Montaron un coworking en un estacionamiento

La iniciativa se realizó en San Francisco, duró un día y buscó concientizar sobre los altos costos del servicio en la ciudad
La iniciativa se realizó en San Francisco, duró un día y buscó concientizar sobre los altos costos del servicio en la ciudad
(0)
5 de agosto de 2019  

Hace unos meses la ciudad norteamericana de San Francisco se convirtió por un día en un gran espacio de coworking. Los trabajadores de los rubros de tecnología, inversión, diseño y activismo se adueñaron de diferentes espacios públicos, y juntos dieron forma a una inusual jornada de trabajo colaborativo. En esta ocasión el encuentro se realizó en un espacio público, las mesas estaban dispuestas en un área que habitualmente se utiliza para el estacionamiento de vehículos. Este fue el lanzamiento oficial de una iniciativa llamada WePark, que plantea la pregunta: "¿Qué pasaría si usáramos el estacionamiento para algo más?"

Todo surgió unos días antes cuando Víctor Pontis, harto de trabajar desde su departamento e imposibilitado de alquilar por los altos precios tanto un espacio de coworking como una oficina convencional (la primera opción puede costar más de US$400, mientras que la otra ronda los US$3800) arrastró una mesa y una silla a un estacionamiento libre próximo a su hogar y trabajó desde allí durante toda la jornada. Cuando Pontis (es voluntario de Yimby Action, un grupo que aboga por un mayor desarrollo de viviendas y un mejor uso del espacio urbano) compartió su idea por twitter se comenzaron a multiplicar los interesados en imitar su accionar. En este marco nació la idea de establecer una carpa en un espacio de estacionamiento y dar forma a la iniciativa que se llamaría WePark. Horas después de la aceptación popular, por medio de las redes, llegó el nacimiento del sitio web y cuatro días más tarde se concretó la propuesta en pleno centro cívico de la ciudad.

La original propuesta no sólo llamó la atención de ciudadanos de San Francisco sino también de otras urbes. Ese día a estos espacios de coworking montados en estacionamientos se acercaron personas que residían en Santa Mónica y hasta una turista originaria de Toulouse, Francia. Muchos de ellos montaron sus propias estaciones WePark, mientras otros se sumaron a las propuestas de otros emprendedores. Mientras todos los participantes trabajaban en sus propios proyectos, juntos, demostraron de manera colectiva y concertada dos puntos: uno sobre el alto costo de los espacios de coworking en una ciudad en la que resultan inaccesibles para la mayoría del público y otro sobre cómo el espacio que actualmente se dedica al estacionamiento en las calles en la mayoría de las ciudades podrían ser utilizadas de mejor manera.

Uno de los antecedentes de esta iniciativa es el Día del Parque, una jornada llevada adelante por activistas y diseñadores que se realiza cada septiembre en diferentes ciudades del planeta. Esta actividad alienta a los residentes a transformar los espacios de estacionamiento en parklets. Por otro lado, el coworking al aire libre tampoco es un concepto nuevo: Outbox en Silver Spring, Maryland, se configura cada verano como un espacio de coworking sombreado y habilitado para wi-fi en una parcela de terreno público del tamaño de un lugar de estacionamiento. Cada Outbox puede alojar alrededor de 20 trabajadores, pero la idea es que, debido a que son modulares, pueden proliferar de manera bastante rápida y fácil. Para Matt Brezina, un emprendedor e inversor que también se ofrece como voluntario en People Protected, dio su testimonio sobre la jornada. "WePark reunió gente de todo tipo hubo desde usuarios de proyectos de coworking hasta gente que trabaja desde su hogar y que no podía pagar los costos que proponen las diferentes propuestas de oficinas colaborativas. Aquellos profesionales independientes que trabajan solos también disfrutaron de la experiencia de trabajar junto con otras personas y de formar una comunidad laboral", dice Brezina, quien originalmente fue una de las personas que se contactó con Pontis previo al nacimiento de WePark. Según Brezina, a su espacio llegaron cerca de 30 personas, las cuales solo tuvieron que pagar cada una de ellas US$2,25 por hora, lo que representaba el costo del estacionamiento en las calles de San Francisco. "Esta ciudad tiene alrededor de 275.000 espacios de estacionamiento, y a medida que aumentan las preocupaciones sobre los impactos climáticos que generan los automóviles, y las opciones de transporte personal más sostenibles como bicicletas y scooters crecen en popularidad, vale la pena cuestionarse, dice Brezina, si el estacionamiento en la calle es realmente el mejor uso de espacio de la calle de la ciudad".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.