Por qué una vacuna que no evita la infección de Covid-19 sigue siendo útil para frenar la pandemia