Daniel Scioli: "Mientras haya un delito nada va a ser tolerable; pero vamos por el buen camino"

En una entrevista con LA NACION, el gobernador bonaerense hizo un balance de los primeros seis meses de la emergencia en seguridad
Luis Moreiro
Gabriel Di Nicola
(0)
29 de noviembre de 2014  

Dice estar tranquilo. Y todo indica que no exagera. Habla de delitos, asesinatos y narcotráfico con calma. Las últimas estadísticas elaboradas por la Procuración General ante la Suprema Corte de Justicia bonaerense, donde se sostiene que desde abril pasado, cuando se declaró la emergencia en materia de seguridad, los homicidios en ocasión de robo vienen en descenso, parecen respaldar las palabras del gobernador Daniel Scioli. Los resultados en materia de seguridad lo animan a adelantar que los turistas que elijan la costa atlántica para sus vacaciones pasarán un verano en paz.

No lo admite, pero sabe que sus aspiraciones presidenciales para 2015 pueden depender de que no haya una crisis de seguridad como ocurrió en otros años de su mandato como gobernador.

Durante una entrevista con LA NACION, Scioli no ahorró elogios para dos de sus ministros: Alejandro Granados, a cargo de la cartera de Seguridad, y Casal, al frente del Ministerio de Justicia. Repitió más de una vez que la provincia de Buenos Aires está en equilibrio financiero, que invirtió 600 millones de pesos en patrulleros y camionetas policiales, y que hoy saldrán a la calle 10.000 policías más, en el mayor egreso de cadetes de la historia de la bonaerense.

-¿Por qué la disminución del delito se dio con la emergencia y no con otras medidas adoptadas anteriormente?

Estamos cosechando lo que sembramos a lo largo de los años. Estamos acorralando el delito. Esto nos alienta a profundizar en esta dirección. La emergencia disparó la mayor inversión en cuanto a patrulleros.

-¿Hasta cuándo se va a extender la emergencia?

Mientras la necesitemos operativamente.

-¿Usted cree que la gente cree que bajó el delito?

A mí me dicen que sí, que se dan cuenta. Eso es lo que me dicen en la calle, y cuando la evolución favorable de las estadísticas coincide con la percepción de la gente quiere decir que vamos por el buen camino.

-¿Si la emergencia en materia de seguridad dio tan buenos resultados por qué no se dictó antes?

-Antes fui tomando otras decisiones. Fuimos sacando droga, fuimos sacando armas. Las escuelas descentralizadas fueron un cambio muy profundo impulsado en la gestión de Casal; los primeros grandes combates contra la droga los dio en su momento el ministro Stornelli [Carlos, primer ministro de Seguridad de Scioli]. Mi ciclo tuvo etapas superadoras. Para esta etapa busqué un hombre de acción, de territorio [por Granados, intendente de Ezeiza].

-Sin embargo, usted fue muy criticado cuando lo designó a Granados ministro de Seguridad...

Hay una tendencia favorable, una evolución positiva en la baja de los homicidios en ocasión de robo. No es de casualidad. No se trata de suerte, se debe a la planificación, organización, inversión y un trabajo intenso. Granados fue el que inventó las cuadrículas, el primer intendente que instaló cámaras en su municipio. Y ahora dijo que tenemos que ir un paso superador e ir por los Comandos de Patrullas, que se trata de la descentralización de las comisarías, que los móviles y los patrulleros estén en la calle, cerca de la gente.

-¿No se va a sacar ningún policía de las comisarías del conurbano para el Operativo Sol?

No. Va a pasar lo mismo que el verano pasado. Ahora, de los 10.000 policías que egresan hoy 5000 participarán del Operativo Sol, 2500 se incorporan al Comando de Patrullas y 2500 van a las comisarías del conurbano.

-Usted dice que enfrenta una nueva realidad del delito. ¿Cómo la definiría?

Es un delito más violento e irracional como consecuencia de las armas y las drogas. Aquí llegaron a balear a una mujer embarazada que salía de un banco. Eso es irracional...

