Palermo: un barrio que se convirtió en tierra de vándalos