Advierten que las cifras de lactancia materna están muy por debajo de lo aconsejado

Los bebés deben recibir leche materna como único alimento en los primeros seis meses
Los bebés deben recibir leche materna como único alimento en los primeros seis meses Crédito: Shutterstock
La vuelta al trabajo, la falta de espacios para amamantar y la desinformación influyen en el abandono de esa práctica; apenas el 42% de los bebes recibe solo leche de la madre hasta los seis meses
Fabiola Czubaj
(0)
23 de noviembre de 2018  

Aun cuando el año pasado hubo un 7% más de mujeres que amamantaron a sus bebés los seis primeros meses de vida, la promoción de la lactancia materna sigue siendo una materia pendiente en salud pública. Un informe oficial indica que mientras que el 68% de las madres pone el bebé al pecho en su primera hora de vida, apenas un 42% sostiene la lactancia materna exclusiva esos 180 días recomendados, de acuerdo con una nueva edición de la Encuesta Nacional de Lactancia Materna (Enalac). Es decir que casi el 60% de los bebés no recibe solo leche materna hasta los seis meses.

"Las cifras están muy por debajo de lo que quisiéramos", dice Guadalupe Mangialavori, coordinadora del relevamiento de la Dirección Nacional de Maternidad e Infancia y Adolescencia (Dinamia) de la Secretaría de Salud de la Nación. Y agrega: "Hay que priorizar la lactancia por sus múltiples beneficios, es urgente".

La vuelta al trabajo o el estudio, la falta de "espacios amigos" de la lactancia y hasta la desinformación influyen en la decisión de abandonarla.

Hay que priorizar la lactancia por sus múltiples beneficios, es urgente

Al revisar si el tiempo que la madre y el bebé pasan separados durante el día influye en la continuidad de la lactancia, los resultados lo confirmaron. Se consideró un intervalo promedio de cuatro horas al día. Este lapso ya era suficiente para que la lactancia materna disminuyera del 91,6 al 85,9% en los menores de seis meses o del 79,9% al 72,7% en los mayores de un año.

"Debemos lograr que todas las instituciones, las universidades y los lugares de trabajo tengan un espacio para la lactancia y respeten a la mujer que amamanta -agrega Mangialavori-. Muchas veces, la primera barrera es el empleador, que tiene que ceder lugar, tiempo, pero muchas veces compañeros de trabajo, que son mucho más tolerantes con el que hace el break para ir a fumar que con la que va a hacer el break para extraerse leche".

Ya en el primer relevamiento sobre mitos y creencias en la población que la Liga de la Leche Argentina hizo hace tres años, la mitad de los mayores de 16 años que participaron equiparó la leche materna con las versiones artificiales en el mercado.

Debemos lograr que todos los lugares de trabajo tengan un espacio para la lactancia

"Si la población piensa que la fórmula infantil es tan buena como la lactancia, estamos en problemas como sociedad -dice Mangialavori-. Las madres que amamantan no dan fórmula. Estamos teniendo un grave problema sanitario en la alimentación de los chicos por no valorarla".

A la leche materna también se le atribuye un efecto positivo en el peso durante el crecimiento. "Además de aportar todos los nutrientes que un lactante necesita en los primeros seis meses de vida y proteger contra las enfermedades comunes de la infancia (la diarrea y las infecciones respiratorias), cada vez hay más datos que indican que la lactancia puede tener beneficios a más largo plazo, como reducir el riesgo de sobrepeso y obesidad en la infancia y la adolescencia", informa la Organización Mundial de la Salud. "Se reduce el 26% el sobrepeso y el 35% la incidencia de la diabetes tipo 2", aclara el equipo de la Dinamia.

Reducir riesgos

Los bebés deben recibir leche materna como único alimento en los primeros seis meses de vida. Recién entonces hay que ir incorporando alimentos semisólidos y continuar la lactancia de manera complementaria hasta por lo menos los dos años. Esto, como se recuerda en el informe, reduce a la mitad el riesgo de diarrea y a un tercio la posibilidad que los chicos tengan infecciones respiratorias, incluidas las internaciones por esos motivos. La bronquiolitis es la infección pulmonar más común, en especial antes de los dos años. Las investigaciones que desde hace años hace la Fundación Infant en el país respaldan a la lactancia entre los factores de protección natural contra el virus sincicial respiratorio, que cada año hace colapsar las guardias de los hospitales pediátricos.

La Enalac contó con una muestra representativa de la población de hasta casi un año y medio de cada provincia: 18.566 bebés, organizados en dos grupos, menores de seis meses y chicos de entre 12 y 15 meses. A diferencia de las ediciones previas desde 2007, el equipo de Mangialavori tuvo en cuenta indicadores sociodemográficos y de salud para refinar los resultados.

En ocho provincias hubo cambios con respecto de los años anteriores en la lactancia en el grupo de los más pequeños. Mientras que en Tierra del Fuego, Buenos Aires, Jujuy, La Pampa y San Luis los valores mejoraron, en Misiones, San Juan y Santa Fe disminuyeron.

Prácticamente todos los lactantes pueden recibir leche materna y todas las mujeres pueden amamantar

La fórmula infantil fue el reemplazo más común de la leche materna en los menores de seis meses (59%), mientras que la leche de vaca fue la opción menos frecuente (8%).

"Prácticamente todos los lactantes pueden recibir leche materna y todas las mujeres pueden amamantar -afirman desde la Dinamia-. Solo existen algunas contraindicaciones (totales o parciales), como la galactosemia (acumulación en el organismo de la galactosa, azúcar de la lactosa de la leche materna), la infección por VIH o la fenilcetonuria (dificultad de procesar una proteína, la fenilalanina, de los alimentos), por lo que el equipo de salud debe estar alerta y capacitado para no interferir innecesariamente la lactancia".

Los datos de la atención indicaron, por ejemplo, la lactancia exclusiva es mucho más baja en los chicos que nacen prematuros (antes de los siete meses de gestación) o con bajo peso que en los que superan los 2500 gramos al nacer (respectivamente, 34,7 y 54,7%).

"Que un bebé que nació con bajo peso salga de la institución sin lactancia es responsabilidad del equipo de salud. Toda oportunidad que no protegemos de entrada, es una oportunidad que perdemos", sostiene Mangialavori.

Un informe a nivel nacional

Se basa en una muestra de más de 18.000 bebés

68 p or ciento

Son las madres que ponen el bebé al pecho en su primera hora de vida

26 por ciento

Con la lactancia materna exclusiva, se reduce en ese porcentaje el sobrepeso y en el 35%, la incidencia de la diabetes tipo 2 en los hijos

59 por ciento

De las madres eligió la fórmula infantil como el reemplazo más común de la lactancia materna en los menores de seis meses

Una herramienta subutilizada

En la línea gratuita 0800-222-1002 (opción 7) de la Secretaría de Salud de la Nación se recibieron apenas 184 consultas sobre lactancia desde todo el país. Las dudas más comunes se relacionan con la poca cantidad de leche para el bebé, el dolor en los pechos, cómo es la manera adecuada de amamantar, si se pueden usar medicamentos durante la lactancia, cómo manejarla durante la separación para ir al trabajo, cómo conservar la leche y cuál es la edad ideal de destete.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.