Pergamino: el jefe de la comisaría dijo que advirtió sobre el mal estado de la seccional

Decenas de familiares y amigos de las víctimas, ayer, en la puerta de los tribunales de Pergamino
Decenas de familiares y amigos de las víctimas, ayer, en la puerta de los tribunales de Pergamino Crédito: Gentileza CPM
Según su abogado, no recibió respuesta; la fiscalía cree que los policías dejaron morir a los siete detenidos
Fernando Rodríguez
(0)
3 de septiembre de 2019  

La defensa de Alberto Donza, jefe de la seccional de Pergamino el 2 de marzo de 2017, cuando un incendio se cobró las vidas de siete de los 19 presos alojados allí, afirmó ayer, en la jornada inaugural del juicio oral y público por la tragedia, que las condiciones materiales en las que se encontraba la dependencia habían sido denunciadas por el propio comisario, que no tuvo ninguna respuesta. Carlos Torrens, uno de los defensores, también sostuvo que "no hubo dolo" en su actuación.

El patrocinante legal de Brian Carrizo, Alexis Eva, Matías Giulietti, Carolina Guevara, Sergio Rodas, los otros cinco policías acusados en el juicio que comenzó ayer, fue aún más allá: el abogado Gustavo Alba sostuvo que los reclusos "murieron de un modo despreciable", pero que "no todo acto de gravedad tiene necesariamente que tener un responsable o castigo".

En la vereda opuesta, el fiscal Néstor Mastorchio y las querellas señalaron que intentarán demostrar durante las audiencias del debate que los policías que estaban de servicio aquel día no hicieron nada por apagar el fuego, desoyeron los gritos de auxilio, demoraron en llamar a emergencia y obstaculizaron la labor de los bomberos.

Auguran que podrán probar, al término del juicio, que hubo abandono de persona seguido de muerte, delito para el cual se prevé una pena de entre 5 y 15 años de prisión. Las defensas, en tanto, apuestan a conseguir la absolución o, eventualmente, una pena por un delito culposo y, en tal caso, excarcelable. Cuatro de los acusados están con prisión domiciliaria; el comisario Donza y el oficial Eva están presos en el penal de Marcos Paz. Todos fueron desafectados de la fuerza.

Mientras en el recinto las partes adelantaban sus posturas, una multitud esperaba fuera del edificio de los tribunales de Pergamino, en el centro de esa ciudad del norte bonaerense. Eran familiares y amigos de Sergio Filiberto, Fernando Latorre, Alan Córdoba, John Claros, Franco Pizarro, Juan José Cabrera y Federico Perrota, los siete reclusos que murieron asfixiados y quemados, encerrados en la celda 1 de la comisaría 1» de Pergamino, donde estaban presos por delitos menores.

"Es un juicio histórico y espero que tengamos una condena ejemplar. Necesitamos que esta Justicia sirva para que no haya más pibes víctimas de la fuerza policial, para que la sociedad no siga naturalizando estas muertes", señaló Cristina Gramajo, madre de Sergio Filiberto, en la conferencia de prensa que se realizó tras la finalización de la primera audiencia del debate oral y público por la masacre de Pergamino. La acompañaban, además de sus allegados, abogados e integrantes de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), que representa en este proceso a cinco de las siete familiares de las víctimas y que esperan que este juicio se convierta en un nuevo "nunca más".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.