La mafia de los taxis preparaba emboscadas a choferes de Uber

El 25 de septiembre pasado fueron inspeccionados más de 90 taxis en un operativo especial en Retiro
El 25 de septiembre pasado fueron inspeccionados más de 90 taxis en un operativo especial en Retiro Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
La investigación desarrollada en la Terminal de Ómnibus de Retiro permitió a la Justicia establecer que una banda buscaba controlar no solo a los taxistas, sino también intimidar a los conductores privados
Gabriel Di Nicola
(0)
13 de octubre de 2019  

"Necesito ayuda. En la Terminal de Retiro no nos dejan trabajar. Unos apretadores [sic] de la parada de taxis no nos dejan parar si no les damos plata. A mí me golpearon el auto por no darles dinero".

A las 16 del 1º de abril pasado, un hombre, que no pudo ser identificado durante la investigación, llamó a uno de los teléfonos de la Comisaría Vecinal 7 B de la Policía de la Ciudad. Ese mensaje anónimo fue el germen de una investigación que puso al descubierto a la denominada mafia de los taxis que operaba en la Terminal de Ómnibus de Retiro.

La empresa criminal, según se desprende de un expediente judicial llevado adelante por el juez en lo Criminal y Correccional porteño Martín Yadarola, exigía mediante agresiones verbales o físicas a choferes de taxis un canon diario, semanal o mensual para poder trabajar en la Terminal de Retiro. La suma podía variar entre los $300 y $500 semanales.

"Quienes no aceptaban pagar eran frecuentemente agredidos de la misma forma, o golpeados sus vehículos con el fin de intimidarlos y evitar que regresaran al lugar", afirmó Yadarola en una resolución en la que procesó por el delito de asociación ilícita a cuatro sospechosos.

Además, se investiga si la denominada mafia de los taxis también se dedicaba a atacar a choferes de la aplicación Uber.

"Las extorsiones a taxistas no sería la única actividad delictiva emparentada con la agrupación en cuestión. Así, la organización criminal llevaría a cabo conductas a través de las cuales convocarían a conductores que desempeñan funciones de transporte por intermedio de la aplicación Uber, con el fin de concretar agresiones físicas y verbales, y provocar daños en los vehículos que utilizarían para tal actividad", sostuvo el magistrado en el auto de procesamiento según pudo conocer la nacion.

En uno de los allanamientos realizados en el domicilio de uno de los cuatro procesados, detectives de la Policía Federal Argentina (PFA) secuestraron un cuaderno rosa Ledesma Essential con anotaciones, chips telefónicos, dato filiatorios, correos electrónicos, información de vehículos (modelo y patente) y teléfonos de contacto.

"Esta peculiar información, así expresada en un cuaderno, se encuentra en proceso de análisis para determinar sobre su posible relevancia penal pues, también en este sentido, sobran los ejemplos en los que personas emparentadas con la conducción de vehículos taxímetros -en general de forma agrupada y organizada- convocarían a choferes que desempeñan funciones de transporte por intermedio de la aplicación Uber, con el fin de concretar agresiones físicas y verbales, o provocar daños en los vehículos que utilizan para tal actividad", explicó el magistrado en su resolución.

En su descargo, los acusados, según fuentes judiciales, afirmaron que cuando se enteraban de quiénes eran choferes de la aplicación Uber daban aviso a la policía, negando así atacar a los conductores.

Para llevar adelante la investigación, el juez Yadarola convocó a detectives de la División Investigación de Delitos Contra el Automotor de la Policía Federal Argentina (PFA).

Durante la pesquisa, se utilizó la figura del agente revelador. Es decir un detective se hizo pasar por chofer de taxis para conocer por dentro al grupo criminal. El 1º de agosto pasado, el agente revelador de la PFA llegó a la Terminal de Ómnibus de Retiro haciéndose pasar por taxista e intentó levantar un pasajero. No pudo hacerlo. No lo dejaron.

Lo intentó una segunda vez, pero tampoco lo logró. Dos de los ahora procesados por el juez Yadarola se lo impidieron. Un tercer integrante del grupo le dio una explicación: carecía [sic] del escudo. El escudo que le faltaba al vehículo conducido por el detective era un sticker que la denominada mafia de los taxis colocaba en la luneta trasera de los automóviles que pagaban la extorsión y que de esa manera tenían la "habilitación" para trabajar en la Terminal de Ómnibus.

"Quienes no aceptaban pagar eran agredidos de la misma forma, o golpeados sus vehículos con el fin de intimidarlos y evitar que regresaran al lugar. En el referido contexto de actuación, para individualizar los rodados que cumplían con la exigencia de dinero y podían así acceder a la Terminal de Ómnibus de Retiro para captar clientes, los taxis debían llevar colocada en la luneta trasera una calcomanía con un logo específico elaborado y entregado por miembros de la organización, que sería la forma de reconocer que contaban con la previa autorización para ese tipo de tareas", sostuvo Yadarola. El sticker utilizado era de forma circular y simulaba la imagen de tres torres, variando su color.

Un sistema de "autoahorro"

Durante la ampliación de sus declaraciones indagatorias, tres de los acusados "negaron amedrentar a otros taxistas que concurrían a la parada de la Terminal de Ómnibus". Sobre las calcomanías que colocaban en los taxis, explicaron que era por una cuestión de seguridad de clientes asiduos, sobre todo que llegaban del interior. Y, respecto del dinero que recolectaban, afirmaron que se trataba de un sistema de autoahorro conocido como "polla" que se utilizaba para abonar los cambios de los equipos de GNC y de cubiertas o para pagar las multas.

"Ahora bien, decididamente, como se dijo y sobre la base de la prueba recopilada, a la luz incluso del tenor de las conversaciones obtenidas ya analizadas, las revelaciones del personal policial investigador y la declaración del testigo de identidad reservada, no resulta plausible asemejar dicha herramienta con la modalidad que, en rigor de verdad, desplegaba la organización investigada en la Terminal de Ómnibus de Retiro, pues con tinte claramente delictual doblegaban la voluntad de otros trabajadores para que aportaran con cierta frecuencia un canon dineral para permitirles trabajar allí", afirmó el magistrado en su resolución.

El juez Yadarola, además, sostuvo: "Ha quedado demostrado con meridiana claridad que el accionar de los imputados siempre estuvo dirigido a exigir, para poder trabajar en la parada de taxis de la Terminal de Retiro, un importe de dinero, independientemente de la presunta finalidad posterior que pudieran dar a toda o parte de esa recaudación. surge con vital preeminencia que los cuatro imputados mantenían activa intervención y decisión en el funcionamiento de la organización".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.