Trágico viaje de egresados: investigan el exceso de pasajeros y de velocidad

Hubo tres muertos y tres jóvenes están graves; iban de Misiones a Camboriú; denuncian que cinco jóvenes viajaban parados; el chofer quedó detenido
(0)
17 de diciembre de 2016  

En el lugar del trágico accidente, ayer los peritos de la policía brasileña revisaban el colectivo en el que viajaban los estudiantes
En el lugar del trágico accidente, ayer los peritos de la policía brasileña revisaban el colectivo en el que viajaban los estudiantes Fuente: LA NACION - Crédito: Twitter

POSADAS.- Una nueva tragedia que se podía haber evitado. Dos estudiantes que terminaban el colegio secundario y una joven coordinadora fallecieron cuando el colectivo que los llevaba de viaje de egresados a la ciudad brasileña de Camboriú volcó en plena recta de la ruta BR 285, en Brasil. Según los sobrevivientes y sus familiares, el ómnibus desvió su recorrido original, para cruzar la frontera con Brasil y eludir los controles policiales debido a que llevaban exceso de pasajeros y por lo menos cinco de ellos iban parados.

Los sobrevivientes afirmaron luego a las autoridades que el colectivo iba con exceso de pasajeros. La Justicia investiga si ése fue el motivo que impulsó al conductor del colectivo y los responsables de la empresa turística a cambiar el recorrido y cruzar a Brasil por un paso donde los controles eran más laxos.

Además de las tres jóvenes fallecidas, hubo al menos 15 heridos, tres de los cuales quedaron internados en grave estado.

Los familiares de los 62 alumnos de varios colegios misioneros que habían contratado el viaje de egresados a Camboriú, en el estado de Santa Catarina, denunciaron que, momentos antes de la partida, la empresa de turismo les comunicó el cambio de recorrido. Se trató de un detalle clave debido a que si el colectivo hubiera seguido el camino tradicional tendría que haber cruzado la frontera con Brasil por el paso que comunica la localidad misionera de Bernardo de Irigoyen con la ciudad brasileña de Dionisio Cerqueira, en el estado de Santa Catarina. En lugar de tomar esa ruta más directa, el conductor del ómnibus hizo un desvío y cruzó por el paso de Santo Tomé, en Corrientes, a San Borja en el estado de Rio Grande do Sul. Con este cambio de itinerario, el trayecto se hizo más largo y peligroso, debido a que, según los familiares de los sobrevivientes, la BR 285, es un ruta con banquinas angostas e intenso tráfico de camiones. Este desvío provocó que los choferes tuvieran más carga horaria en la conducción.

Si bien el chofer afirmó que no se quedó dormido, el colectivo había salido de Posadas a las 14 y salió de la ruta minutos después de la 1.

La empresa que organizó el viaje, Tabay Tour, cobró 16.000 pesos por persona. El colectivo de dos pisos tendría 62 asientos, pero el número de pasajeros en el momento del accidente sería de 67, más los dos choferes. Hasta el momento los responsables la agencia local de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) no explicaron por qué permitieron que partiera.

La tragedia puso en evidencia la falta de controles de los organismos con jurisdicción en territorio brasileño. Aunque la explicación de esa falta de controles estaría vinculada con la posibilidad de que el desvío incluyera la necesidad de viajar de noche por la ruta brasileña para evitar esos controles. Circunstancia que deberá establecer la Justicia.

El vuelco ocurrió a 120 kilómetros de la frontera argentina, cuando el colectivo volcó y cayó al costado del camino, cerca de la localidad de San Luis Gonzaga. Hasta anoche, se desconocían las causa del accidente. La Policía Rodoviaria del Brasil dispuso la detención e incomunicación del chofer, de 30 años.

Funcionarios del Ministerio provincial de Salud, partieron hasta Santo Angelo, una ciudad de 140.000 habitantes, en cuyo hospital quedaron internados los tres heridos más graves.

Los 62 jóvenes que viajaban en el colectivo accidentado cursaron estudios en establecimientos de Posadas, Oberá, Puerto Piray y Wanda. Los estudiantes estaban acompañados por tres coordinadores de la firma Tabay y dos padres.

Ivonne Aquino, la ministra de Educación de la provincia de Misiones, afirmó: "Hace mucho tiempo que se habían prohibido los viajes de egresados".

Una de las cuestiones que ayer desataban mayores especulaciones está relacionada con la responsabilidad del chofer: si se durmió, mordió la banquina o qué otra falla humana causó el accidente.

En Misiones las autoridades provinciales decretaron tres días de duelo por la tragedia y el presidente Mauricio Macri envió sus condolencias a los familiares de las tres adolescentes fallecidas. "Sabemos que no hay palabras que ayuden a pasar estos momentos. Les envío mis condolencias y un cariño muy grande", concluyó Macri, durante la conferencia de prensa que brindó ayer junto la presidenta chilena Michelle Bachelet.

Las adolescentes fallecidas fueron identificadas como Rocío Fabiana Martínez y Luana Micaela Centurión, egresadas de la Escuela Provincial de Educación Técnica 3, de Oberá, e integraban el grupo de nueve alumnos de ese colegio que participaban del viaje junto a estudiantes de otras seis instituciones misioneras públicas y privadas.

La tercera víctima fue identificada como Agustina Szczerbaty, de 20 años, licenciada en Turismo y empleada de Tabay Tours, la empresa organizadora del viaje que ayer no abrió las puertas de su sede en Posadas tras el accidente; su dueño se trasladó ayer a Brasil.

En declaraciones al canal TN, Leandro Feldick, uno de los sobrevivientes, expresó: "El chofer iba muy rápido. Además, cinco chicos viajaban parados, cuando el ómnibus salió de la ruta. Veníamos ya con miedo, por las maniobras, por el exceso de la velocidad y por las condiciones que tenía la ruta".

Lucas Matías Fernández, el conductor del colectivo, negó haberse quedado dormido y atribuyó el accidente al mal estado de la ruta.

Así lo confirmó el conductor en diálogo con Télam antes de declarar ante la Policía Civil en la localidad de San Luis Gonzaga, en el estado de Rio Grande do Sul, donde quedó detenido acusado de homicidio culposo.

"No, no, yo no estaba cansado, la ruta estaba en muy mal estado, estaba muy oscuro también", dijo el chofer antes de declarar ante la comisaria Elaine María Schons, al ser consultado sobre los testimonios de sobrevivientes que apuntan a que se habría dormido al volante.

Anoche, 40 sobrevivientes esperaban recuperar sus documentos para regresar a nuestro país.

Los rostros de quienes perdieron la vida

Luana Centurión

Estudiante

Vivía en Oberá y era egresada de la Escuela Provincial de Educación Técnica N° 3. Tenía 18 años.

Rocío Martínes

Estudiane

Vivía en Oberá y era egresada de la Escuela Provincial de Educación Técnica N° 3. Tenía 18 años.

Agustina Szczerbaty

Licenciada en Turismo

Tenía 20 años. Según su página de Facebookl era licenciada en turismo y trabajaba en Tabay Upgrade, la empresa que organizó el viaje que terminó en tragedia.

Con la colaboración de César Sánchez Bonifato

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.