Dos hoteles de un clan narco de Salta, acondicionados ya se usan como alojamiento durante la cuarentena

El hostal La Casona de la Linda, de Salta, incautado a un clan narco y hoy utilizado para alojar a personas en cuarentena por el coronavirus
El hostal La Casona de la Linda, de Salta, incautado a un clan narco y hoy utilizado para alojar a personas en cuarentena por el coronavirus Crédito: Belisario Sangiorgio
Belisario Sangiorgio
(0)
26 de marzo de 2020  • 14:21

Los dos hoteles situados en Salta e incautados al clan Loza , líderes de una organización narcocriminal internacional que durante al menos una década envió grandes remesas de cocaína a España, amasó ganancias por más de 15 millones de dólares y consiguió, producto de esos ingresos espurios, cientos de inmuebles que fueron decomisados por la Justicia federal argentina, ya fueron debidamente acondicionados y habilitados y están siendo usados en el contexto de la pandemia del coronavirus.

Se prevé que en el hotel Gandia -un dos estrellas de 21 habitaciones- y en el hostal La Casona de la Linda (15 cuartos a unos 15 kilómetros del aeropuerto de Salta) serán alojados ciudadanos argentinos o turistas extranjeros que provengan de zonas de riesgo y que deban cumplir el aislamiento obligatorio por el coronavirus, e incluso algunos pacientes con síntomas leves. Por ahora, alberga a niños y adolescentes en situación de calle que deben ser protegidos ante el avance del Covid-19.

Ambos inmuebles están en el corazón de la zona roja de la capital salteña. Ante la expansión de la pandemia en la Argentina, los equipos judiciales de Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) y de la Fiscalía de Distrito de Salta -a cargo del fiscal Eduardo Villalba- coordinaron la entrega y reutilización de los inmuebles, que esta semana fueron puestos rápidamente en funcionamiento por el Comité Operativo de Emergencias del gobierno provincial para enfrentar la pandemia a nivel local.

Los hoteles estaban bajo el control de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE). Su director, Martín Cosentino, dijo la semana pasada a LA NACION : "Cedemos el uso de los dos hoteles a la provincia de Salta con el objetivo de albergar pacientes con síntomas leves que deban hacer resguardo preventivo y así descomprimir la atención de los hospitales y evitar la propagación del virus".

El hotel Gandia, de Salta, incautado a un clan narco y hoy utilizado para alojar a personas en cuarentena por el coronavirus
El hotel Gandia, de Salta, incautado a un clan narco y hoy utilizado para alojar a personas en cuarentena por el coronavirus Crédito: Belisario Sangiorgio

Alrededor de los hoteles las calles estaban desoladas esta mañana. Solo transitaban por allí algunos taxis, muy pocos vehículos particulares y personas en bicicletas que sonaban oxidadas. Los inmuebles están enclavados en un barrio de clase trabajadora, de poca actividad comercial y casas antiguas. En medio de la crisis sanitaria, algunos vecinos -dominados por la paranoia colectiva- miraban con preocupación los movimientos policiales alrededor de los inmuebles e intentaban saber qué sucedía allí.

En ambos edificios -un tanto abatidos por el paso del tiempo y la falta de cuidados- aún hay fajas de clausura pegadas en las puertas. Más allá de esto, son construcciones que se destacan por sobre las demás. Tal como pudo confirmar LA NACION durante una recorrida por la zona, aún no han ingresado allí turistas extranjeros, pero sí fueron aislados preventivamente grupos de niños y adolescentes en situación de calle.

Algunos de estos chicos se escaparon recientemente de un hogar estatal. Por el rudimentario estilo de vida que abrazan estos adolescentes al vivir en las calles, y por el riesgo que supone la alta circulación de turistas que hay permanentemente en la ciudad, los niños fueron aislados; no podían regresar al hogar del que habían escapado pues eso representaba un riesgo para todos los que están allí alojados.

Pruebas de lavado

Ambos inmuebles pertenecían a la organización narcocriminal encabezada por la familia Loza, un clan que, según documentos a los que accedió LA NACION , exportó cocaína a España durante diez años -entre 2008 y 2018- y tenía ramificaciones en todo el país e inclusive en Italia, Irlanda, Inglaterra, Bolivia, Colombia y Perú. Luego, traían el dinero de vuelta al país.

