Ejecutan de un tiro a un empresario mientras dormía en un club de campo de Open Door

El homicidio ocurrió en una casa del club de campo Las Ranitas
El homicidio ocurrió en una casa del club de campo Las Ranitas
(0)
14 de agosto de 2019  • 02:16

Un empresario rural y administrador de un coto de caza en La Pampa fue asesinado en su casa ubicada un club de campo de la localidad de Open Door, en Luján. Su esposa, que estaba en la vivienda cuando ocurrió el homicidio, declaró que fueron víctimas de un asalto y que, incluso, fue obligada por los delincuentes a sacarlos del lugar ocultos en el baúl de su auto, para evitar a la guardia de la entrada. Sin embargo, la autopsia del cuerpo de Rolando Josué Nusbaum, de 67 años, reveló un dato singular, que abre múltiples hipótesis sobre el crimen: el hombre fue ejecutado de un solo tiro en la cara, mientras estaba acostado y tapado en la cama de su habitación.

Según informaron a la agencia de noticias Télam fuentes judiciales y policiales, los médicos forenses de la Policía Científica de Chivilcoy establecieron que el cuerpo de Nusbaum presentaba un solo balazo que ingresó por uno de los pómulos y quedó alojado en la región malar. Además, según los peritos, el empresario rural que se dedicaba a administrar un coto de caza en la provincia de La Pampa no presentaba ningún signo de defensa.

Por la posición en la que fue hallado el cadáver, acostado en la cama y tapado con sábanas y frazadas, los investigadores analizan la posibilidad de que Nusbaum haya sido asesinado mientras dormía, lo que se contrapone con el relato que su esposa dio de los hechos.

La situación descripta por la autopsia no coincide con el relato de la esposa de la víctima, que expresó haber sido atacada por varios asaltantes. Gabriela Moreyra, de 39 años, había declarado que cuatro delincuentes ingresaron el martes a las 2 en la casa en el lote 124 del club de campo La Ranita, de Open Door, los despertaron, los sacaron de la cama y los obligaron a recorrer distintos ambientes en busca de dinero y elementos de valor.

Las autoridades judiciales buscan en el escenario del crimen elementos para determinar si se produjo o no el denunciado ingreso de delincuentes. En principio, llamó la atención de los investigadores la contradicción entre lo expuesto por la autopsia preliminar -un disparo por sorpresa y sin reacción defensiva de la víctima- y la versión de la mujer, que hizo referencia al ingreso de ladrones y a su posterior huida en el baúl del automóvil para no quedar a la vista del personal de vigilancia.

Moreyra -que según allegados atravesaba un proceso de divorcio con Nusbaum- afirmó que los delincuentes se llevaron 30.000 dólares, dos teléfonos celulares y otros elementos de valor, como cuchillería y varias armas de fuego, algunas de ellas largas, relacionadas a la actividad de caza de su marido

La mujer dijo que mientras ella estaba en la planta baja dela vivienda recorriendo los ambientes con uno de los asaltantes escuchó la detonación de un arma de fuego, aunque sostuvo que no había podido ver lo sucedido.

En la casa también estaban los hijos del matrimonio, un adolescente de 16 años y una niña de 9, que dormían en la planta alta y no llegaron a escuchar ruidos, ni la llegada de los asaltantes ni el disparo, según contaron las fuentes citadas por Télam.

La mujer afirmó que luego del disparo dos de los delincuentes cargaron los elementos robados en su auto, un viejo Ford Focus, y la obligaron a sacarlos del barrio ocultos en el baúl, para que no los viera la guardia de La Ranita, mientras que otros dos asaltantes se quedaron en la casa con Nusbaum y los hijos.

Moreyra dejó a los delincuentes en la ruta 6 y recién cuando la liberaron y regresó con el auto a la casa, pasadas las 4, encontró a Nusbaum muerto de un disparo, por lo que llamó a la policía.

En busca de pistas

El fiscal a cargo de la causa, Pablo Vieiro, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°10 descentralizada de Luján, analiza por estas horas los videos de las cámaras de seguridad del barrio cerrado y espera el resultado de varios peritajes realizados por Policía Científica.

"Se mandó a peritar el auto de la mujer en busca de alguna huella o rastro de los delincuentes. También se tomaron diversas muestras en la escena para cotejos ADN. Por una cuestión de protocolo se tomaron muestras de las manos de la víctima y de la esposa para la prueba de barrido electrónico, que detecta restos de pólvora", contó uno de los investigadores.

En la escena del crimen, los peritos levantaron una vaina servida calibre 9 milímetros, con lo que se cree que una pistola de ese calibre fue el arma homicida.

Según Télam, Vieiro mandó a pedir informes a la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC, ex Renar) para saber la cantidad y tipo de armas que la víctima tenía registradas.

El fiscal ya tomó contacto con familiares de la víctima, que explicaron que, por su actividad, Nusbaum viajaba mucho. Agregaron que hace poco había regresado de uno de sus viajes y que con su mujer estaba en una etapa de "idas y vueltas", por lo que vivía con un hermano y no con ella y sus hijos en Open Door, aunque sí pasaba por allí para verlos y visitarlos.

"Uno de los hermanos contó que Nusbaum no andaba bien de dinero, que incluso él le solía prestar plata para que pudiera dejarles algo a su mujer y los hijos, y que tenían la casa del club de campo en venta", confió otro de los pesquisas.

Rolando Nusbaum (víctima, 67 años)

  • La versión de la esposa: Gabriela Moreyra aseguró que fue sorprendida en su dormitorio mientras dormía con su pareja y que los delincuentes la obligaron a colaborar en la huida
  • La autopsia: El peritaje señaló que la víctima fue ejecutada mientras dormía en su cama

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.