Noche de excesos: calculá cuántas calorías sumaste en tu cena de fin de año

María Ayzaguer
(0)
27 de diciembre de 2018  

En las clásicas mesas de Navidad y Año Nuevo, en las que se come y bebe sin parar entre las 21 y las 2, se pueden ingerir hasta 5200 calorías, más del doble del consumo diario recomendado por la Organización Mundial de la Salud y por lo menos ocho veces más de lo que debería consumirse en una cena promedio. Y no es solo la comida festiva: los especialistas advierten que diciembre suele ser un continuado de festejos, despedidas y reuniones regadas de alcohol que pueden dejar un saldo de hasta 6 kilos de más.

"En Navidad consumimos alimentos de mucha densidad calórica que no se condicen con las temperaturas de nuestro hemisferio y que hacen mal. Y no es lo que comemos, sino también lo que tomamos", explica Liliana Grimberg, coordinadora de nutricionistas del Centro Ravenna, dedicado al tratamiento de la obesidad y otros desórdenes alimentarios. En ese centro, a los pacientes se los incentiva a empezar la dieta antes de las Fiestas, porque saben que esos excesos, sumados a las vacaciones, pueden hacer que una persona sume fácilmente cinco kilos.

El doctor Alberto Cormillot tiene un cálculo mayor: "Un diciembre como este, de cuatro días por fiesta, más los festejos varios con compañeros de la oficina, amigos actuales y los de la secundaria y otros tanto más sumarían fácilmente 11 días de festejos. A 2500 calorías de más cada día, son 27.500 en total. Para armar un kilo de grasa se necesitan 7000 calorías, o sea que estamos en cuatro kilos de más. Si se suma la retención de líquido por consumir más sal y azúcar y puede llegar a dos kilos, da seis kilos en un mes".

Para Cormillot, es habitual que se consuman entre 5000 y 6000 calorías en la cena navideña, sobre todo cuando el encuentro gira en torno de la mesa y no se programan otras actividades por fuera de la comida.

¿Sirve ayunar antes de una comilona? "A mis pacientes les digo que las deudas de hambre se pagan con comida", dice Mónica Katz, médica nutricionista. Si bien nadie sube de peso por comer una medialuna de más, no es tan difícil sumar 5500 calorías entre los brindis de diciembre: "Es el número de oro que utilizo. Cada 5500 de superávit el ser humano sube un kilo".

Grimberg recomienda seguir con la rutina normal: "El orden lo manejan las cuatro comidas. Hay que desayunar, almorzar, merendar y cenar. En el caso de la cena, elegir proteínas, consumir verduras y cuidar la medida con las cosas dulces que producen adicción".

¿Y si se va al gimnasio al día siguiente de una gran comida? Para la médica, la actividad física no alcanza para compensar el exceso. Cormillot coincide con la necesidad de mantener la rutina alimenticia normal. "Hay que comer al menos tres o cuatro comidas. A la tarde, optar por proteínas que dan más saciedad. Planificar qué se va a llevar a otra casa, bajando grasas y azúcares. Y teniendo especial cuidado con el alcohol y las bebidas azucaradas, que son calorías que el cuerpo no registra como alimentos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.