Cifras oficiales: creció 16% el número de asesinatos en el país

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
Según los registros de mortalidad del Ministerio de Salud hubo 3352 homicidios en 2013, contra 2888 del año anterior; llamativa disparidad entre los números de distintos organismos
(0)
28 de mayo de 2015  

Los homicidios en la Argentina mantienen una constante curva ascendente en los últimos cuatro años. Las más recientes cifras del Ministerio de Salud revelan que los homicidios en todo el país crecieron un 16% en 2013 con relación a 2012.

Los números dinámicos de Salud, además, suman más que los de las estadísticas de Justicia o de Seguridad. Las variaciones entre las primeras y las segundas llegan hasta al 10%, según el distrito. Esto se debe a que la cartera sanitaria sigue la evolución de cada caso y, eventualmente, actualiza la cifra de muertes, mientras que los otros "congelan" el dato en el momento de la primera comunicación, que es la que da origen a cada expediente judicial.

La Asociación para Políticas Públicas (APP) analizó los datos sanitarios de mortalidad y determinó que mientras en 2012 habían sido asesinadas 2888 personas, en 2013 se contabilizaron 3352 crímenes en el país. Esa cifra establece una tasa de homicidios de 8,8 cada 100.000 habitantes. Es muchísimo más baja que la de Honduras (103), el país con mayores niveles de crímenes en América, o de México (24), con su guerra narco interna, pero duplica a la de países vecinos como Chile (4,6), según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud. Los datos argentinos revelan que subió la cantidad de asesinatos a partir de 2010.

Según Salud, 1556 personas fueron asesinadas en 2013 en Buenos Aires, 10 cada 100.000 habitantes. La Procuración provincial sumó ese año 1432 casos, un 9% menos que la cartera sanitaria. La Capital contó 193 homicidios (tasa de 6,7), en tanto que la Corte Suprema de Justicia de la Nación relevó, en ese mismo año, 176 hechos, un 10% menos que Salud. El registro más bajo fue el de Tierra del Fuego: 2 homicidios y una tasa de 1,6 cada 100.000 habitantes.

Aunque el trabajo de la APP se ciñó al análisis de datos de 2013, otros indicadores -datos parciales en algunas provincias- permitirían vislumbrar que en 2014 se sostuvo el ritmo de crecimiento. El mes pasado la Procuración bonaerense informó que en 2014 hubo 1478 homicidios, un 3,21% más que el año anterior. No obstante, esa tendencia creciente se revirtió a partir de que el gobernador Daniel Scioli decretó la emergencia en materia de seguridad, en abril del año último; en la segunda mitad de 2014 la cifra de homicidios en ocasión de robo cayó un 42,55%, según publicó LA NACION en su edición del 27 de abril.

Como antes de la crisis

A nivel país, en 2013 se alcanzaron los niveles de homicidios previos al del estallido de diciembre de 2001. Entonces Salud relevó 3570 asesinatos, mientras que en plena crisis económico-social de 2002 el número trepó hasta 4630 casos, casi un 30% más. Desde ese pico hasta 2010 hubo una disminución, que comenzó a revertirse desde ese año.

En ese año, justamente, el Gobierno dejó de hacer pública la cifra oficial de homicidios. Se dejó de comunicar entonces, incluso, a organismos internacionales. No obstante, ya en ese momento aparecían divergencias entre los asesinatos informados por el Sistema Nacional de Información Criminal y los homicidios registrados por Salud. La diferencia no es un problema exclusivo de la actual administración federal: en el informe de APP se observan divergencias desde 1998.

"La falta de publicación de datos sobre seguridad por el gobierno nacional y algunas provincias implica un déficit democrático y una violación del principio republicano de gobierno", explicó Diego Fleitas Ortiz de Rozas, director de APP y autor del más reciente documento sobre homicidios en la Argentina.

"El incremento total de homicidios en el país se explica en buena medida por el aumento ocurrido en las provincias de Santa Fe y de Buenos Aires, pero también hay otras en las que aumentaron. Las variaciones entre las provincias nos indican que además de cuestiones generales también tienen incidencia dinámicas de violencia o problemas institucionales de tipo local", agregó.

En el informe de APP, Santa Fe y Chubut tienen las mayores tasas de homicidios, con 13,2 cada 100.000 habitantes en ambos casos. En cifras netas la diferencia entre esas provincias es alta: 421 homicidios en la primera y 81 en la otra. Ambas tuvieron un crecimiento interanual por encima del promedio nacional.

"Las posibles explicaciones del incremento de homicidios son conflictos vinculados al narcotráfico, el aumento de los robos, y habría que determinar en qué medida problemas socioeconómicos no podrían estar también repercutiendo", comentó Fleitas Ortiz de Rozas.

Las duras cifras de la muerte

3352

asesinatos en 2013

Fueron contabilizados por el Ministerio de Salud de la Nación en su estadística de mortalidad

1556

casos en Buenos Aires

Registró Salud en 2013. Ese mismo año la Procuración General de la provincia contabilizó 1432 hechos. La diferencia es del 9%

193

hechos en la Capital

Durante 2013, según los datos de Salud. En el mismo período la Corte Suprema de Justicia de la Nación registró 176 casos. La diferencia es del 10%

8,8

cada 100.000 habitantes

Fue la tasa de homicidios en la Argentina en 2013, según los datos de Salud

2

homicidios

Son los que hubo en Tierra del Fuego en 2013

Del editor: qué significa. Las estadísticas criminales son más que el frío registro de un drama cotidiano: son un insumo indispensable a la hora de idear soluciones.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.