Alarma y polémica por los linchamientos

A la muerte de la semana pasada se sumó un nuevo caso en Rosario; durante el fin de semana hubo otros episodios en la Capital, La Rioja y Río Negro; la Presidenta criticó el “deseo de venganza”; Massa ligó los hechos a la “ausencia del Estado”
(0)
1 de abril de 2014  

Con la fuerza de la reiteración de casos crece la amenaza de una ola de intolerancia y violencia encarnada en la justicia por mano propia ante el delito . Además del caso de David Moreira, el joven asesinado a golpes la semana pasada en Rosario tras el robo de una cartera, se conoció ayer un nuevo hecho de linchamiento en esa ciudad. A ese episodio se suman otros similares ocurridos durante el fin de semana en la Capital, la ciudad de La Rioja y General Roca, en Río Negro.

La sucesión de hechos ya causa alarma y preocupación, y motivó declaraciones en el más alto nivel político. Primero fue el diputado nacional Sergio Massa, que condenó los casos de justicia por mano propia y atribuyó esas reacciones a la "ausencia del Estado" (ver aparte).

Más tarde, la presidente Cristina Kirchner también abogó contra la violencia. Pero, en una velada referencia a las declaraciones del líder del opositor Frente Renovador, sostuvo que en estas horas se necesitaban "miradas y voces que traigan tranquilidad, no voces que traigan deseos de venganza, de enfrentamiento, de odio" . Para cimentar el concepto, agregó: "No queremos ninguna Noche de los Cristales", en referencia al pogrom nazi contra los judíos en la Alemania de 1938.

Detrás de las declaraciones, los hechos duros. Ayer, una filmación hecha con un teléfono celular aportó datos precisos sobre quiénes lincharon el jueves pasado a David Moreira, de 18 años, luego de que fue atrapado por vecinos del barrio Azcuénaga tras haber intentado robarle la cartera a una mujer que llevaba un bebe en brazos.

Mientras se producía ese avance sustancial en el caso Moreira, se conoció ayer en Rosario otro hecho que encierra misterio y abre sospechas. Es el de Maximiliano Fernández, de 21 años, que fue hallado muerto el sábado en un balneario de la zona norte de la ciudad con la cabeza destrozada a golpes. "Creemos que fue linchado. Su rostro estaba desfigurado", contó un familiar a LA NACION en una vivienda del barrio La Cerámica, donde el muchacho fue velado ayer a la tarde. Hay sospechas de que a ese joven lo habrían atacado por el robo de un celular.

En medio de esa escalada viral de violencia y "ajusticiamientos", también se conoció ayer el testimonio de uno de los dos jóvenes que recibieron una brutal paliza en la zona oeste rosarina a manos de remiseros que los confundieron con ladrones a los que perseguían. Les dispararon, debieron refugiarse en una estación de servicio para salvar sus vidas, pero a uno de ellos le desfiguraron la cara a golpes. Leonardo Medina, de 24, que iba al trabajo en una moto con Oscar Bonaldi, de 22, recordó ayer la pesadilla que vivieron en Perú y Montevideo, cuando pensaban que les querían robar la moto, sin sospechar que, en realidad, los buscaban para castigarlos por un asalto que ellos no habían cometido.

En cuanto al caso Moreira, el fiscal regional de Rosario Jorge Baclini confirmó a LA NACION que se obtuvo un video en el que se puede distinguir a dos jóvenes que golpean salvajemente al ladrón. La filmación fue realizada, según señaló el fiscal, con el celular de una de las personas que presenciaron el linchamiento. En las redes sociales aparecieron fotos que muestran al muchacho desvanecido y ensangrentado tirado en el medio de la calle. Moreira murió el sábado.

Baclini explicó que si se logra identificar a esos sospechosos, se ordenará su detención por homicidio simple, un delito con penas de entre 8 y 25 años de cárcel. El fiscal advirtió que el caso podría tener agravantes porque Moreira se encontraba en estado de total indefensión. El joven sufrió serios traumatismos de cráneo; las patadas en la cabeza le provocaron pérdida de masa encefálica.

La muerte de Moreira, que no tenía antecedentes penales, según informó la policía, generó marchas de protesta de sus familiares y amigos del barrio Empalme Graneros. Lorena Torres, madre del joven, dijo que quienes lincharon a su hijo "lo deberían haber llevado a una comisaría".

El asesinato de este joven encendió un debate en los medios de la ciudad. El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Juan Lewis, afirmó que justificar el linchamiento de un supuesto asaltante por la "ausencia del Estado" es un grave error de interpretación, porque se trató "lisa y llanamente de un homicidio".

Al caso de Moreira se suman ya otros dos en Rosario y uno en Santa Fe capital.

LA PRESIDENTA PIDIÓ INCLUSIÓN

La presidenta Cristina Kirchner dijo ayer que "no hay mejor antídoto contra la violencia que lograr que mucha más gente se sienta incluida" y que "cuando alguien siente que su vida no vale dos pesos para el resto de la sociedad no le podemos reclamar que sienta que la vida de los otros no valga dos pesos". En un acto en la Casa de Gobierno donde presentó el plan Recuperar Inclusión, señaló: "Todo lo que sea generar violencia siempre engendra más violencia. Tenemos que lograr entre todos los partidos políticos entendernos".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.