srcset

Crónicas del crimen

Crónicas del crimen. El "Pampa" Félix Orte: el asesinato impune de un ídolo

Gabriel Di Nicola
(0)
29 de noviembre de 2019  

El silencio y la tranquilidad de la madrugada se interrumpieron de golpe, destrozados por un estruendo seco. Marisa Sanfilippo intuyó que algo grave había pasado en la puerta de su casa. Dejó a Nadia, su beba, en la cama, apoyó la mamadera en la mesa de luz, corrió la cortina y miró hacia la calle a través de la ventana. Fue todo estupor: su marido, el futbolista Félix Lorenzo Orte, el Pampa, estaba gravemente herido en la vereda. La mujer llegó a ver a un joven con un arma en la mano correr y subirse a un auto de color terracota, según describió.

Eran las 5.15 del 19 de noviembre de 1989. El Pampa Orte, de 33 años, potente delantero que fue ídolo en Banfield y dejó un recuerdo imborrable en Racing y en Rosario Central, murió poco después en el Policlínico de Lomas de Zamora, adonde fue trasladado en el auto de un vecino. Le habían disparado en la cara, a no más de medio metro de distancia; el proyectil, calibre 32, había ingresado por el pómulo izquierdo y le dañó varios órganos en su recorrido posterior.

Un día después del homicidio, el juez a cargo de la investigación, Gustavo Amoroso, descartó el robo como móvil del crimen. Según las publicaciones de la época, comenzaron a sopesarse las hipótesis de una venganza, de un crimen por encargo. Pero el asesinato del ídolo nunca pudo ser esclarecido. Pasaron 30 años y quedó impune. Fue, al cabo, un crimen perfecto.

"La gran dificultad que tenemos es especificar el móvil del homicidio. No se trató de un robo. El asesino actuó con tranquilidad. Después del disparo, se dirigió sin prisa a un Peugeot 504 terracota en el que lo aguardaban tres sujetos y todos partieron a velocidad normal", sostuvo el juez Amoroso días después del asesinato, según reflejó una nota de la época en el diario Crónica.

La casa de Félix Lorenzo Orte, frente a la cual lo mataron
La casa de Félix Lorenzo Orte, frente a la cual lo mataron Crédito: Archivo

Orte, que había nacido el 2 de junio de 1956 en Catriló, La Pampa, vivía con su esposa y sus hijos -la pequeña Nadia y Mauro, de 9 años- en Carlos Croce al 200, una zona residencial de Lomas de Zamora. A los 33 años, el Pampa integraba el plantel de El Porvenir, daba clases en una escuelita de fútbol y tenía una zapatería.

La noticia del homicidio de Orte fue publicada en la página 14 de la edición de LA NACION del 20 de noviembre de 1989. "Una patota asesinó de un tiro al futbolista Félix Orte", fue el título de esa crónica.

En un recuadro, titulado "Su estilo, pura potencia", se hizo un perfil de su carrera como jugador de Banfield, Racing, Rosario Central y Loma Negra, aquel proyecto deportivo de Amalia Lacroze de Fortabat. Se recordó que en 1977 había sido convocado a la selección por César Luis Menotti.

"Había heredado de su padre el oficio de maestro panadero. A los 16 años, decidió independizarse, y en Temperley su personalidad fluctuaba entre el calor del horno y el papi fútbol en un clubcito [sic] de barrio", publicó LA NACION.

Como juvenil se probó en Independiente, Banfield y Racing. Siempre fue rechazado hasta que, en una nueva oportunidad, en El Taladro, el maestro Adolfo Pedernera lo hizo dedicarse con exclusividad al fútbol y se alejó del pan.

Mural en homenaje al Pampa Orte, en Lomas de Zamora
Mural en homenaje al Pampa Orte, en Lomas de Zamora Fuente: Archivo - Crédito: @tradicion_CAB

Debutó en la primera de Banfield en 1972. Seis años después, fue vendido a Rosario Central por 80.000.000 de pesos de la época. En un generoso gesto, el goleador donó $1.200.000 para "fomento de las divisiones juveniles".

Después pasó por Loma Negra, de efímera pero fulgurante presencia en los torneos nacionales entre 1981 y 1983. Siguió en Racing, hizo una experiencia en México y regresó a Banfield, donde formó parte del equipo que ascendió a primera en 1987. Dos años después se incorporó a El Porvenir, pero no llegó a debutar por una serie de lesiones y por el balazo que segó su vida.

"Félix era mi gran amigo. Un hermano mayor. Me enseñó a caminar la vida. En esos días iba a ser papá y el Pampa era el padrino de mi primer hijo. Cuando lo mataron yo estaba concentrado. Era jugador de Independiente y esa tarde enfrentábamos a River en el Monumental. Era un partido muy importante. No paraba de llorar. Jorge Solari me dijo que era importante que jugara. Lo hice pensando todo el partido en él. Cuando terminó, no pude parar de llorar. Me fui al velatorio y le dejé en el cajón la camiseta que usé esa tarde. Todavía lo recuerdo mucho a Félix", le contó el exfutbolista Elvio Vázquez al periodista e investigador Carlos Aira para la nota "Redescubriendo al Pampa Orte", publicada en www. xenen.com.ar.

