Coronavirus en la Argentina: el Consejo Federal de Educación aprobó por unanimidad el protocolo para la vuelta a clases

En agosto próximo, un 85% del país podría volver a las escuelas de manera escalonada aunque en el AMBA el regreso es más incierto
En agosto próximo, un 85% del país podría volver a las escuelas de manera escalonada aunque en el AMBA el regreso es más incierto Fuente: Archivo
Soledad Vallejos
(0)
2 de julio de 2020  • 10:08

Hace poco más de una semana, el ministro de Educación, Nicolás Trotta, presentó el protocolo nacional para el regreso presencial a las aulas. El Consejo Asesor creado para tal fin fue el responsable de la redacción de las casi 70 páginas que tiene el documento, en el que se detalla una serie de pautas que serán de cumplimiento obligatorio en todas las escuelas. Esta tarde, el Consejo Federal de Educación (CFE) -con la participación de los ministros de Educación de las 24 jurisdicciones- aprobó por unanimidad esos protocolos mínimos y obligatorios para la vuelta a clases. Según Trotta, en agosto próximo "un 85 % del país podría volver a las escuelas de manera escalonada".

Como anticipó LA NACIÓN, todos los alumnos a partir de primer grado deberán usar un barbijo casero, que tape la nariz, la boca y el mentón. Será obligatorio adentro y afuera del aula. Siempre. El distanciamiento social obligatorio será de 1,5 metros, sin excepción. No se podrán hacer actos, reuniones ni eventos, y, en el caso de confirmarse un caso positivo dentro de la escuela, se cerrará el establecimiento por un día para una exhaustiva desinfección.

La cantidad de alumnos dentro del aula estará delimitada por la relación entre su superficie total y el metro y medio de separación obligatorio entre pupitres. También se redactó una guía con una serie de recomendaciones, entre las que aparecen dinámicas más novedosas como el modelo de las aulas burbujas, con la idea formar pequeños grupos de dos, tres o cuatro estudiantes y romper así con el esquema tradicional del salón con los alumnos sentados en fila y mirando al frente.

"Tal vez no todas las escuelas puedan implementar lo de las aulas burbuja, pero recomendamos el modelo por dos cuestiones. La primera es que la dinámica de la clase resulta más amena, más didáctica. Además, en el caso de que haya algún caso sospechoso o confirmado es más fácil trabajar con el resto de los contactos estrechos de ese alumno, que son los que forman parte de esa burbuja", explicó el biólogo Diego Golombek, director del INET y responsable del consejo asesor.

Un regreso escalonado luego de las vacaciones de invierno

El documento prevé dos instancias: una previa a la apertura de las escuelas para garantizar las condiciones sanitarias necesarias; y otra que contempla distintas acciones cuando los establecimientos estén en funcionamiento, siempre y cuando la situación epidemiológica de cada región lo permita. En el caso del AMBA, donde se concentra el foco actual de la pandemia, el regreso es más incierto, insistió ayer Trotta, y sostuvo que se evaluará cómo actúa la curva epidemiológica durante las próximas semanas.

"Luego de las vacaciones de invierno vamos a tener todo listo para el regreso, lo cual implica que las escuelas estén preparadas en términos de higiene, distanciamiento social y que se establezcan los consensos necesarios para la seguridad de nuestra comunidad educativa y de toda la sociedad", agregó el ministro.

El retorno a las aulas demandará cambios de infraestructura, logística de las familias, rutinas de higiene y limpieza en los edificios y nuevos esquemas en los horarios de ingreso y salida de los alumnos, para evitar el congestionamiento de las horas pico que coinciden con el mayor movimiento en lo laboral. "Por eso venimos conversando no solo con ministros de Educación de todas las provincias, sino también con los funcionarios de las áreas de transporte, los sindicatos, los estudiantes y las familias, para que en agosto, si están dadas las condiciones, un 85% del país vuelva a la escuela de manera escalonada, intercalando días", señaló Trotta.

Qué es el módulo específico para los alumnos de 5° año

Desde el gobierno nacional, además, se busca evitar que la vuelta a las clases presenciales sea optativa. Para Trotta, es una opción que terminaría profundizando la desigualdad, y se convertiría en un problema adicional y muy complejo de abordar el año próximo. "Es fundamental el diálogo con las familias para que sea posible la vuelta de todos los estudiantes", agregó.

Además de los protocolos correspondientes para la vuelta a las clases presenciales, otro de los focos que se acordó en la asamblea tuvo que ver con los estudiantes que este año terminan un ciclo, principalmente los que están por finalizar el secundario. Sobre este punto, el Ministerio de Educación de la Nación mantuvo ayer una reunión con el Comité Ejecutivo del CFE, y con el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) para empezar a diagramar lo que será un módulo específico enfocado para esos estudiantes. La idea es que se articule con las universidades o los institutos superiores para que el año próximo se postergue el inicio de las clases para los alumnos de primer año del ciclo superior, y que en lugar de marzo arranquen excepcionalmente en mayo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.