Procesan sin prisión y embargan en $ 2 millones al policía que mató de una patada a un peatón

El momento de la patada mortal
El momento de la patada mortal
(0)
2 de septiembre de 2019  • 18:15

Fue procesado sin prisión preventiva el oficial de la Policía de la Ciudad acusado de provocar la muerte de un hombre armado con un cuchillo al que derribó de una patada en el pecho en el barrio porteño de San Cristóbal. La jueza Yamile Bernan, a cargo de la causa, consideró que no se excedió "en el cumplimiento de su deber".

La magistrada procesó por el delito de homicidio preterintencional [se trata de una figura penal en la que el autor del hecho no habría tenido intención de causar la muerte] al oficial Esteban Ramírez, de 42 años, por la muerte de Jorge Gómez, de 41. La jueza Bernan trabó un embargo sobre los bienes del policía hasta cubrir la suma de $2.000.000.

Al sostener la calificación legal, la magistrada consideró que no hubo un "exceso en el cumplimiento de un deber" de parte del policía Ramírez, sino una conducta irresponsable que terminó con la muerte de Gómez.

Sin embargo, para la jueza el efectivo sí se "excedió" respecto de lo que marca el protocolo de la fuerza para reducir a un sospechoso, incluso armado con un cuchillo, como ocurrió en este caso, según informaron fuentes judiciales a la agencia de noticias Télam.

La escena del homicidio quedó registrada por una cámara de seguridad

00:44
Video

Bernan sostuvo que si bien aun no se cuenta con los resultados de los peritajes toxicológicos para determinar si Gómez se encontraba bajo los efectos del alcohol o de drogas cuando ocurrió el hecho, se recogieron evidencias de que la víctima padecía de un estado alterado de la conducta.

En ese sentido señaló que dicha circunstancia lo hacía aún más vulnerable al acto de violencia que fue la patada en el pecho que le aplicó el policía.

El oficial inspector Ramírez permanece en libertad ya que el 21 de agosto pasado la misma jueza Bernan le había otorgado la excarcelación bajo caución juratoria por entender que no existían riesgos procesales de fuga ni de entorpecimiento de la investigación.

Esta decisión fue apelada al día siguiente por la fiscal en lo Criminal y Correccional N° 32, Ana Yacobucci, quien consideró que esa resolución "era prematura" en esa instancia del proceso judicial y juzgó que el imputado, al ser policía, podía "entorpecer la investigación".

Ahora será la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional la que deberá resolver si mantiene la excarcelación dispuesta por la magistrada o la revoca.

Tras la difusión pública de lo ocurrido, Amnistía Internacional condenó el episodio y llamó "a las autoridades a adoptar las medidas necesarias para investigar los hechos y en base a ello determinar las responsabilidades en el caso".

En tanto, Legislatura porteña aprobó un pedido de informes para que el gobierno de la Ciudad responda en qué dependencia presta servicios Ramírez, en qué circunstancias actuó, cuál es el protocolo de actuación de la fuerza policial y qué medidas se van a adoptar ante el suceso.

El hecho ocurrió el 20 de agosto último, alrededor de las 7.20, en Carlos Calvo al 2600, casi esquina Saavedra, donde Gómez interrumpía el tránsito.

La situación fue denunciada primero por la pasajera de un colectivo, quien llamó al 911 para alertar que un hombre "drogado y con un cuchillo" no dejaba proseguir la marcha del transporte y golpeaba la carrocería.

Luego, el chofer de la unidad le advirtió a una oficial de la Policía de la Ciudad lo que sucedía. La uniformada se aproximó al lugar donde el hombre interrumpía el tránsito y amenazaba a automovilistas. Le dio la voz de alto, pero como el sospechoso avanzó hacia ella con un arma blanca en la mano pidió apoyo de inmediato.

Según se ve en las imágenes de una cámara de seguridad de la cuadra (donde hay una concesionaria de autos y está el conocido Café La Humedad), poco después llegaron al lugar dos policías en sendas motocicletas, que se acercaron a Gómez cuando ocultaba sus manos en la espalda.

Al ver que no deponía la actitud, uno de los efectivos se le acercó y le lanzó una patada en el pecho, a raíz de la cual el sospechoso cayó desvanecido boca arriba sobre el asfalto.

El herido fue trasladado al hospital Ramos Mejía, donde murió poco después, mientras que el policía quedó inicialmente detenido.

Los peritos del Cuerpo Médico Forense (CMF) determinaron que la víctima murió como consecuencia de un traumatismo craneoencefálico que sufrió al caer de espaldas sobre el asfalto.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.