Detectan inconsistencias en el libro de la morgue de La Plata

Se recibieron 50 cuerpos dos días después de la tormenta; 27 fueron registrados en la lista oficial, pero por lo menos 10 más se anotaron como víctimas
Hugo Alconada Mon
(0)
8 de mayo de 2013  

En los días que siguieron a la gran lluvia del 2 de abril, ocurrió de todo en la morgue principal de la ciudad de La Plata. Y así consta en su libro de registros, donde surgen múltiples inconsistencias. Se anotaron, por ejemplo, a 27 personas que aparecen en el listado oficial de muertos por la inundación y a por lo menos otras diez "víctimas", pero que aún así quedaron fuera de la lista que difundió el gobierno de Daniel Scioli.

Las anomalías del libro forense de la morgue, situada frente al cementerio público de la ciudad, no se agotan allí, según consta en la copia que obtuvo LA NACION. Aparecen también los nombres de personas que continúan "desaparecidas" desde el diluvio y hay varios cadáveres sin identificar.

Esas presuntas irregularidades profundizan el cono de sombras sobre la cantidad de personas que murieron durante la debacle del martes 2 de abril pasado y los dos días posteriores, en línea con las sospechas que LA NACION reveló el jueves pasado sobre más de 90 muertes registradas durante esos días y que se sumarían a las 60 que figuran en el listado oficial.

Las desprolijidades detectadas en el libro forense se concentran, en particular, en las primeras horas y días que siguieron a la inundación. Decenas de cuerpos comenzaron a arribar a la morgue como paso previo para su judicialización, entierro o cremación.

"La pregunta es cuál fue el circuito que siguieron esos cuerpos después de pasar por la morgue", explicó un investigador judicial, que barajó las distintas hipótesis en danza. Desde que las familias hayan optado por recibir el cuerpo de su ser querido con su consiguiente certificado de defunción sin levantar la voz para quejarse; que esas muertes se hayan certificado fuera de La Plata; que algunos de esos certificados se hayan ocultado al momento del allanamiento judicial o hasta que algunos de esos cuerpos continúen en una "zona gris", como la calificó el experto.

Copias de ese mismo libro que obtuvo LA NACION habrían sido aportadas a la Justicia durante los últimos días por un testigo de identidad reservada que aportó, además, detalles de lo que ocurrió durante aquellas horas frenéticas dentro de la morgue, donde trabaja un familiar cercano a un ministro de la Suprema Corte de Justicia bonaerense.

"Víctimas" no "oficiales"

De ese libro forense surgen, por ejemplo, los nombres de 27 de las 51 personas que el gobierno provincial incorporó con rapidez al listado oficial de muertos (que luego subió a 52 y la semana pasada a 60) por la lluvia y la inundación de La Plata y su periferia, mientras el intendente Pablo Bruera mostraba una lenta -o acaso nula- reacción.

Algunos de esos 27 nombres figuran con sus nombres mal escritos, o apenas con sus nombres de pila. Pero fueron datos que con el correr de los días se corrigieron y depuraron. Más relevante, muchos de ellos se registraron con un lacónico prefijo: "Vma.", lo que los investigadores interpretan como la abreviatura de la palabra "víctima", como primer indicio de la inundación, en general por asfixia padecida por sumersión.

El problema, sin embargo, surge de la verificación de los otros 23 nombres que aparecen anotados en el libro de la morgue durante esas horas. Cuatro de ellos, por ejemplo, aparecen ya en el listado de potenciales víctimas de la inundación que maneja el juez en lo contencioso administrativo, Luis Arias.

Los nombres de dos de esos fallecidos, además, también aparecen con el mismo prefijo "Vma.", pero no ingresaron en el listado "oficial" de víctimas de la inundación (LA NACION se reserva las identidades de todas las personas registradas en ese libro).

De las anotaciones correspondientes a esas 23 personas que quedaron excluidas del listado oficial de víctimas surgen, también, 11 coincidencias con la lista extraoficial que elaboraron las asambleas barriales de La Plata y la periferia durante las últimas semanas.

De ese bloque de 11 nombres, a su vez, diez aparecen en la lista vecinal como "desaparecidos", aunque en el libro forense de la morgue quedaron registrados, en por lo menos siete de esos 11 casos también como "víctimas", ¿acaso de la inundación?

Otros cinco de esos 23 cadáveres ajenos al listado oficial, en tanto, se registraron en el libro de la morgue como "NN", es decir, sin los datos suficientes para verificar su identidad, como sí ocurrió con otros cuerpos. Pero un par de ellos también se los anotó con el prefijo "Vma.".

Tres cuerpos más, por último, sí fueron identificados, pero no aparecen ni en el listado oficial de fallecidos por causa de la inundación ni en el elaborado por los vecinos. Pero uno de ellos también se inscribió en el libro forense de la morgue con esa misma lacónica abreviatura: "Vma.". La lluvia del 2 de abril no fue la única situación anormal que sobrellevó la ciudad de La Plata.

Certificados y listas, bajo la mira judicial

"Sólo en dos casos se cumplió con el procedimiento", informó el juez en lo contencioso administrativo, Luis Arias, cuando expuso ayer ante el Concejo Deliberante de La Plata las falencias detectadas a la hora de registrar los fallecimientos desde el 2 de abril pasado. "El punto central no pasa por la cantidad de muertes, sino por los procedimientos [que se usaron] para que pase por muerte natural un ahogamiento", explicó.

Una comitiva de la ciudad de Santa Fe viajará a La Plata la semana próxima para exponer los protocolos de emergencia que adoptó tras la inundación que padeció en 2003 y cuyas secuelas aún hoy continúan en duda: el listado oficial cerró en 23 víctimas, pero para los organismos de derechos humanos ascendió a 148 muertos.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.