"Maguila" Puccio: el joven robusto del clan que pasó solo dos años en prisión y luego desapareció

Daniel "Maguila" Puccio
Daniel "Maguila" Puccio
(0)
17 de septiembre de 2019  • 16:32

La suerte de Daniel "Maguila" Puccio había sido, hasta ayer, mucho mejor que la de otros integrantes del clan criminal que aterrorizó a San Isidro en la década de los 80, en la transición entre la dictadura y la democracia. Había estado preso dos años y fue liberado por falta de sentencia. Para cuando lo condenaron a 13 años de prisión, se había profugado. En el 2011 regresó al país para pedir una constancia de extinción de la pena y la obtuvo.

Su nombre volvió a las páginas de las crónicas policiales hoy, luego de que fuera detenido en Brasil, donde buscaba pasar inadvertido, hasta que en un control vial, a menos de 100 kilómetros de San Pablo, la policía detectó que Puccio portaba un documento de identidad falsificado, con un nombre que no era el suyo.

Daniel Puccio, conocido en el ambiente del rugby como "Maguila", por su aspecto robusto, y tres años menor que Alejandro, fue apresado el 23 de agosto de 1985, cuando acompañaba a su padre, el siniestro Arquímedes, que negociaba y pretendía cobrar el rescate por la liberación de Nélida Bollini de Prado, la viuda a la que tenían secuestrada desde hacía un mes en un cuarto del sótano de la casona de Martín y Omar 544, en San Isidro.

Aunque fue condenado como partícipe secundario en el secuestro a 13 años de cárcel (su padre y su hermano recibieron la pena máxima: prisión perpetua), fue liberado el 1° de febrero de 1988 por el excesivo tiempo transcurrido sin sentencia confirmada. Su defensa había recurrido entonces al Pacto de San José de Costa Rica, incorporado en la reforma constitucional de 1994, que establece que nadie puede pasar detenido más que un tiempo razonable sin tener una condena firme. La Justicia lo liberó, pues, por la aplicación del principio de la ley más benigna, que permite a los acusados que su proceso sea regulado por la norma legal que más lo favorece, aunque no estaba vigente en el momento en que cometió el delito.

Pero cuando finalmente quedó firmó la sentencia ya no pudo ser encontrado por las fuerzas de seguridad que lo fueron a buscar para que cumpliera la condena en la cárcel. Su paradero fue un misterio. Se cree que estuvo clandestino en Nueva Zelanda, primero, y en Brasil, después. Recién reapareció en noviembre 2011, cuando el tiempo de la pena que le habían impuesto se había agotado. Entró intempestivamente en los Tribunales, pidió el certificado de extinción de pena, lo obtuvo y volvió a desaparecer. Hasta ahora.

Según la prensa brasileña, "Maguila" compró una nueva identidad y su correspondiente documento en Brasil. Pero no le alcanzó para evitar que en un simple control vial, cuando viajaba en un ómnibus desde Foz de Iguazú hacia San Pablo, la policía develara que andaba con una identificación adulterada.

La detención de Puccio en Brasil

04:16
Video

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.