Los equipos de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), según consta en los documentos, confirmaron que durante diez años de actividad criminal el clan Loza lavó al menos 15 millones de dólares de origen ilícito. Y que algunos de los miembros del grupo registraban antecedentes penales, incluso desde 1986. Para capturarlos se ejecutaron 73 allanamientos simultáneos en la Argentina y en Europa, que culminaron con 35 personas detenidas y el hallazgo de 1200 kilos de cocaína. Al mismo tiempo, en Perú fueron aprehendidas 18 personas y se incautaron 3500 kilos de cocaína.

La Justicia también confiscó a este grupo 190 bienes valuados en 800 millones de pesos. Cuando los miembros de este grupo fueron condenados, en 2019, recibieron penas que iban desde los 7 a los 15 años de cárcel, aunque el Ministerio Público Fiscal había solicitado condenas de hasta 25 años de prisión. Contaban con una flota de camionetas Hyundai para mover la droga en la Argentina, y con aeronaves propias, algunas de las cuales incluso tenían autonomía para cruzar el océano Atlántico, y a las que hacían despegar desde "Colombia, Bolivia, Venezuela y Brasil hacia el Reino de España", según consta en el expediente.

Para ingresar la droga a Europa, los Loza contaban con complicidad policial. En parte por esos vínculos fue que el grupo era investigado desde 2011. El expediente judicial detalla: "Por otra parte, también utilizaban barcos que salían desde la Argentina con destino final España, en los cuales la tripulación conocía que estaba transportando material estupefaciente y cuando llegaban a las costas españolas emitían una alerta de auxilio, coordinando con la Guardia Civil el lugar de encuentro en alta mar para pasar la droga a la embarcación de esta fuerza policial, la cual la ingresaba en el puerto designado por la organización".

Uno de los miembros del clan era de la provincia de Salta, provincia que no solo utilizaban para lavar activos sino también como puerta de ingreso la droga. En ese marco, por ejemplo, el expediente menciona los vínculos que existían entre el clan Loza y el grupo criminal comandando por Delfín Castedo, narco considerado un verdadero "patrón" en la frontera norte.

Centros de diagnóstico en el conurbano

Estos dos hoteles no son los únicos bienes sujetos a causas de narcotráfico que, en la coyuntura de la pandemia, son puestos a disposición para atender las consecuencias del aislamiento sanitario preventivo y obligatorio en la Argentina.

Este miércoles, según informaron oficialmente desde el Ministerio Público Fiscal (MPF), la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) aprobó la puesta en funcionamiento de un centro de diagnóstico de Covid-19 en el predio de Pilar de una sociedad que está siendo investigada por presunto lavado de dinero proveniente del narcotráfico . En esta causa están implicados la viuda y el hijo del capo narco Pablo Escobar Gaviria y el exfutbolista de Boca Mauricio "Chicho" Serna, entre otros.

Desde el MPF se informó: "El caso se inició a raíz de una investigación preliminar desarrollada por la Procunar, a partir de información provista por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos respecto a una pesquisa que se desarrollaba en Colombia, en la cual surgían sospechosos vínculos de José Bayron Piedrahita Ceballos con personas físicas y jurídicas en nuestro país".

Y agregaron: "Piedrahita Ceballos figura en un listado del Departamento de Justicia de los Estados Unidos señalado como patrón de organizaciones narcocriminales colombianas" y como colaborador de "la estructura criminal denominada 'La Oficina de Envigado', grupo que a su vez estaba vinculado con los carteles de Medellín, Sinaloa y las Autodefensas Unidas de Colombia".

El predio -ubicado a la altura del kilómetro 46 de la Autopista Panamericana, ramal Pilar, y las vías del ferrocarril Belgrano Norte- quedó bajo custodia del municipio de Pilar. Según explica la resolución de la AABE, esa comuna tiene la "necesidad de adoptar medidas de carácter urgente con el objeto de establecer un centro de operaciones conjuntas, de competencia interdisciplinaria entre las áreas de seguridad, salud e infraestructura municipales, para afrontar en el partido de Pilar la pandemia del Covid-19".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.