Uno de los hermanos Juliá regresó al país para terminar la condena y se cruzó en Ezeiza con el copiloto del narcojet