Final de fiesta

La madrugada del 19 de noviembre de 1989, la familia Orte acababa de regresar de una fiesta de 15. Después de entrar el auto en la cochera, y mientras su esposa le preparaba una mamadera a Nadia, de solo un año, el Pampa salió a la calle. Algunos testimonios de la época decían que había ido a tomar mate a la vereda, como solía hacer a esas horas. Otros se quedaron con la versión de que había ido a tirarles sal a las babosas que acechaban en el jardín del frente.

"Alrededor de las 5.15, Félix, mi hija y mis nietos regresaron a su casa después de una fiesta. Guardaron el auto en la cochera y después de sacarse la ropa mi yerno se puso pantalones cortos y salió a la puerta a tomar mate. Mientras, mi hija le daba la mamadera a la beba", afirmó al diario Crónica, pocas horas después del crimen, Ricardo Sanfilippo, suegro y agente de la víctima.

El comisario Félix Murad, que cumplía funciones en la comisaría 1ª de Lomas de Zamora en el momento del homicidio, sostuvo ante los medios de comunicación que según el testimonio de los vecinos era normal que Orte tomara mate en la vereda en horas de la madrugada. Para el jefe policial, el "grupo agresor" había atacado "a sangre fría".

Cuatro días después del homicidio, la policía bonaerense difundió un identikit del supuesto asesino e incluso se hicieron varios allanamientos en San Justo, partido de La Matanza.

Según la descripción de los testigos, el homicida tenía unos 25 años, era de 1,70 metros de estatura y debía pesar 70 kilos; tenía cutis blanco, cabellos de color castaño oscuro y ojos del mismo tono.

El 27 de noviembre de 1989, la primera edición de Crónica anunciaba que el asesino del Pampa Orte había sido identificado. En la publicación periodística se sostenía que había sido un crimen por encargo y que el móvil podía estar relacionado con una venganza, sin revelar el motivo. Además, se afirmaba que se avecinaban horas decisivas para la investigación.

Dos días después, el mismo medio informaba que el presunto asesino del Pampa había sido detenido en el barrio porteño de San Cristóbal, en un operativo conjunto entre la policía bonaerense y detectives de la Federal.

El sospechoso del crimen de Félix Lorenzo Orte, luego liberado por falta de pruebas
El sospechoso del crimen de Félix Lorenzo Orte, luego liberado por falta de pruebas Crédito: Archivo

"La fisonomía del sospechoso coincide con el identikit", publicó Crónica. El imputado, Miguel Quintana, tenía 28 años y trabajaba en la fábrica de galletitas Terrabusi. Vivía con su familia en un hotel de pasajeros de la calle Estados Unidos al 1300, en el barrio porteño de Constitución.

"Yo sé que esto se dice siempre, pero alguna vez van a tener que escuchar la voz de los pobres y no solamente la de la policía. Mi esposo es un trabajador", rogaba Dinarda, la mujer de Quintana, después de la detención.

Durante varias semanas, el diario Crónica siguió día a día las alternativas del caso. El 1º de diciembre de 1989 informó que la declaración indagatoria del sospechoso había durado cuatro horas y que había negado su participación en el homicidio del ídolo.

Alevosía

El juez Amoroso había calificado el caso como homicidio calificado y con alevosía. Antes de la declaración indagatoria, hubo una rueda de reconocimiento.

"La viuda [por Sanfilippo] estalló en una crisis de nervios y gritó '¡es él, es él!'", según la reconstrucción que se hizo en el diario Crónica de la rueda de reconocimiento.

Dinarda, la esposa de Miguel Quintana, declaró como testigo y sostuvo que la noche del homicidio su marido había dormido con ella y se había levantado a las 11.

Mientras el sospechoso continuaba detenido y el juez Amoroso analizaba si había pruebas para procesarlo o sobreseerlo, se hacían allanamientos para intentar encontrar el Peugeot 504 terracota en el que subió el asesino después de ejecutar a Orte.

El 19 de diciembre de 1989, justo un mes después del asesinato, el juez Amoroso ordenó la libertad del sospechoso: no había pruebas concretas en su contra y, en consecuencia, le dictó la falta de mérito.

Mural en homenaje al Pampa Orte, en Lomas de Zamora
Mural en homenaje al Pampa Orte, en Lomas de Zamora Fuente: Archivo - Crédito: @tradicion_CAB

"A pesar de que tenía tiempo hasta el 27 de diciembre para determinar la situación procesal del sospechoso, tomé esta decisión porque se probaron sus coartadas", sostuvo el juez Amoroso después de liberar a Quintana, que finalmente terminó sobreseído y desvinculado totalmente de la investigación criminal.

Fuentes al tanto de esa causa recordaron a LA NACION que el juez Amoroso llegó a investigar al círculo más íntimo de Orte en busca de dar con el móvil del crimen.

Tiempo después, mientras le enseñaba a manejar a su hijo Nicolás (hoy, juez de un tribunal oral de Lomas de Zamora), Amoroso se cruzó con la viuda de Orte en Pinamar. Ella le agradeció su esfuerzo por encontrar al culpable. "Mi padre siempre lamentó no haber podido esclarecer el crimen", afirmó a LA NACION el hijo del magistrado, que falleció en 1999, diez años después del trágico final del Pampa.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.