Arde la ciudad: cómo es trabajar expuestos al calor extremo