Empieza el juicio al médico pediatra del Garrahan acusado por pornografía infantil

La detención del pediatra Ricardo Russo
La detención del pediatra Ricardo Russo Fuente: Archivo
Ricardo Russo, exjefe de Inmunología y Reumatología del Hospital de Niños, enfrenta una pena de hasta seis años por producir y difundir imágenes sexuales de chicos
Gabriel Di Nicola
(0)
28 de octubre de 2019  

A las 10 de hoy comenzará a definirse el futuro procesal del médico pediatra Ricardo Russo, que fue jefe de Inmunología y Reumatología del Hospital Garrahan hasta el momento de su detención, en mayo, acusado de producir, facilitar, distribuir y tener imágenes y videos de pornografía infantil.

El debate estará a cargo del juez en lo penal, contravencional y de faltas porteño Gonzalo Rua. La acusadora será la fiscal porteña Daniela Dupuy; por la querella, en representación del consejo de administración del Garrahan, actuarán María Susana Ciruzzi, Gustavo Enrique Montenegro y Carlos Gabriel Jait. Por la Asesoría Tutelar lo hará Rodrigo Dellutri. Finalmente, ejercerá la defensa de Russo el abogado Ricardo Izquierdo.

Según informó el Poder Judicial de la Ciudad en su portal judicial.gob.ar, "la fiscalía y la querella lo acusan de los delitos de producción, facilitación, distribución y tenencia con fines de distribución de material de pornografía infantil". Para ese tipo penal se prevén penas que van de 3 a 6 años de prisión.

Se prevé que habrá al menos cuatro audiencias, en las que desfilarán 53 testigos: 36 ofrecidos por todas las partes y 17 solo por la defensa.

"Está previsto que el debate se desarrolle los días lunes 28, martes 29 y miércoles 30 de octubre y el día lunes 4 de noviembre, aunque es posible, de acuerdo con el desarrollo de las audiencias, que tenga que prolongarse una o dos jornadas más, en cuyo caso ello tendría lugar los días martes 5 y miércoles 6 de noviembre", explicaron las fuentes consultadas.

Russo, de 55 años, había sido detenido a fines de mayo pasado en el estacionamiento del Garrahan.

El 30 de mayo, la jueza María Laura Martínez Vega, después de un pedido de la fiscal Dupuy, a cargo de la Unidad Especializada en Delitos Informáticos de la Ciudad, le dictó la prisión preventiva.

Según surge de esa resolución, Russo tomó al menos 39 fotos de niñas de entre 8 y 12 años en una playa. "De ningún modo es posible descartar la aludida finalidad sexual de las fotografías efectuadas con zoom a los glúteos y vaginas de niñas, aun cuando se encontraban cubiertas con sus trajes de baño", se explicó en el fallo.

En la audiencia en la que pidió la prisión preventiva, la fiscal Dupuy destacó que el 24 de noviembre de 2015 Russo les tomó nueve fotos a dos niñas dentro del Garrahan.

"Un juez no puede estar ajeno a una realidad tan terrible como la pedofilia y pensar que un médico pediatra que, en principio se sospecha, tenía innumerables imágenes pornográficas, desde bebés de pocos meses hasta adolescentes en situaciones de violación o sadomasoquismo, pueda quedar en libertad. Eso no es una opción aceptable a la luz de todos los estándares de protección de niños, niñas y adolescentes en temas de vinculación con pedofilia o abuso", sostuvo la jueza Martínez Vega al resolver el dictado de la prisión preventiva.

El 30 de julio pasado se hizo otra audiencia, en la que se decidió que Russo continúe en prisión preventiva. El 6 de septiembre pasado, los camaristas Sergio Delgado y Elizabeth Marúm otorgaron a Russo el beneficio de la detención domiciliaria y el acusado volvió a su casa del barrio River.

Una de las pruebas para fundamentar esa decisión fue el testimonio de la jefa del área de Sumarios Administrativos e integrante del Comité de Ética del Garrahan -identificada como MSC-, quien determinó que las fotografías secuestradas al acusado en las que se observaban la zona genital de niñas que eran pacientes del acusado "no fueron tomadas con fines científicos y académicos, como alega la defensa".

Testimonio clave

MSC, que es abogada y especialista en derecho penal, sostuvo: "La mecánica protocolar en estos casos es que antes de fotografiar a un paciente debe firmarse un protocolo de consentimiento informado o, en su defecto, incluir en la historia clínica que el mismo se informó. Además, en caso de fotografiar a menores, no pueden ser exhibidos sus rostros, salvo que la afección se trate de esa zona".

La testigo se asesoró con médicos de entre 20 y 30 años de experiencia que le informaron que "no más de dos o tres veces observaron pacientes del área de Reumatología que presentaban sintomatología en los genitales y en ningún caso se sacaron fotos de partes genitales de los pacientes".

A poco de conocido el caso, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) suspendió a Russo como integrante de esa organización profesional "hasta que se conozcan avances o novedades en la causa judicial", que hoy entra en su fase decisiva.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.