Dos barrios santiagueños quedaron enfrentados por el miedo al delito y la violencia

Silvia Maldonado fue asesinada por un disparo policial, pero los vecinos tienen visiones diferentes sobre la acción de los agentes
Silvia Maldonado fue asesinada por un disparo policial, pero los vecinos tienen visiones diferentes sobre la acción de los agentes Crédito: El Litoral
Los habitantes del vecindario conocido como Jorge Newbery apoyaron la acción policial que provocó la muerte de una menor en la zona llamada Gas del Estado
Leonel Rodríguez
(0)
19 de junio de 2019  

SANTIAGO DEL ESTERO.- La muerte de Silvia Maldonado expuso la grieta entre dos barrios linderos. La adolescente de 17 años falleció ayer tras agonizar varias horas por el disparo recibido en la cabeza. Maldonado fue impactada por una bala policial cuando agentes intentaban concretar un arresto en el modesto barrio Gas del Estado. El sospechoso buscado, familiar de la menor asesinada, habría sido señalado en un grupo de WhatsApp como autor de un robo. Esa red es el vínculo de comunicación informal entre policías y los vecinos del tradicional barrio Jorge Newbery. Ocho policías están detenidos por el crimen de la adolescente, madre de dos niños. Aquellos que viven en uno de los barrios acusan a los uniformados, mientras que sus más cercanos vecinos defienden a los agentes.

"Newbery Solo Alerta" es el grupo de WhatsApp del que participan vecinos y policías de la seccional 5a. del barrio Jorge Newbery, ubicado a poco más de 3 kilómetros del centro de esta ciudad. Los habitantes de este clásico barrio santiagueño armaron esa red de comunicaciones cansados de los robos y de la inseguridad en la zona. Habían realizado marchas para reclamar mayor presencia policial. En una de las reuniones con las autoridades se acordó tanto que los vecinos transmitirían movimientos sospechosos en el barrio como que las denuncias deberían ser ratificadas en la comisaría.

En el grupo "Newbery Solo Alerta" se aportó que los supuestos ladrones de una soldadora y un taladro eran dos conocidos malvivientes del barrio Gas del Estado. Uno de ellos fue identificado como Felipe Farías, pareja de una tía de Silvia Maldonado, la joven que murió de un balazo disparado por un policía; el otro sospechoso fue identificado con el apodo Malpa.

Una patrulla con varios efectivos se dirigió a la dirección señalada por un vecino y, siempre según el relato policial, al arribar al lugar detuvieron en la calle a Farías. En ese relato se manifestó que los vecinos intentaron liberar al sospechoso y arrojaron piedras a los policías, quienes respondieron con balas de goma. En su declaración, donde confiesa haber disparado la bala que terminó con la vida de Silvia, el cabo 1° José Abraham dijo: "Se me trabó la escopeta de postas de goma y tire a 45° con mi pistola, pero no sé cómo pasó que le di a la chica".

El propio jefe de los fiscales del Poder Judicial santiagueño, Luis de la Rúa, indicó que "la versión de un accidente no suena creíble". Para la Justicia provincial el caso estaría prácticamente resuelto con la "confesión" del cabo Abraham, pero esperan el resultado del peritaje -a cargo de la Gendarmería- para avanzar con el procesamiento de ese agente y resolver la situación judicial de los otros policías.

Silvia Maldonado
Silvia Maldonado

La versión de los vecinos del barrio Gas del Estado sostiene que los uniformados intentaron ingresar en la vivienda, y que Silvia Maldonado se interpuso pidiéndoles la orden de allanamiento, situación que provocó la furia de los policías y los posteriores disparos.

Apenas se supo de la movilización a la comisaría 5a. por la muerte de Maldonado, en el grupo "Newbery Solo Alerta" los vecinos enviaron mensajes de "apoyo y solidaridad" para los efectivos de la seccional. Más de un integrante propuso "una marcha a favor de los policías" ya que "aquí solo tienen derechos los delincuentes, pero nunca los policías". Finalmente, ese pedido no prosperó.

Jorge Newbery es un barrio de clase media tradicional del norte de la capital santiagueña, con la Parroquia Santa Rita en el centro de la vida social. La mayoría de los vecinos evitó ayer hablar públicamente. Acusan a la gente que vive en el lindero barrio Gas del Estado de los robos y la inseguridad. "Seguramente hay gente buena y trabajadora en el barrio de al lado, pero lamentablemente todo lo malo que nos pasa aquí en el Newbery viene de ahí, de Gas del Estado", relató una vecina que prefirió no dar su nombre.

Para las autoridades provinciales, Gas del Estado es "un barrio picante", dominado por casas humildes, algunas de ellas, viviendas sociales, y como otros barrios populares sufre el estigma de ser presuntamente "peligroso".

Marcelo David Pato, secretario de Seguridad santiagueño, en una reunión realizada antenoche con jefes policiales, les dijo que "la línea de acción debe ser el profesionalismo y no hay ningún justificativo que pueda apartar a ningún miembro de la fuerza de los procedimientos y protocolos en el uso de armas".

Y agregó: "La mano dura o el gatillo fácil no serán jamás el lineamiento en nuestra policía".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.