Patada mortal: el policía porteño fue acusado de homicidio preterintencional

El sospechoso fallecido portaba un cuchillo, aunque no lo exhibió antes de ser golpeado por el agente
El sospechoso fallecido portaba un cuchillo, aunque no lo exhibió antes de ser golpeado por el agente
(0)
20 de agosto de 2019  • 19:54

Seguirá detenido el oficial de la Policía de la Ciudad, acusado de matar a un hombre, de 41 años, en San Cristóbal. El sospechoso había amenazado con un cuchillo a automovilistas y peatones antes de ser interceptado por un grupo de agentes, entre los que se encontraba el acusado.

La defensa del uniformado, identificado por fuentes policiales como Esteban Ramírez, pidió la excarcelación del imputado. Dicha solicitud será resulta mañana por la jueza de Instrucción Yamile Bernan.

El momento en que el hombre amenaza a un colectivero

00:16
Video

Durante las más de tres horas de declaración, el imputado aseguró que no tuvo la intención de matar a la víctima, identificada como Jorge Martín Gómez, de 41 años. Además, el acusado se reconoció como el policía que aparecía en las imágenes grabadas por la cámara de seguridad instalada en la esquina de Saavedra y Carlos Calvo.

En dichas imágenes aparece el policía en el momento en que le pegaba una patada a Gómez.

Por el momento, el policía fue acusado de homicidio preterintencional. Se trata de una figura penal en la que el autor del hecho no habría tenido al intención de matar.

No obstante, esta calificación podría modificarse o mantenerse a partir de las conclusiones de una serie de peritajes complementarios ordenado desde el juzgado.

Según informaron fuentes del Ministerio de Seguridad porteño, Ramírez lleva más de veinte años de servicio sin antecedentes de sanciones en su expediente. Había comenzado en la Policía Federal y, en 2016 pasó a la Policía de la Ciudad.

"La autopsia determinó que el hombre falleció el hospital Ramos Mejía, presentaba una fractura en la cabeza y que la causa del deceso fue el traumatismo craneoencefálico que sufrió al caer al asfalto", explicaron fuentes judiciales citadas por la agencia de noticias Télam. Según una fuente policial, un colectivero denunció que un sospechoso impedía el tránsito y amenazaba a los conductores.

"Ramírez actuó bajo el protocolo establecido. Dio la voz de alto y le ordenó al sospechoso que levantara las manos. Como no depuso su actitud, trató de desarmarlo y le pegó la patada como medida para mantener la distancia", afirmó a LA NACION el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D'Alessandro.

Ariel, hermano de la víctima, afirmó en una entrecista con Telefé que su hermano solía llevar "un tramontina en el buzo" porque "ya lo habían robado a la salida del trabajo". El joven explicó que el problema de su hermano, que trabajaba haciendo reparto de delivey en una pizzería de avenida Jujuy y Carlos Calvo, era que "cobraba y salía a drogarse toda la noche". "Siempre tenía ese problema, los fines de semana salía de gira y terminaba mal. Siempre terminaba en el piso, pero nunca lastimó a nadie", sostuvo Ariel.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.