Un asesino cayó por la huella de una mordedura

(0)
17 de enero de 2019  

Un cotejo realizado entre las mordeduras que tenía en sus brazos la víctima y la dentadura de un sospechoso permitió esclarecer el femicidio de una mujer con retraso madurativo que fue encontrada estrangulada, golpeada y violada en el partido bonaerense de San Fernando el 30 de diciembre último, informaron fuentes judiciales a Télam. Sobre la base de esa evidencia, que los investigadores aseguraron que "es como una huella digital", la fiscal de San Fernando a cargo de la causa, Bibiana Santella, descartó durante la investigación a otras dos personas sospechosas y ahora solicitará la prisión preventiva del acusado, adelantaron los voceros.

Se trata de Miguel Saturnino Rolón, de 51 años, quien era pareja de la víctima y a quien la Justicia le atribuye el delito de " abuso sexual, homicidio agravado criminis causa y femicidio" de Elizabeth Alejandra Toledo , de 47, por el que podría ser condenado a prisión perpetua en un futuro juicio oral.

A pedido de la fiscalía, los peritos cotejaron la impronta de las mordeduras que dejó el asesino en los antebrazos y brazos de la víctima con las marcas que dejan la dentadura de Rolón y las de otros dos sospechosos, y concluyeron que había una coincidencia con la pareja de Toledo, lo que se convirtió en un indicio fuerte en su contra.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.