Detectan nuevos problemas con los chalecos antibalas que fabrican para la Policía Federal

No superaron las pruebas del laboratorio del Ejército, por lo que decidieron reducir los estándares de calidad; los insumos llegaron de Estados Unidos, vía Uruguay; hay varios ministerios involucrados en las tratativas
Hugo Alconada Mon
(0)
16 de julio de 2013  

No funcionó al primer intento. Al segundo, las balas perforaron los chalecos antibalas que el Ministerio de Seguridad pretendía darles a los efectivos de la Policía Federal. Al tercero, la Aduana decomisó los reemplazos que importó desde Brasil. Y, ahora, en su cuarto intento, no le fue mejor. Completó más de 80 pruebas con materiales traídos de Estados Unidos, vía Uruguay, pero cosechó malos resultados en 70 ensayos, según confirmaron a LA NACION tres fuentes al tanto de lo ocurrido durante las últimas semanas.

El nuevo traspié del equipo que rodea al secretario de Seguridad, Sergio Berni, provocó ya otro golpe de timón. Se reducirán los estándares de calidad que se pretendían para los chalecos, que pasarán del nivel RB3, para uso militar y grupos especiales de las fuerzas de seguridad, al nivel RB2, el usual entre los policías.

La decisión se adoptó el lunes 1° de este mes, durante una reunión celebrada en el ministerio a la luz de los pésimos resultados cosechados por los chalecos en las pruebas que completó, de manera sigilosa, la Escuela Técnica del Ejército Argentino durante varias semanas.

Desde el Ministerio de Seguridad dieron su versión sobre los chalecos en danza ante la consulta de LA NACION: "En estos momentos hay 5000 efectivos menos en la calle porque no tienen sus chalecos antibalas y los que tenían están vencidos por problemas heredados de años con los proveedores. Todas las suspicacias no tienen sustento real. Sólo responden a internas de algunos sectores que intentaron hacer negocios con los chalecos y no les fue bien".

Los problemas con los chalecos comenzaron años atrás, pero se extienden hasta hoy. Incluyó una fallida compra en Israel y otros 1900 chalecos que fabricó la Sastrería Militar, pero que no superaron los análisis del Ejército. Por eso, la Federal debió devolver los primeros 1500 que ya se habían entregado (ver aparte).

El tropiezo resultó un dolor de cabeza para varias áreas del Gobierno, además del Ministerio de Seguridad. Entre ellas, los ministerios de Industria, Defensa y Desarrollo Social, que bajo control de Alicia Kirchner había aportado las cooperativas a cargo de confeccionar las fundas.

Tras esos dos primeros intentos fallidos, el Gobierno lo intentó una vez más. Pero la tercera no fue la vencida, con una polémica importación de otros 1500 chalecos desde Brasil. Arribaron el 15 de marzo pasado con documentos que consignaban que era para la misión de paz de las Naciones Unidas (ONU) en Haití, por lo que la Aduana los decomisó y se inició una investigación penal por presunto contrabando agravado de mercaderías por $ 11,5 millones, a cargo del juez federal Claudio Bonadio.

Nuevo inconveniente

Tras el tropiezo con Haití y Brasil, el Gobierno volvió a la carga. Su cuarto intento lo hizo con insumos traídos desde Estados Unidos -al parecer, de la firma Honeywell-, importados a través de Uruguay por la firma Multi Axial, del empresario argentino Alberto Atorrasagasti.

Ya en la Argentina el material se envió a la Fábrica Militar Fray Luis Beltrán, del Ministerio de Defensa, en la provincia de Santa Fe. Allí se fabricaron los prototipos de los chalecos que luego testeó -y rechazó- la Escuela Técnica del Ejército.

Cada prueba y contraprueba fallida, sin embargo, consumen dinero de las arcas públicas y tiempo, el factor que más preocupa a la Federal. En particular, porque debe sustituir miles de chalecos antibalas que se encuentran vencidos o están por vencer y colocan a sus agentes sin la protección necesaria en las calles.

"Los chalecos se desgastan por el uso, por la lluvia, por la transpiración y por el simple paso del tiempo, por eso se establece que hay que reemplazarlos cada cinco años", explicó un segundo informante, que estimó en 40.000 los chalecos que deberían reemplazarse en el corto plazo.

Dada esa urgencia, ahora el ministerio volvió sobre sus pasos, ya que hasta ahora impulsaba que todos los policías recibieran chalecos con el nivel RB3 de protección. Es decir, con mayor protección, para uso militar o por grupos de elite de las fuerzas de seguridad, pero mucho más costosos y pesados, por lo que no se utilizan más que por períodos reducidos de tiempo, inviables para el servicio de calle de la policía.

El RB2, por el contrario, es el chaleco antibalas de uso habitual por los agentes de policía, tanto en la Argentina como en otros países. Pero por algún motivo -y hasta la contraorden del lunes pasado- el equipo de Berni lo había descartado.

Ya con el nivel RB2 se retomaron las pruebas para verificar si los chalecos superan los controles de laboratorio. Los primeros testeos dan bien. Pero postergaron una semana más la revisión definitiva. "Van a seguir probando hasta que se apruebe -indicó un tercer informante-, y luego pedirán su homologación formal."

El cuarto intento oficial para proveer chalecos antibalas a la Federal podría ser, al fin, el de la vencida.

Un reloj que corre para los uniformados

El Gobierno admite que 5000 agentes quedaron sin chalecos

  • 1. Desde Israel

    En noviembre de 2011, la entonces ministra de Seguridad, Nilda Garré, anunció que comprarían 33.000 chalecos a Israel; la operación se cayó rodeada de denuncias por sobreprecios y pruebas deficientes
  • 2. Las cooperativas

    En 2012, Fabricaciones Militares entregó 1900 chalecos con fundas provistas por cooperativas del Ministerio de Desarrollo Social; la Policía Federal los devolvió porque registraban traumas elevados
  • 3. Brasil, ONU y Haití

    En marzo de este año aterrizó un avión proveniente de Brasil con 1500 chalecos que, según los documentos, eran para la ONU en Haití; la Aduana los decomisó y la Justicia abrió una investigación penal
  • 4. Desde Uruguay

    Semanas atrás comenzó el cuarto intento del Ministerio de Seguridad de proveer los chalecos; esta vez, con insumos de EE.UU. importados desde Uruguay; pero también registraron problemas en las pruebas
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.