#AbortoLegalYA: el grito que atravesará la marcha del Día de la Mujer

En la marcha del #8M se escucharán distintas voces y reclamos para que se ponga fin a la violencia machista en todas sus formas, pero será el aborto legal, libre, seguro y gratuito su máximo estandarte
En la marcha del #8M se escucharán distintas voces y reclamos para que se ponga fin a la violencia machista en todas sus formas, pero será el aborto legal, libre, seguro y gratuito su máximo estandarte Fuente: Archivo - Crédito: Twitter @EcoFeminita
Soledad Vallejos
(0)
23 de febrero de 2018  • 18:44

La noticia de que la legalización del aborto va a debatirse en el Congreso encuentra a muchas mujeres con la bandera en alto, y la posibilidad de magnificar socialmente el reclamo está a solo once días de distancia. En la marcha del #8M se escucharán distintas voces y propuestas de leyes para que se ponga fin a la violencia de género, los femicidios y la discriminación. Se reclamará también por la igualdad de oportunidades, pero será el aborto legal, libre, seguro y gratuito su máximo estandarte. Además, con la idea de reforzar la necesidad de habilitar cuanto antes el debate, algunos diputados de distintos bloques, con Victoria Donda (Libres del Sur) a la cabeza, pedirán una sesión especial para el 8 de marzo próximo.

Cambiemos acepta el debate por el aborto, pero rechaza una sesión especial el 8 de marzo

03:09
Video

A favor y en contra. La intención del gobierno nacional de habilitar el debate generó opiniones y emociones diversas. El tema “expotó”, coinciden las distintas voces consultadas. La polémica por el aborto siempre ha dividido las aguas, pero la posibilidad de una nueva legislación podría representar el fin del último bastión legal donde la moral prevalente rige la vida privada de las personas.

“Muy contento de que un presidente de la República, luego de 35 años de anomia en el tema en sus antecesores, haya tomado la decisión de darle un tratamiento legislativo –responde el doctor Mario Sebastiani, obstetra del Hospital Italiano y autor del libro #Aborto Legal y Seguro, de editorial Paidós–. Sobre todo porque [Mauricio Macri] empezó su gobierno diciendo que en la agenda de su gobierno no estaba el aborto. Flexibilidad, escucha, reflexión y libertad a sus legisladores para que voten a conciencia”. Para Sebastiani, “los 500.000 abortos al año, las 50.000 internaciones por complicaciones de aborto y un colectivo de cien muertes maternas impone que los legisladores den la cara y aporten soluciones”.

Video

Su colega Ernesto Beruti, jefe del departamento de Obstetricia del Hospital Universitario Austral, cree que “muchas mujeres quedan atrapadas en el callejón sin salida del aborto por la falta de apoyo emocional de su círculo cercano y el desconocimiento de alternativas. En lugar de comprensión y ayuda, reciben indiferencia y maltrato”. Y asegura que la interrupción voluntaria del embarazo “es una violencia que se ejerce sobre las mujeres, los niños y las niñas por nacer, y es una herida en el entramado social que se desangra de egoísmo en cada aborto que sufre”.

En función de políticas públicas

¿Cuál es hoy el principal impedimento para que se sancione la ley? “No hay que permitir que los legisladores se abroquelen en sus creencias personales. Una cosa es lo personal y, otra, lo público. La obligación que tienen no es la de manifestar sus posiciones, sino la de ejercer una política pública, aún en contra de sus creencias. La Iglesia trabaja para que esto no suceda. Pero el impedimento no es la Iglesia. El impedimento son los legisladores y gobernantes. El presidente los ha sacado de su zona de confort”, concluye Sebastiani.

A la presidenta de la Casa del Encuentro, Ada Rico –titular de una ONG que trabaja para erradicar toda forma de violencia, abuso y discriminación hacia las mujeres, adolescentes, niñas y niños–, la noticia le llegó en medio de los preparativos de la presentación de los diez años de informes de Femicidio en la Argentina. “Después de tantos años de lucha del movimiento de mujeres celebramos que se de un debate tan postergado, un debate que significaba una deuda pendiente para la democracia. Esperemos que se realice con seriedad, y con el objetivo de que se apruebe la ley de aborto en nuestro país”.

En la última convocatoria para exigir la sanción de la ley, el lunes pasado, muchos carteles hacían referencia a la necesidad de un debate parlamentario
En la última convocatoria para exigir la sanción de la ley, el lunes pasado, muchos carteles hacían referencia a la necesidad de un debate parlamentario Crédito: Rodrigo Néspolo

También Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) celebró la noticia, y considera que aún existe cierto temor a que se hable abiertamente del tema. “Ahora el problema estará en los que pretendan complicar la discusión para retrasarla y pasar el año legislativo. Pero creo que la sociedad se va a ocupar de no permitir esto”.

Para la mayoría de los especialistas consultados, así como pasó con el #NiUnaMenos y el tema de la violencia contra las mujeres, el debate en el Congreso por una ley de aborto está en la agenda pública. “Es un interés de toda la sociedad, y ahora es difícil dar marcha atrás”, afirma Bianco.

A la marcha local del #8M se suma el Paro Internacional de Mujeres, al que ya adhirieron más de 70 países donde se coordinarán distintas acciones y una huelga de actividades. "Las mujeres pararemos nuestro consumo, el trabajo doméstico y los cuidados, el trabajo remunerado y nuestros estudios, para demostrar que sin nosotras no se produce, y sin nosotras no se reproduce", dice una de las convocatorias al paro de este año, que se celebra, precisamente, en el Día Internacional de la Mujer.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.