La cruda historia de Yanina Lescano, la amiga de Nahir Galarza en prisión

Yanina Lescano junto a Nahir Galarza en la Unidad Penal de Mujeres N° 6 de Paraná
Yanina Lescano junto a Nahir Galarza en la Unidad Penal de Mujeres N° 6 de Paraná Crédito: Facebook Nahir Galarza
Mercedes Uranga
(0)
28 de septiembre de 2019  • 16:45

La joven Nahir Galarza, condenada a prisión perpetua por el crimen de Fernando Pastorizzo, volvió a ser noticia esta semana al publicar una serie de fotos en su cuenta de Facebook que le valieron un castigo extra en la Unidad Penal de Mujeres N° 6 de Paraná. En ellas aparece también Soledad Yanina Lescano, una joven de 30 años que cumple una prisión preventiva por un delito que no se encuentra tipificado en el Código Penal: el de homicidio por omisión.

El 7 de febrero de este año, su ahora expareja, Miguel Ángel Cristo, terminó con la vida de su hija de 2 años torturándola hasta la muerte. El hombre está imputado por un delito que conlleva la pena de prisión perpetua: el de homicidio calificado por el vínculo, el ensañamiento y la alevosía. Sin embargo, a Lescano no se la acusa de haber participado en el homicidio sino de no haberlo impedido. Y como ese delito que no impidió conlleva la pena de prisión perpetua ella también podría ser sometida a esa condena.

"Es un caso terrible porque ella estaba postrada y no tenía ninguna posibilidad de defender a la nena mientras su pareja era violento con ella. Tiene demasiados frentes abiertos esta mujer", dijeron a LA NACION fuentes allegadas al caso, cuando comenzaron a viralizarse versiones sobre las acusaciones en torno a Lescano.

Según pudo saber LA NACION, al momento en que el crimen sucedió, Lescano se encontraba cursando los últimos días de un embarazo que ponía en riesgo tanto su vida como la del bebé y que la obligaba a hacer un reposo absoluto. La mujer había sufrido varios abortos espontáneos con anterioridad, lo que complicaba la gestación de la beba en camino. Además, se encontraba tomando una medicación llamada Lorazepam, que la sedaba.

Crédito: Facebook

Lescano, ama de casa, había comenzado a salir con Cristo, que se dedicaba a la compra y venta de autos, poco antes de quedar embarazada. Cuando eso sucedió a Cristo lo echaron de la comunidad gitana a la que pertenecía. Vivían en un domicilio de Paraná, Entre Ríos, junto a los tres hijos de Lescano, de 3, 5 y 6 años, y junto a Nahiara, una de las tres hijas de Cristo, a la que finalmente éste asesinó.

Según pudo reconstruir este medio, en la vivienda familiar primaba la violencia. Poco después del asesinato de Nahiara, Lescano declaró que Cristo se había vuelto muy violento después de las fiestas de Navidad y Año nuevo. Dijo que a ella no solo la maltrataba físicamente sino que además la mantenía incomunicada, sin celular, dentro de la casa. Que andaba armado y que tenía a Nahiara atada a una silla y desnutrida en otro espacio. Esto también fue ratificado por la hija de 5 años de Lescano quien además dijo ante la Justicia que su mamá había pedido en reiteradas ocasiones que Nahiara sea llevada a un hospital, a lo que Cristo, en teoría, se negaba.

El 31 de diciembre del año pasado, Cristo publicó en su cuenta de Facebook una foto de una ecografía de la beba que esperaban junto a Lescano. Junto a la imagen, escribió: "Falta poquito hija Génesis Belén Cristo, sino yegaban a mi vida tu mama y bos yo no camviaba mas las amo ( sic)". Lescano habría perdido contacto con sus amigas desde julio del año pasado después de bloquearlas en Whatsapp; todo ello por los supuestos celos excesivos de su pareja.

En el pedido de elevación a juicio oral que realiza la Fiscalía, a cargo de Juan Francisco Malvasio y Santiago Brugo, se observa que las acusaciones sobre los maltratos y la posterior muerte de Nahiara recaen sobre Cristo. Pero señalan que Lescano no hizo nada para evitar el fatal desenlace. "...agresiones físicas y tratos inhumanos, consistentes en: golpes con elementos duros y romos; quemaduras en la totalidad del cuerpo con líquidos a altas temperaturas y cigarrillos; y no suministrándole la alimentación indispensable, lo que le provocó un estado de desnutrición generalizado", dice el escrito. Y añade: "Para ello, contó con el aporte en omisión de su concubina y madre sustituta de la niña". Además, aclara que ambos imputados "se endilgan recíprocamente la materialidad [de los hechos] argumentando haber estado bajo coacción del otro".

Fuentes allegadas a la Justicia relataron a LA NACION que Lescano comenzó con el trabajo de parto al mismo tiempo en que Nahiara moría en un hospital producto de la brutal tortura que venía sufriendo desde hacía tiempo. Fue Cristo quien la llevó hasta el centro de salud y quien luego quedó detenido. En tanto, los hijos de Lescano fueron llevados por una vecina a la COPNAF (Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia). Luego de la cesárea, a Lescano no le permitieron conocer a su hija y 48 horas después la llevaron a declarar y a prisión.

Con el tiempo obtuvo el arresto domiciliario, pero sin poder tener contacto con sus hijos y sin siquiera haber visto una vez a la recién nacida. La prisión domiciliaria fue posible gracias a que una expareja de Lescano le prestó una casa donde cumplir la pena. Sin embargo, debió escapar de la misma al verse envuelta otra vez a una situación de violencia. "Se presentó en la comisaría y la enviaron nuevamente a prisión. Si hoy no puede acceder a una prisión domiciliaria es porque no tiene dónde alojarse", dijeron a este medio.

Lescano y Galarza simulan gatillar un arma
Lescano y Galarza simulan gatillar un arma Crédito: Facebook Nahir Galarza

La acusada declaró ante la Justicia que Cristo habría matado a su hija "porque en el rostro de la nena veía la cara de su madre muerta". La mujer había fallecido producto de un cáncer. "Yanina dijo que Cristo repetía que 'la nena, así, no le servía' y que su abuelo no la iba a poder vender. Esto en términos de idiosincrasia gitana...", agregaron. Mientras tanto, la familia de Cristo acusa a Lescano de haber sido una muy mala influencia para su hijo.

Tras las fotos publicadas por Nahir, en las que se ve a Lescano posando junto a su amiga de manera polémica (ambas simulan gatillar un arma), la imputada habló con el portal elonce.com desde el Penal. "Es fácil hablar y decir cosas sobre cómo vestimos o cómo tenemos el pelo, en vez de pensar lo que realmente nos pasó", dijo. Algo similar había escrito Galarza: "Creen saber lo que nos pasó porque conocen nuestra condena (social) pero no nuestra historia. Hablar van a hablar igual... NG-SL".

Fuentes allegadas al caso, remarcaron: "La violencia institucional por parte del Estado en este caso ha sido terrible. La metieron presa ni bien había dado a luz. La tildaron de bruja, de prostituta, de que iba a matar a sus otros hijos si convivía con ellos en una prisión domiciliaria. Nunca vi a una Fiscalía actuando así. A Yanina la han liquidado".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.