Ámbar, la niña que no subió al ómnibus porque sus padres no pudieron pagar el viaje

Ambar Uberti, quien iba a viajar pero no pudieron costear el viaje, se prepara para ir al velorio
Ambar Uberti, quien iba a viajar pero no pudieron costear el viaje, se prepara para ir al velorio Fuente: LA NACION - Crédito: Tomas Cuesta
Alejandro Horvat
(0)
29 de noviembre de 2019  • 11:20

"Lo que iba a ser diversión terminó en tragedia. A mí me llamaron, me enteré por teléfono. No sentí ningún alivio por no estar ahí, solo pensé en cómo estarán mis compañeros", dice Ámbar, la niña que no subió ayer al ómnibus que volcó en la ruta 2 y desató la tragedia. Sus padres no pudieron afrontar el costo del viaje y por eso no participó.

Mientras habla, Eusebia, su madre, le peina el pelo para ir al velorio de Mía, su compañera de clase y gran amiga.

Ambar Uberti, quien iba a viajar pero no pudieron costear el viaje, se prepara para ir al velorio
Ambar Uberti, quien iba a viajar pero no pudieron costear el viaje, se prepara para ir al velorio Fuente: LA NACION - Crédito: Tomas Cuesta

"Gracias a Dios mi hija no estaba en ese micro", dice la madre, de 37 años, aún conmocionada, en la puerta de su casa.

"Como no lo pudimos pagar, ella no fue. Era muy amiga de Mía, una de las chicas que falleció, y está muy triste. Esto es una desgracia", cuenta. A Eusebia ayer la llamaron por teléfono y le preguntaron si su hija estaba arriba del micro. "Gracias a Dios ella se salvó", dice ahora.

Cuando se enteró que no iba a viajar por este motivo, Ámbar le dijo a su madre que con ir un día al Parque de la Costa se conformaba. Y pactaron eso.

A su lado, Roxana Uberti, la tía de Ámbar, apoya el azúcar en el piso y se prepara para tomar unos mates en la vereda. Ella también tiene un hijo que fue a la misma escuela, la 41. "Ámbar está muy mal, era toda su clase, es un desastre", se lamenta.

Eusebia Uberti y Rosana Uberti mamá y tía, respectivamente, Ambar Uberti, quien iba a viajar pero no pudieron costear el viaje
Eusebia Uberti y Rosana Uberti mamá y tía, respectivamente, Ambar Uberti, quien iba a viajar pero no pudieron costear el viaje Fuente: LA NACION - Crédito: Tomás Cuesta

Para ella el problema son los ómnibus. "Esos colectivos de dos pisos son un peligro, siempre pueden volcar. Hay que prohibirlos", piensa.

Su vecina Alejandra Cejas se suma a la charla. "Una prima de ella va a la escuela", dice por Celeste, su nieta. "Es un dolor terrible. Hoy el barrio está en silencio", cuenta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.