Reina Máxima. Sus árboles de Navidad se convirtieron en comida para bisontes