Antropólogas: el desafío de identificar a víctimas de la trata y de los femicidios

La delicada tarea de exhumación de restos
La delicada tarea de exhumación de restos Crédito: Gentileza CIAV
Un colectivo de profesionales en ciencias forenses participa en las investigaciones y diagrama sus acciones a partir del estudio de las causas, el contexto de las personas y la perspectiva de género
Gastón Rodríguez
(0)
19 de agosto de 2019  

De Yamila Cuello nada se sabe desde hace casi diez años, cuando salió de su casa, en el barrio Coronel Olmedo, en la periferia de Córdoba. Johana Chacón también desapareció hace años, en Lavalle, Mendoza, pero al menos hubo una condena por su crimen, aun cuando nunca se encontró su cuerpo. Ambos casos, además del misterio del paradero, tienen en común la participación como peritos oficiales de la Colectiva de Intervención Ante las Violencias (CIAV), una organización que trabaja en la identificación de personas desaparecidas en democracia aplicando herramientas de la antropología forense y las ciencias sociales con perspectiva de género.

"En 2012, con un grupo de compañeras y alumnas de Arqueología y Antropología, fundé Acciones Coordinadas Contra la Trata (ACCT), como organización sin fines de lucro. El año pasado revisamos nuestra identidad luego de comprender que la complejidad y la dinámica de la trata de personas, fenómeno en el que nos habíamos enfocado, exigían una lectura en diálogo con los procesos políticos y sociales que se encuentran en constante transformación. Así, ampliamos nuestro espectro de trabajo hacia los ejes de violencias, conflictos sociales, derechos humanos, géneros y diversidades sexuales y rediseñamos nuestras propuestas de intervención. Básicamente, ocurrió que nos llegaban denuncias de desapariciones en contextos de trata, pero al empezar el abordaje nos advertíamos que se trataba de femicidios o de casos de violencia de género", explica a LA NACION la antropóloga forense Celeste Perosino.

La metodología general de trabajo de la CIAV tiene tres etapas. La primera consiste en la lectura "integral y exhaustiva" del expediente para conocer en profundidad el caso. Luego se hace una auditoría o revisión de la investigación: cómo se avanzó en la causa, qué medidas se tomaron y cuáles no, y si las que se realizaron siguieron los protocolos establecidos y las "buenas prácticas". Por último, se arma un cuadro de situación acerca del contexto de desaparición a partir de tres variables -actores, tiempo y espacio-, generando una visión global del contexto, los incidentes y los sucesos que rodean el hecho. Recién entonces se propone un abordaje y se plantean una hipótesis principal y otras secundarias que después determinarán el curso de acción.

"Es común que en los expedientes se acumulen gran cantidad de información y registros burocráticos como producto de medidas de prueba que luego no son analizadas ni procesadas. Esto hace que se pase por alto información que puede ser de gran interés", advierte Perosino.

"En muchos de los casos en los que intervinimos la hipótesis de trata no encajaba. La experiencia nos demostró que existe un entramado de violencia del cual el delito de trata forma parte, pero no se agota en él", remarca Andrea Gutiérrez, otra integrante de CIAV.

La organización ya no espera que la Justicia la convoque para participar de una causa. No pocas veces ellas suelen presentarse como perito de parte (la abogada feminista Luli Sánchez suele incluirlas en su equipo de trabajo), como ocurrió en los casos de Inmaculada Concepción Núñez y Celeste Grippo.

Antes de las tareas de campo se realiza un exhaustivo análisis del expediente
Antes de las tareas de campo se realiza un exhaustivo análisis del expediente Crédito: Gentileza CIAV

A Núñez, una feriante de 44 años, la encontraron muerta en una calle del barrio Santa Catalina, en Lomas de Zamora. Estaba semidesnuda e irreconocible por los golpes recibidos con, se presume, un objeto contundente. Grippo apareció en el vestidor de su departamento de Valentín Alsina con un tiro de escopeta en el vientre. Hasta la intervención de la CIAV, la fiscalía investigaba un suicidio "acrobático": decían que la víctima había apretado el gatillo con un dedo del pie.

"En el caso de Inmaculada sugerimos medidas para profundizar la reconstrucción del hecho y establecer responsabilidades. Eso nos permitió demostrar que se trataba de un femicidio en contexto de prostitución y plantear la necesidad de que la causa se investigara con perspectiva de género, poniendo énfasis en las precariedades en que ella estaba inmersa", destaca Perosino.

Trabajo detectivesco

Como regla general, en las causas de femicidios la organización realiza entrevistas a familiares, amigos y conocidos de la víctima con el objetivo de conocer las modalidades de violencia de género sufridas y su desarrollo y extensión en el tiempo.

También se identifican hechos puntuales de violencia, hayan sido denunciados formalmente o no; se busca conocer los cambios en la rutina y los comportamientos de la víctima en los distintos momentos de su relación de pareja -las fases de unión y de ruptura-, y reconstruir la conducta del agresor con anteriores parejas o vínculos sexoafectivos.

"Nosotras aportamos una mirada interdisciplinaria en la lectura de las causas en conjunto con una perspectiva de género que, desafortunadamente, la Justicia de nuestro país no pone en práctica", concluye Gutiérrez.

Un exitoso cotejo de datos que parecían aislados

El proyecto de "identificación de personas desaparecidas por el delito de trata de personas y otros fenómenos" encarado desde octubre de 2013 por la CIAV tuvo como objetivo unificar, cotejar y comparar datos que se encontraban aislados, para hallar posibles víctimas del delito de trata de personas u otras modalidades delictivas. Confrontaron denuncias de personas desaparecidas, ausentes del domicilio y no localizadas con los registros de cadáveres NN existentes en comisarías, hospitales, centros de salud mental e institutos de menores, los registros nacional y bonaerense de personas extraviadas y datos de Missing Children Argentina y la Red Solidaria. Así lograron identificar a 277 hombres y 24 mujeres.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.