Con actos en Madariaga y Pinamar, recordaron ayer a José Luis Cabezas

Uno de los homenajes a José Luis Cabezas
Uno de los homenajes a José Luis Cabezas Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Lima/Enviado especial
El intendente Santoro repudió la libertad otorgada al expolicía Aníbal Luna y lo declaró "persona no grata"; familiares de la tragedia de Once participaron en un homenaje
María Ayzaguer
(0)
26 de enero de 2019  

PINAMAR.- Ruta 11, kilómetro 385. Ya no está el cartel de la Municipalidad de Madariaga que indica que a cinco kilómetros de ahí, por un camino de tierra, se llega a la cava donde hace 22 años mataron al reportero gráfico José Luis Cabezas. Tampoco quedan condenados presos por su crimen. "Tenemos un asesino viviendo entre nosotros", dijo Carlos Esteban Santoro, intendente de esa localidad, en el acto de homenaje que en la mañana de ayer se llevó a cabo en ese lugar. Bajo la enorme cruz blanca que marca el lugar donde el fotógrafo de la revista Noticias apareció calcinado, el jefe comunal se refirió al expolicía Aníbal Luna, condenado a prisión perpetua por el asesinato de Cabezas y que vive en Madariaga tras haber sido beneficiado con la libertad condicional en 2017.

El intendente Santoro se refirió a ese expolicía como "persona no grata" y llamó a seguir luchando por una Justicia mejor. Lo acompañaron Silvia Mara Simiele, secretaria de Gobierno; Alejandro Vecchi, abogado de la familia del asesinado reportero gráfico, y Matías Garrido, en representación de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

Dos horas después y en el monumento que recuerda a José Luis Cabezas sobre la avenida Bunge en la ciudad de Pinamar, habló Paolo Menghini en representación de los familiares de víctimas de la tragedia de Once. Se refirió a las masacres impunes de la Argentina: "Cromañón, la masacre de Once, el ARA San Juan; si uno mira para atrás siempre está unida la tragedia empresarial y política que deja a víctimas inocentes en el camino. La lucha de la familia de José Luis siempre ha sido un faro donde reflejarse, una lucha enormemente desigual. Y hoy se reafirma contra la impunidad".

A su lado, Martín Yeza, intendente de Pinamar, hizo un pedido público de disculpas a la familia de Cabezas porque "en Pinamar hubo un poder político que encubrió a Yabrán (el empresario que se suicidó al ser investigado por ordenar la ejecución), que justificó y generó la idea social de algo habrá hecho cuando se referían simplemente a un fotógrafo que le sacó una foto al jefe de la mafia en la Argentina". Aseguró Yeza que todos los años corresponde pedir disculpas públicas porque hubo un tiempo en que en esa localidad fue mala palabra defender a Cabezas.

Anoche también se concretó otro homenaje en ese mismo monumento, con actividades organizadas por los vecinos de Pinamar. Allí se programaron palabras conmemorativas, música a cargo de Martín Echeverría y Victoria Segal, una actividad lúdica para niños y, como es tradicional al recordar al reportero gráfico, se plantó un pino, el número 22, en memoria de José Luis Cabezas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.