la mayoría de sus edificios no permiten la renta por menos de un año. New York, Washington , Boston y Chicago también han dado batalla legal.

La iniciativa anunciada aumenta el mercado de alquiler de viviendas de Airbnb, y agrega el desarrollo inmobiliario a su cartera. Las unidades empezarán venderse desde los US$ 300.000 hasta US$ 1,2 millones.

"Miami y Austin son dos ciudades emergentes y muy importantes en el mercado de Airbnb. En estos dos mercados la demanda es mayor que la oferta y por esas razones las escogimos. Con este modelo, se puede comprar una unidad y alquilarla sin restricciones ya que tiene una licencia hotelera", explicó Harvey Hernandez, fundador y CEO de NGD Homesharing.

Las propiedades de Natiivo ofrecerán a los posibles compradores la flexibilidad para obtener ingresos adicionales a través del hospedaje en Airbnb a su gusto. Los propietarios podrán listar de forma independiente o a través de la administración de Natiivo.

El edificio proyectado en Miami, a poca distancia de los vecindarios de Brickell, Midtown y Wynwood tendrá 48 pisos de altura con 604 unidades y un conjunto de comodidades y opciones de alimentos y bebidas. Más de 400 unidades les ofrecerán a los propietarios la flexibilidad de vivir y/o ser anfitriones, mientras que casi 200 unidades serán casas dedicadas con licencia de hotel. La apertura está prevista para la primavera de 2022.

"Natiivo llena un vacío en el panorama de la hospitalidad al combinar una experiencia elevada, con anfitriones profesionales, un gran diseño y la última tecnología con el servicio, la seguridad y la consistencia de un gran hotel", dijo Hernandez. "Está diseñado para los huéspedes que anhelan una experiencia más auténtica mientras viajan, pero también le ofrece a posibles compradores una propiedad flexible para adaptarse a su estilo de vida", agregó. Airbnb diseñará el interior de las unidades y los espacios comunes.

La expansión

No es la primera vez que Airbnb incursiona en real estate. En su carrera por ampliarse y ganar la batalla contra los gobiernos locales, junto con NGD Homesharing, Airbnb lanzó en 2017 Niido, dos edificios de renta de viviendas en Nasheville, en Carolina del Norte y Orlando, que otorgan la flexibilidad de poder subalquilar por un máximo de 180 días las unidades en Airbnb. Natiivo es un paso más allá, con un modelo que mezcla hotelería con unidades en alquiler.

También el año pasado, la compañía anunció un nuevo producto llamado Backyard -patio trasero-, cuya idea es proveer a las personas de prototipos de distintos estilos de casas prefabricadas. Estos edificios podrían instalarse en los patios traseros o ser casas independientes.

"Con Backyard, estamos usando el mismo lente a través de la cual se previó Airbnb, el potencial del espacio, y aplicándolo más ampliamente a la arquitectura y la construcción", dijo el cofundador de Airbnb, Joe Gebbia, en un comunicado.

No está del todo claro cómo serán las casas de Backyard. Gebbia dijo que estaba reclutando a un equipo de arquitectos, diseñadores e ingenieros para trabajar en el proyecto y esperaba revelar algún prototipo para fines de este año.

Durante los últimos años, Airbnb se ha expandido a nuevos rubros, como parte de un esfuerzo para posicionarse como una compañía completa de viajes. Primero llegó "Experiences", su versión de tours de un día ofrecidos por particulares; luego lanzó "Adventures", una colección de viajes de tres a siete días orientado a ofrecer destinos y recorridos ofrecidos por locales fuera de los circuitos típicos con comidas, transporte terrestre y alojamiento.

Dado que en sus comienzos el sitio empezó con la idea de alquilar "el sofá del living de casa", en 2017 captó un target más alto al comprar en alrededor de US$ 200 millones, Luxury Retreats, un sitio de alquiler de casas de lujo. Y abrió su línea Airbnb Plus, una colección de alquileres de casas verificadas y de alta calidad.

La expansión de la marca, que a diez años de nacer ofrece más de cinco millones de propiedades en su plataforma a lo ancho de 200 países, es un caso de estudio en universidades.

En 2017, la compañía informó ganancia de US$ 100 millones sobre una facturación de 2600 millones. El monto total de usuarios sobrepasó los 400 millones en 2018.

Parte de esa expansión es empujada por el turismo en destinos emergentes, lo cual surgió analizando las demandas de sus propios clientes. Por eso, Airbnb viene desembarcando agresivamente en puntos remotos. Se posicionó en Australia abriendo oficina en Sydney (hoy su segundo mercado después de Estados Unidos), Rusia, Korea del Sur, India y China, entre otros.

En marzo pasado anunció la adquisición de HotelTonight, una app de reserva de hoteles de último minuto, exclusivamente para la misma noche.

Además hace un año y medio incursionó en la renovación urbana. La empresa desarrolló un proyecto en Yoshino, una pequeña ciudad maderera de Japón, lejos del los polos turísticos habituales de esa geografía. Construyó la casa Yoshino Cedar House (YCH), una vivienda de madera de cedro.

El proyecto estaba destinado a ayudar a revitalizar la ciudad y a proporcionar un medio de apoyo a la población de ese país que envejece a un ritmo vertiginoso. A su vez podría invitar a los viajeros a descubrir su cultura. "Yoshino está allí y tiene cosas increíbles para ofrecer. El problema era averiguarlo", relató Gebbia "La hipótesis de trabajo que sirvió para dar rienda suelta a este proyecto sostenía que podíamos estimular regiones conectándolas a la red de Airbnb", agregó y presentó números. La empresa publicó un informe anual sobre YCH que da cuenta que al año de poner en marcha la iniciativa recibió unos 346 invitados, provenientes de 30 países. El total de reservas fue de casi US$25.000; mientras que los que llegaron en forma directa (sin reservas) aportaron unos US$50.000 adicionales.

Para Airbnb, el proyecto YCH representa un enfoque novedoso que plasma la responsabilidad social corporativa de la cadena internacional. Según la compañía, en lugar de simplemente regalar dinero, están usando las herramientas disponibles para crear un estímulo económico.

Pero el dinero, dice Gebbia, no era el único propósito. Por el contrario, la esperanza es ofrecer al menos una solución al problema de las pequeñas ciudades que se reducen a medida que envejecen sus habitantes. Las conclusiones pueden ser significativas no solo para Yoshino y Airbnb, sino también para cualquier planificador comunitario que lidia con el problema global de las pequeñas ciudades en declive. Si bien la plataforma digital avanza con el modelo, es curioso que el proyecto de Japón fue inicialmente inspirado por una mujer mayor en las zonas rurales de ese país que comenzó a ofrecer una vivienda a través de Airbnb en su pequeña ciudad de Tsuyama Okayama. Sus vecinos pensaron que estaba loca y se preguntaron por qué alguien visitaría. Pero los hechos demuestran que cualquier zona de Japón despierta encanto en los turistas.

En definitiva, todo parece indicar que la compañía valuada en US$31.000 millones que busca proveer la experiencia completa de viaje va por más y debería expandirse en el mercado de vuelos. De hecho, este año contrató a Fred Reid, un veterano de la industria de viajes y fundador de la aerolínea Virgin America de Richard Branson, lo cual generó suspicacias. Sin embargo desde Airbnb aseguran que no tienen en mente fundar su propia aerolínea ni ser una herramienta más para reservar vuelos. Pero algo viene en camino. Habrá que esperar.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.