Vuelta al trabajo: la fórmula que evitaría una segunda ola de contagios

La fórmula matemática que evitaría una nueva ola de contagios por coronavirus en las oficinas
La fórmula matemática que evitaría una nueva ola de contagios por coronavirus en las oficinas
Adele Peters
(0)
18 de mayo de 2020  • 09:15

Existe un riesgo obvio de reabrir la economía durante la pandemia , incluso en lugares donde la cantidad de casos de Covid-19 está disminuyendo: a medida que más personas vuelvan a ponerse en contacto, los casos podrían surgir nuevamente y las empresas podrían verse obligadas a cerrar por segunda vez. Corea del Sur está viendo un nuevo aumento en los casos después de que el brote parecía estar bajo control. En China, han surgido nuevos casos en Wuhan, el epicentro original del virus. Pero un ajuste a los horarios de trabajo, junto con el distanciamiento social y otras herramientas como el seguimiento de contactos, podría ayudar a las empresas que no pueden trabajar de forma remota a reabrir potencialmente de manera segura.

La idea depende de las matemáticas simples. Después de que alguien se infecta, toma un promedio de tres días antes de que puedan infectar a otra persona. Eso significa que, en teoría, las personas pueden trabajar o asistir juntas a la escuela por un corto período de tiempo si luego pasan otro período de tiempo encerrado, cuatro días de trabajo seguidos de 10 días en casa . Si se enfermaron durante su tiempo en el trabajo, aparecerá durante sus 10 días libres y no volverán a trabajar hasta su próximo turno de 4 días.

"La idea es que las personas trabajen en ciclos de dos semanas" , dice Ron Milo, profesor de biología computacional y de sistemas en el Instituto de Ciencias Weizmann en Israel, que trabajó con otros investigadores para modelar el impacto de los cambios en los horarios de trabajo. " Estarán en el trabajo durante cuatro días, y para cuando se vuelvan infecciosos, estarán en casa encerrados durante 10 días. Esto disminuirá significativamente el número de casos resultantes de cada infección y, por lo tanto, ofrece una estrategia factible para un retorno a la actividad económica que puede prevenir una segunda ola de Covid-19".

Cuando modelaron el ciclo alterno de 4 días de trabajo y luego 10 días, el resto de esa semana y toda la semana siguiente, los investigadores encontraron que el número de reproducción del virus, o el número de personas que infecta a cada persona infectada, cayó por debajo de uno, lo que significa que el virus puede extinguirse. Algunas estimaciones sugieren que sin controles, el virus tiene un número de reproducción entre 4,7 y 6,6 , lo que lo hace mucho más contagioso que la gripe estacional.

Las variaciones en el horario también pueden funcionar. En Austria, las escuelas comenzarán a enviar a los estudiantes a la escuela en dos grupos diferentes, cada uno asistiendo a clases en persona durante cinco días cada dos semanas. "El enfoque es flexible y adaptativo y en nuestro artículo científico analizamos una amplia gama de posibilidades que funcionan de manera similar", dice Milo. "Uno puede comenzar con más días si hay fuertes indicios de que la propagación está bajo control y está disminuyendo. Cuatro días de trabajo es un punto de partida conservador, y si se observa una disminución continua en los casos, se pueden permitir más días de trabajo ".

Para las empresas que necesitan personas presentes para funcionar, el cronograma podría permitir una operación continua si las personas pueden trabajar en grupos alternos. Para los empleados, podría permitir el trabajo a tiempo parcial mientras se protege la salud de los trabajadores; Tener menos personas en una oficina o fábrica en un momento dado también ayudará a reducir el riesgo de infección . Pero en las empresas donde todos los empleados pueden trabajar de forma remota, dice Milo, deberían continuar haciéndolo.

El enfoque no es una panacea: las tiendas minoristas y otras empresas que interactúan con el público aún deberán tomar precauciones adicionales para frenar la propagación del virus, como la recolección en la acera para pedidos y el uso de máscaras . La estrategia "debe agregarse a medidas que incluyen distanciamiento físico, higiene y protección de las poblaciones en riesgo", dice Milo. "Las empresas deberían tomar esas medidas mientras se abren". Pero podría hacerse incluso sin el tipo de pruebas generalizadas que muchos expertos en salud pública dicen que es necesario para una reapertura segura antes de que haya una vacuna o tratamientos efectivos. También significa que en algunas áreas, las empresas podrían abrirse de manera segura antes de lo que hubieran podido y los empleados podrían comenzar a ser contratados de nuevo para trabajar, al menos a tiempo parcial. Eso podría ayudar a generar más apoyo público, como escribieron recientemente Milo y los investigadores Uri Alon y Eran Yashiv en The New York Times: En concreto, se evita los costos económicos y psicológicos de abrir la economía y luego tener que restablecer el bloqueo total cuando inevitablemente resurgen los casos. Dar esperanza y luego quitarla puede causar desesperación y resistencia.

"El peligro de una segunda ola, un resurgimiento de la epidemia, que requerirá volver al bloqueo total es mayor, especialmente si el número de casos no ha disminuido constantemente y la infraestructura para el rastreo de contactos no está bien establecido ", dice Milo. "Nuestra sugerencia ofrece un cronograma predecible al que las personas pueden adaptarse, concluye.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.