"Hagan callar a los perros", los audios de los ladrones de casas en Vicente López y San Isidro

Dos de los autos secuestrados por la policía bonaerense
Dos de los autos secuestrados por la policía bonaerense
(0)
25 de junio de 2019  • 14:10

Eran las 4 del 13 de marzo pasado cuando los ladrones irrumpieron en una casa de Munro, Vicente López. Tenían el dato preciso de que los propietarios del inmueble tenían guardados 100.000 dólares. Una vez que estuvieron dentro de la vivienda, se lo hicieron saber a la víctima. "¿Sabés que vinimos a buscar? La plata que tenés debajo de la escalera", le dijo uno de los delincuentes. Un cómplice que estaba afuera y hacía las veces de campana y de coordinador externo del golpe, les aseguró que estaba "todo tranquilo", pero les dio una indicación perentoria: "Hagan callar a los perros, amigo". Dentro del chalet, y con los incesantes ladridos del pitbull de la familia de fondo, la agresividad de la banda aumentaba: "Escuchá, viejo, ¿dónde están los dólares? ¿Dónde está la plata? Ya sabemos todo. Quedate quieto. No te hagás el b...". Una vez que consiguieron lo que buscaban escaparon con el botín.

Uno de los robos de la banda de Los Mara

01:16
Video

Ese robo en Munro fue uno de los más de veinte hechos protagonizados por la denominada banda de Los Mara o también conocida como la banda de los BMW, nacida en el zona del bajo Boulogney desbaratada la semana pasada después de más de 20 allanamientos. Actuaban en San Isidro, Vicente López y Villa Ballester. Y vivían a lo grande con el producto de sus asaltos en casas de familias de alto poder adquisitivo.

La investigación, que estuvo a cargo del fiscal de San Isidro Patricio Ferrari y de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) local de la policía bonaerense, llevó 13 meses y terminó con 14 detenidos.

La banda delictiva en acción

00:38
Video

Los delincuentes contaban con la colaboración de un quiosquero de Martínez y de un "garitero" de Villa Ballester que les pasaban datos de casas vacías para que pudieran entrar a robar. Obviamente, como en el caso de Munro, también entraban en casas en las que sorprendían a sus ocupantes. Siempre contaban con información y preparaban la logística del golpe en consecuencia.

Invertían el botín de sus robos en la compra de autos de lujo. Incluso abrieron dos concesionarias, en San Miguel y en San Isidro. También hicieron viajes y reformas en sus inmuebles.

La investigación comenzó el 9 de mayo del año pasado. Un aporte clave fueron los datos precisos entregados por un testigo de identidad reservada. "Quiero denunciar a una verdadera banda de asaltantes del bajo Boulogne que desde hace años son los que cometen los robos en distintas casas de San Isidro y sus inmediaciones. Tienen dos modalidades: la primera, menos frecuente, es que trabajan con datos. Esto significa que realizan los robos con información que alguien previamente les entrega sobre los movimientos en alguna casa y sobre todo en relación a la cantidad de dinero que puede haber en esos lugares, siempre que sean sumas altas", les afirmó el informante a los detectives policiales y judiciales.

La otra modalidad, según el testigo de identidad reservada, eran los escruches, robos en casas durante la ausencia de sus propietarios. "Son los escruchantes [la banda de Los Mara] más conocidos de la zona y que más se han enriquecido por los robos que cometieron. Hacen una inteligencia previa en las casas detectando que no haya alarmas o cámaras de seguridad. Estudian un poco los movimientos de la familia para intentar asegurarse de que no habrá nadie. Por lo general realizan los robos durante los fines de semana largos o cuando la gente está de vacaciones o sale a cenar", relató el informante, según se desprende del expediente judicial.

El testigo de identidad reservada aportó, además, identidades, apodos y domicilios de los supuestos integrantes de la banda.

En enero pasado se sumó al expediente una presentación del secretario de Seguridad Ciudadana de San Isidro, Federico Suñer, que describió sobre la "existencia de una organización criminal integrada por hombre y mujeres, algunos de los cuales tienen domicilio en el bajo Boulogne, que habrían participado en la comisión de hechos delictivos del tipo 'escruche' en distintas localidades de San Isidro". El funcionario municipal obtuvo información de vecinos que, por cuestiones obvias, prefirieron no identificarse.

"Los mismos cuentan con un nivel de propiedades y vehículos que cuanto menos no se condice con su situación patrimonial", afirmó Suñer en un escrito presentado en la sede judicial.

Entre los 14 detenidos está el supuesto jefe de la banda, identificado por los informantes citados como Eduardo Galván, de 38 años y conocido por su apodo de El Mara.

El Mara Galván fue detenido en Ingeniero Maschwitz. Se había mudado a una casaquinta alquilada. El fiscal Ferrari y los detectives de la policía bonaerense llegaron hasta el inmueble después de que descubrieran que era un asiduo cliente de una local de sushi de un recocido paseo de compras y había dejado su dirección para que le hicieran una entrega a domicilio.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.