-¿Y cómo enfrenta esa irracionalidad una policía con fama de mano dura?

Con más profesionalidad, con más entrenamiento.

-El ministro Casal quiere prohibir las armas en manos de civiles. ¿Se trata de una política de Estado?

Sí, es una política de tolerancia cero a las armas. Ir adecuando la legislación para que la persona que esté armada en la calle y no tenga permiso de tenencia o portación quede detenida. En los últimos meses destruimos 34.000 armas. Son pasos que vamos dando. Ni una medida en sí misma resuelve el tema. Es suma de los esfuerzos. En marzo saldrán otros 15.000 policías para las comunales, que se suman a los 10.000 que egresan hoy. Eso significa que habrá 25.000 policías más en las calles, pero también implica un esfuerzo presupuestario, porque hay que pagar 25.000 salarios más. Hay que comprar uniformes, equipamiento y patrulleros. Y esto se puede hacer porque la provincia de Buenos Aires puso en equilibrio sus cuentas. Esto no es una cuestión de voluntad, es una cuestión de poder hacerlo. Invertimos 600 millones de pesos en patrulleros y equipamiento.

-Hay intendentes del conurbano, como Gustavo Posse y Jorge Macri, que sostienen que sin los patrullajes municipales la situación de la seguridad sería mucho más grave.

Les recuerdo que la plata sale toda del mismo bolsillo. Se trata de todo el dinero que la provincia les descentralizó a los municipios. Es una decisión política. Lo que se les giraba a los municipios les cubría el 40 por ciento de la masa salarial; ahora les cubre el ciento por ciento.

-¿Usted quiere decir que el esfuerzo no lo hacen ellos, lo hace la provincia?

Yo no desmerezco el esfuerzo que hacen, pero los intendentes tampoco tienen que desmerecer el esfuerzo que hace la provincia. Nuestro gobierno descentralizó recursos para que los municipios no se limiten a los servicios tradicionales y puedan hacer más cosas. Hay una provincia desendeuda y municipios desendeudados. Y porque la provincia está en equilibrio es que se pudo llevar adelante el mayor reclutamiento y equipamiento de la policía en su historia.

-¿La grave situación que se vive en Rosario con el narcotráfico se puede replicar en la provincia de Buenos Aires?

Yo veo que esos escenarios son los que combatimos en la provincia. Aquí no les dejamos hacer pie a esas organizaciones, porque si el narcotráfico hace pie, después se enquista y ahí sí que es complicado.

-¿Entonces, Rosario está así por qué no hizo lo que sí hizo la provincia de Buenos Aires?

No, yo no me voy a poner a juzgar lo que hacen otros gobernadores. Lo cierto es que el delito va mutando y hay que combatirlo. Para nosotros fue una prioridad y le declaramos la guerra al narcotráfico.

-¿Está a favor de la radarización de las fronteras?

No me voy a poner a hablar de temas de la agenda nacional.

-¿Usted piensa que deja una provincia encaminada en materia de seguridad?

Encaminada en lo económico, en lo productivo, en lo social y en materia de seguridad. Hicimos un cambio muy profundo.

-¿Cree que gran parte de sus posibilidades para ser presidente se juegan con la seguridad durante el verano, en las playas?

Yo hago lo que tengo que hacer no sobre la base de mi objetivo, ni sobre la base de mi aspiración presidencial, sino en función de mi responsabilidad institucional hasta mi último día de mandato. Lo hago como lo hice desde el primer día sin saber cuál iba a ser mi futuro político.

-¿Garantiza la paz en las playas, entonces?

-En la playas, en materia de seguridad, estaremos igual o mejor que el año pasado.

-¿ Cuál sería un nivel de seguridad tolerable para sus aspiraciones?

Mientras haya un delito nada va a ser tolerable. Sí podemos decir que estamos viendo los frutos de los esfuerzos. Para mí la lucha contra la inseguridad siempre fue una prioridad sabiendo que era un camino arduo sin soluciones mágicas.

-¿ Está tranquilo?

Sí. Optimista y confiado.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.