Opinión. Conocer la herramienta no alcanza